POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com.
La mayor satifacción que tengo al escribir es saber que alguien me lea cuando yo esté muerto.

domingo, 21 de febrero de 2021

LA ENEMISTAD ENTRE AZORÍN Y BLASCO IBÁÑEZ

 

LA ENEMISTAD ENTRE AZORÍN Y BLASCO IBÁÑEZ

Ramón Fernández Palmeral/Alicante Hoy, 8de julio 2017

En el presente año 2017 se han cumplido los 50 años del fallecimiento del escritor alicantino Azorín  (Madrid, 2 de marzo de 1967) y los 150 años del nacimiento del novelista valenciano Vicente Blasco Ibáñez (Valencia, 29 de enero de 1867). Hubo entre ambos escritores contemporáneos una soterrada polémica o enemistad estética  e ideológica, más que personal, por cuestiones de estilo entre los noventayochistas y el realismo valenciano de Blasco Ibáñez, que no llegó a duelo.

Azorín había colaborado en el diario republicano El Pueblo, entre 1895 y 1896, fundado por Vicente Blasco Ibáñez un año antes en 1894, con el seudónimo de «Ahrimán» (el dios persa de la destrucción). Con artículos anarquistas y anticlericales del gusto de Blasco Ibáñez. Años después El Pueblo se lo vendería Blasco a Félix Azzati en 1906, miembro del Partido Unión Republicana Autonomista (PURA), (exclusivamente valenciano) no que se fundaría en 1908. Entre los años 1898 y 1907, Blasco Ibáñez ocupó escaño en el Congreso de los Diputados representando al partido republicano denominado Unión Republicana. En cambio Azorín sería cinco veces diputado entre 1907 y 1919 por el Partido Conservador de Antonio Maura y dos breves temporadas (en 1917 y 1919) subsecretario de Instrucción Pública.

Azorín junto a Pío Baroja y Ramiro de Maeztu  fundaron lo que se llamó el Grupo de los Tres, germen de la Generación del 98 como un «renacimiento» que unió a esos escritores críticos y desencantados con la España pesimista que perdió las colonias en la guerra contra EE.UU. Azorín, inventor de la denominación de Generación del 98 en 1913, no incorporando en ella a Blasco Ibáñez. La verdad que éste, en los primeros años del siglo tampoco nombraría a Azorín. Al parecer vivían de espalda, ignorándose uno al otro.  A pesar de que Azorín sí leyó las primera novelas del valenciano como reconocería después en su libro Valencia de 1941.

En la novela La Voluntad 1902 de Azorín (que más que una novela es una crítica literaria e histórica), aloja crítica contra el estilo de Blasco Ibáñez, por lo que según los críticos surgió una polémica. No solamente Azorín, le criticó por su demagogia y la creación de lo que hoy llamaos best-seller. Blasco tenía un  discurso novelesco progresista sobre la igualdad entre hombres y mujeres, y también anticlerical;  y otra para la realidad de su vida que era diferente viviendo en la Costa Azul francesa donde moriría en la villa de Menton, limítrofe con Montecarlo, en 1928.  La envía provoca con frecuencia la enemistad de todos: republicanos, de centro y conservadores.

Después de la I Guerra Mundial con la adaptación al cine de su novela Los cuatro jinetes del Apocalipsis (1916), dirigida por Rex Ingram de 1921, y protagonizada por Rodolfo Valentino, como Sangre y arena , película de 1922, dirigida por Fred Niblo, Blasco Ibáñez se hizo millonario, entonces la opinión de Azorín cambiaría a su favor.

Las peripecias de la vida de Blasco Ibáñez es más interesante que sus novelas, conoció el éxito en vida y es considera el mejor escritor valenciano. Azorín murió en su cama a los 93 años, siendo famoso pero no al nivel del valenciano y colega de las letras no de ideas, al que le negó pertenecer a la Generación del 98,  a pesar de que sí pertenece a ella, si aplicamos la regla del crítico alemán Julius Petersen.

Autor:  Ramón Fernández Palmeral

No hay comentarios:

Publicar un comentario