POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com.
La mayor satifacción que tengo al escribir es saber que alguien me lea cuando yo esté muerto.

jueves, 4 de marzo de 2021

El último conquistador: Blasco Ibáñez (1864-1928). Javier Varela. Tecnos.

 

“Héroe y villano, valiente y fanfarrón, generoso y arribista, escritor de genio y folletinista kitsch”, leemos en el prólogo de esta biografía de Vicente Blasco Ibáñez. Y no es que ese juego de opuestos refleje la opinión confrontada de sus amigos y de sus enemigos: es que Blasco lo fue todo a la vez, como fue en una sola pieza escritor, político, periodista, wagneriano militante, editor, promotor de colonias agrícolas en Argentina y, sin duda, el novelista europeo de más éxito en los Estados Unidos de 1920 y el primero que vio adaptadas sus novelas al cine internacional. Nadie le perdonó aquí llegar tan lejos y pagó muy caro el triunfo: lo hizo con su propia salud (como recalca oportunamente Javier Varela), con su menguado lugar en el canon de las letras españolas, con el olvido de aquellas glorias cosmopolitas que hoy parecen casi inverosímiles o fantaseadas. Por eso, Javier Varela ha titulado su capítulo final ‘Las muertes de Blasco Ibáñez’: la primera fue la física, tan prematura, en aquella villa de Menton que había decorado como un santuario literario (al modo de un Vittoriale dannunziano, pero sin grandeza nietzscheana), donde fue vecino de Rudyard Kipling y H. G. Wells; la segunda fue la penosa extinción del mito valenciano, porque su cadáver fue repatriado en loor de multitud…, pero lo hicieron los políticos republicanos del bienio derechista, en 1933, y después fue olvidado con rapidez (nunca se edificó el mausoleo que diseñó Mariano Benlliure, su amigo, ni volvió a tener otro culto que el de sus leales); la tercera muerte fue la del desdén de los vencedores de la Guerra Civil que, en materia de nombradía literaria, vinieron a otorgarle el mismo trato que, al cabo, le dieron también los antifranquistas (Joan Fuster a la cabeza…), siempre incómodos ante el escritor vanidoso, anticuado y tartarinesco, con aire de un huertano fachendoso que todavía conservaba en su castellano el seseo típico de las clases populares valencianas.

Le perdió casi siempre la ambición. Nadie le puede regatear haber escrito las grandes novelas naturalistas que clavaron la vida valenciana de fin de siglo —la de la burguesía mercantil, la de los pescadores de la Albufera o la de los pequeños campesinos de las barracas— y otras, no tan malas como se dice, que reflejaron la vida clerical de Toledo, la de la alta sociedad de Bilbao, la de los jornaleros de Jerez o a la de los bohemios de Madrid. Fracasa cuando busca metas más ambiciosas y escribe novelas internacionales o fallidos relatos históricos, llenos de documentación apresurada. Resulta patético cuando se proclama “un arbusto, al borde del bosque de gloria” que forman los troncos poderosos de Balzac, Hugo, Flaubert, Zola y Daudet (como dijo al agradecer el homenaje que se le tributó en París en 1923). O cuando concibió una revista que se titularía Literatura. Revista mensual de la producción literaria de todas las naciones, para la que preveía una tirada de 100.000 ejemplares y para la que dibujó el título con su propio dedo untado previamente en el tintero. Logró, con su amigo Lerroux y su amigo (y luego enemigo) Rodrigo Soriano, revitalizar el republicanismo español y crear una religión política local que dominó la vida valenciana hasta que se cansó de todos. Y fue también un educador de masas que creó en 1894 el diario El Pueblo (que convirtió en noticia nacional la muerte de Zola) y, sobre todo, dirigió la colección de libros populares del editor Francisco Sempere, luego convertida en Editorial Prometeo. Sin embargo, su campaña aliadófila —a la que aportó uno de sus negocios menos lucrativos, la Historia de la guerra europea de 1914— y su confrontación personal con la monarquía y la dictadura de Primo de Rivera —que generó libelos contra su persona escritos por El Caballero Audaz, Federico de Santander y Manuel Bueno— fueron episodios desmesurados y megalómanos que se mezclan, ya en el último tramo de su gloria, con las notas racistas que salpican La vuelta al mundo de un novelista o los elogios interesados de la vida norteamericana que contrastaron con su pésima opinión de la revolución mexicana.

Escritor, político, editor, héroe y villano, fue el novelista europeo de más éxito en los Estados Unidos de 1920”

Todo esto, y muchas más cosas, vienen en una biografía amena, extensa y pormenorizada, animada por estampas de la vida española e internacional del momento (algunas veces, demasiado prolijas), que buscan hacer surgir la figura del héroe en un mundo poblado de figurantes divertidos y variados. Poco más se puede pedir en lo que concierne al uso de fuentes hemerográficas, que —desde Valencia y 

 

                             (Plumilla y lápiz de Blasco Ibáñez por Ramon Palmeral

Madrid hasta Buenos Aires o París— documentan cada paso. No todos son datos nuevos, por supuesto; Varela casi nunca señala las coincidencias con los probos y entusiastas biógrafos que le han precedido, Emilio Gascó Contell y José Luis León Roca, que contaron muchas cosas y casi todas de primera mano, ni siquiera se dice mucho del biógrafo que fue un poco el inevitable Judas, el francés Camille Pitollet, que —por cierto— pasaría los últimos años de su vida en España al estar condenado en Francia por colaboracionista. Pero más sorprendente es que, aquí y allá, se citan ítems de otros estudiosos universitarios sobre diversos temas de interés general, pero nunca se hace lo propio con las aportaciones recientes al conocimiento del propio Blasco Ibáñez: es peregrino, por ejemplo, que no se mencionen las dos excelentes monografías de Ramiro Reig sobre la práctica del blasquismo como religión política, o las actas del congreso de 1998, Blasco Ibáñez: La vuelta al mundo de un novelista, que fue dirigido con tino y ambición por Juan Oleza, y que facilitó la reedición en Letras Hispánicas, de Cátedra, de bastantes títulos del autor con ediciones anotadas y precedidas de jugosos prólogos, que tampoco se utilizan en estas páginas.

Nada parece haber existido antes de esta biografía… Javier Varela fue el comisario de la exposición sobre Blasco en 2011, cuando era director del Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad y ya había iniciado la escritura de este libro: puede que ese borrado parcial de huellas sea la consecuencia involuntaria (el daño colateral) de un esfuerzo hercúleo y digno de gratitud, por supuesto… Quizá porque ya lo dijo Cide Hamete Benengeli, al guardar su péñola: “… porque esta empresa, buen Rey, / para mí estaba guardada”.

El último conquistador: Blasco Ibáñez (1864-1928). Javier Varela. Tecnos. Madrid, 2015. 946 páginas. 28,99 euros.

LA MATERNIDAD COMO UN CONSTRUCTO SOCIAL DETERMINANTE EN EL ROL DE LA FEMINIDAD

 LA MATERNIDAD COMO UN CONSTRUCTO SOCIAL DETERMINANTE EN EL ROL DE LA FEMINIDAD 

Motherhood as a determinant role in the social construction of femininityKarla Barrantes Valverde1María Fernanda Cubero Cubero21

 Recepción: 25/10/2013 Aceptación: 13/02/2014Wímb lu, Rev. electrónica de estudiantes Esc. de psicología, Univ. de Costa Rica. 9(1): 29-42, 2014 / ISSN: 1659-2107Resumen: El presente artículo presenta una revisión bibliográfica basada en el tema de la concepción de maternidad en diferentes momentos históricos, y cómo esta ha sido asociada directamente con la feminidad. Lo anterior, se presentará a través de una recopilación de información de cómo se vivió y vive actualmente la maternidad por parte de las mujeres, es así como se iniciara desde la sociedad primitiva, sociedad matriarcal, inicio de la sociedad patriarcal, época renacentista y Revolución Industrial, para llegar a lo que desde el feminismo se expone sobre el tema y algunas consideraciones de cómo se vive en la actualidad.Palabras clave: maternidad, constructo social, mujer, feminidad, género.Abstract: The present article contains a bibliographical revision which objective is to investigate the concept of motherhood in different historical moments and how it has been automatically associated with femininity of women. This will be presented through a compilation of information of how lived and lives motherhood by women, is also was started from primitive society, matriarchal society, patriarchal society, Renaissance and Industrial Revolution, to reach what is exposed from feminism on the subject and some considerations of how this still living today.Key Words: motherhood, social construct, woman, feminity, gender.

Wímb lu, Rev. electrónica de estudiantes Esc. de psicología, Univ. Costa Rica. 9(1): 29-42, 2014 / ISSN:1659-210730 

 

IntroducciónLa maternidad ha sido entendida como un elemento fundamental en la esencia femenina, lo cual ha provocado que se relacione la palabra mujer con el hecho de ser madre. Sin embargo, desde una posición feminista, esta postura ha sido debatida, ya que se considera inexistente la relación mencionada anteriormente, pues esta se entiende como una representación cultural (Marrades, 2002).Además, se entiende que la maternidad es un término que se encuentra en permanente evolución y en el cual incide tanto factores culturales como sociales, los cuales lo han relacionado con las definiciones de mujer, procreación y crianza (Molina, 2006).A partir de lo anterior, se deja en evidencia como el concepto de maternidad ha sido asociado con una característica propia de la mujer. Se debe mencionar que esta idea ha sido permeada por lo establecido cultural y socialmente, pues como lo menciona Royo (2011, p.28) la maternidad “es un constructo social y simbólico que adquiere diferentes significados en diferentes contextos sociohistóricos”. De esta manera, se plantea la presente investigación, en la cual se pretende considerar y analizar cómo los cambios que se han dado en la concepción de maternidad, a lo largo de la historia, han determinado el papel que las mujeres deben cumplir. Condición de la mujer en la sociedad matriarcalSegún Beauvoir (2005), el comunismo primitivo estaba caracterizado por ofrecer las mismas condiciones a los hombres y mujeres, de manera que no existía diferencia entre las tareas que estos debían realizar, por lo que al tener que enfrentar una mujer el proceso de embarazo y maternidad, se daba una pequeña interrupción en las labores de caza y recolección de frutas que realizaba comúnmente con los demás integrantes de la tribu. Sin embargo, las diferencias entre sexos se empiezan a denotar con el surgimiento de la agricultura, descubrimiento que ha sido atribuido a la mujer y que reflejó un avance en la organización económica. Las diferencias surgen también a raíz de la imposición de roles por la división del trabajo, la cual según Vélez (2007) atribuye a las mujeres las tareas relacionadas con la maternidad, siendo estas aprendidas desde el nacimiento del individuo al ser este parte de una cultura. Esta cultura es definida por Lewis (1985, p.41) como un “sistema integral de patrones de conducta aprendidos, característicos de los miembros de una sociedad”, de manera que la maternidad como otras conductas son adquiridas a partir de que las mujeres son parte de una sociedad.31BARRANTES Y CUBERO: La maternidad como un constructo social determinante en el rol de la feminidadDe acuerdo con lo anterior, las tareas que debe realizar una persona están delegadas a partir del sexo de la misma, para lo cual influye lo impuesto culturalmente. Para el caso de esta investigación, es importante resaltar que la maternidad es un patrón de conducta a seguir que se le ha atribuido a toda mujer desde la sociedad primitiva, dándosele a dicho patrón de conducta características específicas según lo impuesto por la cultura, la sociedad y el momento histórico que se atraviesa. Con respecto a lo anterior se debe resaltar que dichas características son parte de los elementos que intervienen en la organización social. En relación con ello, Walkowitz (1995) señala que fue esta labor asignada a las mujeres la que marcó las diferencias entre los sexos y con esto los trabajos que debían realizar los individuos, pues se tenía claro que la labor de la mujer iba a ser lo referente a la maternidad, excluyéndose a los hombres de esta tarea y otorgándosele otras obligaciones. Cabe destacar, que además de las diferencias entre las labores que realizan un hombre o una mujer, también se establecen características representativas para la mujer a partir del rol que asumen. Un ejemplo de ello es la característica de que las mujeres sean vistas cómo cuidadoras, siendo esto representativo del rol de madre y no característico de lo que debería hacer un hombre.Retomando lo expuesto anteriormente, Aguirre (1989) agrega que en la división de trabajos se le atribuye al hombre la misión específica de la caza, mientras que a la mujer se le delega lo referente a la maternidad, considerándose a esta fuente de fecundidad y con esto de prosperidad. A partir de esta tarea otorgada a la mujer, Beauvoir (2005) indica que ella empieza a llevar a cabo labores como la artesanía y la agricultura, pues se consideraba que dichas actividades podían llevarse a cabo en conjunto con las que se les atribuía por ser madres. A través de la invención de la agricultura la mujer alcanza un lugar importante en la sociedad, pues esta actividad representó un avance en la economía del grupo y el principal medio de producción que les permitía la sobrevivencia; lo cual coloca a la mujer en una posición de utilidad, que le daba poder y prestigio. De esta manera, se deja en evidencia que durante esta época se hace presente el matriarcado, en donde las femeninas eran la fuente de todo poder, según lo menciona Aguirre (1989).En relación con el descubrimiento de la agricultura así como la importancia y demanda que esta cobró, la maternidad vino a cumplir una función importante para el desarrollo de dicha actividad, ya que para este período las mujeres debían procrear hijos, para que estos trabajaran con los diferentes cultivos. A partir de lo anterior surge la analogía de la mujer con la tierra, como dadoras de vida y fuentes de riqueza (Beauvoir, 2005). De esta manera, se evidencia un cambio con respecto a la concepción que se tenía anteriormente en relación con Wímb lu, Rev. electrónica de estudiantes Esc. de psicología, Univ. Costa Rica. 9(1): 29-42, 2014 / ISSN:1659-210732la maternidad, ya que para dicho período se resalta e incluso se venera esta condición, contrario a lo que sucedía durante el período de caza y recolección, en el cual la maternidad era irrelevante.Asimismo, Engels (2001) agrega que en el periodo de la sociedad matriarcal es instaurado el derecho materno, el cual surge a partir de la presencia de familia...

 

Leer completo en Escuela de Psicología

Retrato a plumilla y lápiz del pintor y arquitecto Miguel Abad Miró, por Ramón Palmeral

 



Miquel Abad Miró (Alcoi, 1912-1994), creador sujeto de este estudio, fue un pintor alcoyano, que destacó, sobre todo, a finales de los treinta y en la década de los cuarenta del siglo XX, en Alicante, especialmente. Amigo de Miguel Hernández, pasó con él sus últimos días. Participó en Altavoz del Frente, sección de Artes Plásticas, durante la guerra. Fue encarcelado en dos ocasiones en la posguerra, en el Reformatorio de Adultos de Alicante (1939) y en la Prisión de Porlier en Madrid (1942), donde realizó unos dibujos fuertemente expresivos de personajes y ambientes en el contexto dramático de las prisiones.

Su estética que se inicia en el paisaje, influida por su tío Llorenç Casanova, progresivamente se acerca, con un lenguaje más vanguardista, a una dimensión de contenido humano y poético comprometida con los valores de la libertad y la justicia. Excelente dibujante, su pintura está bien estructurada, de volúmenes sintéticos y cromatismo sobrio. De sus obras, cabe destacar los dibujos realizados a las prisiones, las pinturas Dones (1941) y Homes Sols (1943), además de otros de carácter religioso, como La Verge del Perpetu Socors y La Sagrada Família, todas realizadas en Alicante durante la década de los cuarenta.

Posteriormente, “exiliado” en Sevilla, como solía decir, baja su producción pictórica y el conocimiento que se tenía de él en su tierra. Pero éste se volvió a recuperar a partir de 1978, cuando se jubila.

miércoles, 3 de marzo de 2021

Poemario: "La paz nos esperaba" de Vicente Mojica. Prólogo de Vicente Ramos (1923-1989)



 

.Dediatoria firmada por Vicente Mojica:

A mis queridos amigos Carmen y Miguek Martínez Mena, con un codialísimo abrazo. Alicante 14-11-1982. Firmado Vicente Mojica 

"La paz nos esperaba" (1966), reedición 1981 Publicaciones de la Caja de Ahorros de Alicante y Murcia. 

Contiene 4 ilustraciones de Enrique Lledó:







Breve biografía

Vicente Mojica Benito (Alicante, España, 1923 - ídem, 7 de octubre de 1989). Poeta y dramaturgo español.

Se incorporó al grupo de escritores alicantinos que surgió al final de la guerra civil española. Fue autor de numerosas publicaciones y acreedor de multitud de premios literarios.

Vicente Mojica es principalmente un poeta que escribe a la naturaleza, al amor y a la muerte. Él mismo dijo que su maestro fue Antonio Machado y que seguía su ejemplo renunciando absolutamente a la retórica, y que no quería excesivos ampulosamientos verbales sino que le gustaba llamar al pan pan y al dolor, dolor de cada día, y así es como se expresa a lo largo de su obra poética.

La obra poética de Vicente Mojica es bastante extensa. Algunos de sus poemarios más relevantes son:

  • Llamada al corazón (1958)
  • Geografía del llanto (1963)
  • La paz nos esperaba (1966)
  • Cancionero desde la tierra Dios (1969)
  • Palabras de mi amor y mi destino (1971)
  • Detrás de las palabras (1973)
  • Árbol de mi sombra
  • El pie de mi esperanza
  • Libro de las tribulaciones
  • Espejo de la consumación
  • Nuevas canciones y otros poemas


Solamente la obra poética está publicada pero tiene inédito un auto sacramental titulado "El sembrador de vientos".

Debido a las cortas tiradas y la amplia aceptación de sus obras es difícil encontrar ediciones impresas de sus creaciones. Tiene unas obras completas editadas por la CAM Cultural.

martes, 2 de marzo de 2021

Cómo hacer un desayuno exprés en 5 pasos: Rico, nutritivo y energético. Se ha hecho viral

 





Este desayuno mío es de lunes, miércoles y viernes, lleva:

Avena 1/4 de vaso

6 ó 7 pasas moscateles sin huesos

Un gajo de manzan troceada

zumo de almendras sin azúcar (Asturiana)

Nueces y pipas de girasol

Microhonas 1 minuto y listo (¿Es rápid no?)

Eso sí te hara falta una cuchara grande

El dulce lo lleva las pasas y las manzanas

Hecho en Alicante (España) Mediterráneo

Por Palmeral, 03-03-2021

lunes, 1 de marzo de 2021

Óscar Esplá y Emilio Varela: pinceladas de una gran amistad, por Ramón Fernánde Palmeral

 

Óscar Esplá y Emilio Varela: pinceladas de una gran amistad

Óscar Esplá y Emilio Varela en Benimantell. (1929).

Yo empecé a interesarme por Óscar Esplá a partir de haber conocido al hernandiano Gaspar Peral Baeza sobre el año 2002, que me contaba cuando yo iba a consultar su archivo hernandiano en la Torre de las Águila de la Albufereta, su relación con don Óscar cuando Gaspar fue teniente alcalde y concejal de Cultura del Ayuntamiento de Alicante entre 1961-1967, en los mandatos de los alcaldes Agatángelo Soler y Fernando Flores, y miembro fundador del Instituto de Estudios Alicantinos, ejerciendo de presidente de la Sección de Publicaciones (1968-1973) y de secretario técnico (1973-1974). Me contaba que al compositor se le llamaba de don y él, a su vez, se dirigía a todo el mundo con el “usted” por delante, y entraba y salía por el ayuntamiento cuando le parecía o quería alguna cosa, no en vano había sido nombrado en 1915 Hijo Preclaro de Alicante. Me decía Gaspar que Esplá era muy educado y cortés a su vez y que, de su quijotesca figura, resaltaba por su alta estatura y una dentadura con desviación de los incisivos inferiores. Desde 1958, don Óscar dirigía el Instituto Musical del Sureste que luego pasaría a llamarse Conservatorio Superior de Música Óscar Esplá de Alicante...

 

Seguir leyendo en Hoja del lunes.com, del 01-03-2021

"Miguel Hernández en el 80º aniversario de su muerte" (1942-2022). Libro en preparación

 Libro en preparación de Ramón Fernández Palmeral, autor de varios libros hernandianos.

                                    Esta serála protada del libro. Se publicará en Amazon

                           Entretanto puedes entrar en mi blog de Miguel Hernández-multimedia





Libros hernandianos de Ramón Fernández Palmeral:

 

Nuestro colaborador y hernandiano Ramón Fernández Palmeral es autor de los siguientes libros de temas hernandianos publicados en Amazon y LULU: Experto hernandiano.








9.-Carlos Fenoll, trayectoria vital y poética (Ayuntamiento de Orihuela)

10. 151 ilustraciones sobre Miguel Hernández (Un ejemplar en la Fundación)


(“La muerte no tiene corazón”). Helena Formentor

 


 

 

La Parca sonrió

en su victoria

una vez más

con saña y alevosía

hallé mi corazón

sentado a tu vera

a la vera del mar

de San José volcán de amor

 

(“La muerte no tiene corazón”)

Hlena Formentor

domingo, 28 de febrero de 2021

28 de febrero 2021. Día de Andalucía. Soy andaluz con mucho orgullo nacido en La Mancha


 

Día de Andalucía 2021: origen, significado y la importancia de Blas de Infante

Actualidad Descubre por qué se celebra el 28 de febrero

Dia de Andalucia 2021 - origen - significado
¿Por qué se celebra el Día de Andalucía el 28 de febrero?

Este 28 de febrero es el día de Andalucía. Los actos institucionales se han sucedido durante toda la jornada en una fecha especial para todos los habitantes de la comunidad autónoma. ¿Por qué se celebra este día? El 28 de febrero de 1980, los andaluces votaron en el referéndum sobre el proceso autonómico.

La votación ganó en siete de las ocho provincias andaluzas: Almería fue la excepción. De todos modos, las autoridades modificaron la ley del referéndum y, finalmente, todas se incorporaron al proceso autonómico. Un año después se aprobó el Estatuto de Autonomía.

Blas Infante, ¿por qué es relevante para Andalucía?

Blas Infante es uno de los nombres más importantes de la historia de Andalucía. Es considerado como el padre de la patria andaluza al firmar, en 1919, el Manifiesto andalucista de Córdoba que presenta a la comunidad autónoma como una realidad nacional. Fue un pensador, político e historiador, entre otras de sus muchas facetas.

De hecho, algunas de las más recordadas son la recuperación de la antigua bandera andaluza, blanca y verde. Blas Infante también diseñó el escudo de la comunidad y fue el autor del himno. Sin duda, una figura importante para sus vecinos y una de las más recordadas en esta fecha.

Andalucía en la actualidad

Andalucía es actualmente la comunidad autónoma más poblada de España, con más de ocho millones y medio de habitantes. Además, según los datos del INE correspondientes a 2019, su PIB per cápita es de 19.633 euros y su PIB es de 165.866 millones de euros, un dato que la sitúa como la tercera en esta clasificación junto al resto de comunidades españolas.

sábado, 27 de febrero de 2021

"Ricardo Piglia. Tesis sobre el cuento". Cómo escribir cuentos

 

Ricardo Piglia. Tesis sobre el cuento

Categoría (Consejos para escritores, El oficio de escribir, General) por Manu de Ordoñana, Ana Merino y Ane Mayoz el 27-02-2021

Tags : , , , ,

“Un cuento siempre cuenta dos historias”. Esta es la tesis que sostiene Ricardo Piglia (1941-2017) en Formas breves (Anagrama, 2000). El libro es una miscelánea de relatos cortos, fragmentos autobiográficos y ensayos breves, uno de los cuales, “Tesis sobre el cuento”, proporciona en pocas palabras la esencia de sus reflexiones sobre la narrativa, reflejada en toda su obra creativa y crítica: “El cuento se construye para hacer aparecer artificialmente algo que está oculto. Reproduce la busca siempre renovada de una experiencia única que nos permita ver, bajo la superficie opaca de la vida, una verdad secreta”.

Piglia descubre que hay una fuerte y compleja relación entre ficción y realidad. En la nota preliminar de “Mata Hari 55” (La invasión, 1967), dice lo siguiente: “La mayor incomodidad de esta historia es ser cierta. Se equivocan los que piensan que es más fácil contar hechos verídicos que inventar una anécdota, sus relaciones y sus leyes. La realidad, es sabido, tiene una lógica esquiva; una lógica que parece, a ratos, imposible de narrar. Frente al riesgo de violentarla con la ficción, he preferido siempre transcribir casi sin cambios el material grabado por mí en sucesivas entrevistas.

El cuento clásico narra en primer plano la historia 1 y en segundo, construye en secreto la historia 2. El arte del cuentista consiste en saber cifrar la historia 2 en los intersticios de la historia 1. Un relato visible esconde un relato secreto, narrado de un modo elíptico y fragmentario. El efecto de sorpresa se produce cuando el final de la historia secreta aparece en la superficie...

 

Seguir leyendo en la página: Ser escritor.com 

 

Enlace con:

Secretos para escribir novelas y relatos, de Ramón Palmeal, disponible en Amazon