POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com.
La mayor satifacción que tengo al escribir es saber que alguien me lea cuando yo esté muerto.

jueves, 8 de abril de 2021

Poemario: "Bocadillo de balas" de Ramón Palmeral, disponible en Amazon. En el Cabo de Gata 1983

 

                                                Disponible en Amazon (Fáscimil)

Contiene ilustraciones a boligrafo de El Cabo de Gata Almería entre 1982 y 1985 por Palmeral

Este poemario se escribió en San José (Almería) entre 1983 y 1985. En los mismo años que residió en Almería el poeta José Ángel Valente. Sin embargo, ambos poetas no tuvieron la ocasión de conocerse.


A MODO DE PERSIANA QUE SE ABRE

                                                (Es un libro joya de autor)

        En el verano de 1983 llegué destinado al soleado Puesto de San José en Almería, procedente del gris País Vasco, donde me había aficionado a leer y escribir poesía, y donde escribí poemas sueltos que titulé Una estancia al infierno (permanecen inéditos). Los escribí a pluma en bloc, y que quizás, no publique nunca, porque, hemos de reconocer que  hay poesía interior, poesía del diario vivir que no debe ser publicada, pues se trata de un diario íntimo de reflexiones no destinada a los demás.

      Como yo tenía el ruiseñor poético entrenado, empecé a componer algunas impresiones en   San José, un cuartel sobre un peñón que parecía un barco anclado en el mar. Un día, en la puerta de una vivienda encontré  un libro de Roberto Cazorla titulado También los colores se suicidan, dedicado a José Luis (sin apellidos), eran cuentos y narraciones breves de los años sesenta, con prólogos de Rafael Borges y Ángeles Ámber, en el interior se ilustraba con quince fotografías de su autor en varios recitales. Recogí el libro y lo leí y releí durante los años que estuve en el Puesto de San José, junto a las obras completas de Rainer María Rilke.

    El poético libro de Cazorla se refería al trasplante que sufre un emigrante, en su caso desde la isla de Cuba a Madrid, donde al cambiar de un clima tropical al continental de Madrid, los colores pierde su alegría, su vitalidad y su intensidad, por ello, los colores pierden vibraciones y fuerzas, y Cazorla poéticamente toma la palabra tabú de: «los colores se suicidan».

      Cazorla era y es un autor muy potente en sus metáforas y expresiones, del que aprendí a formar versos potentes y poderosos, porque  él es un poeta generoso y digno en una rica retórica poética.  En 2017 encontré un video en You Tube donde tuve, después de muchos años, oportunidad de oír a Cazorla con un poemario sobre Madrid sus barrios.

      De Roberto Cazorla, poeta y periodista cubano, ensayé una nueva forma de expresión poética traída desde el Atlántico, y empecé a escribir poemas que  sumaron cincuenta y ocho, y a los que  titulé Bocadillo de balas, compuestos entre 1983 a 1986, los cuales han dormido durante muchos años en un cajón. En el principio se llamó En busca de la felicidad, después de mi guerrear por Vascongadas.  Una vez  sacada la cabeza fuera de la trinchera de la prosa para caminar contra los tirios y troyanos con la poesía del sábado de mi piel, escribí los poemas que os muestro a continuación, que como he comentado, son en facsímil, por varias razones: por belleza, autenticidad y testimonio de un tiempo pasado poético. Unos poemas que pueden ver la luz impresa, tras salir del lento túnel del tiempo hacia una nueva ilusión, únicamente eso, una ilusión como deliciosas caricias en un acto de compasión hacia mi poética vieja y pasada.

    Ahora en este frío invierno de enero de 2017, encontré en mi biblioteca el original de Bocadillo de balas, mecanografiado, que he publicado en facsímil para respetar el original sin hacer modificaciones de aquel borrador con la letra de aquella vieja Olivetti 45, portátil que me había regalado mi padre en 1973 por mi ascenso a cabo.

      Para la portada dibujé un caligrama con mi retrato a bolígrafo rojo que he puesto en la actual portada y en la primera página. He unido una selección de  ilustraciones a bolígrafo que dibujé en San José durante los mismos años de la composición de los poemas. Una serie del mismo lugar (Piedra Gálvez) en diferentes  estados de la mar. Recuperar y digitalizar las páginas mecanografiadas y los dibujos antiguos en facsímiles ha sido para mí  un gran placer, que no es palimpsesto, sino que yo llamaría «papirograbado». Para mí es como una joya bibliográfica recuperada, de lo contrario, no la hubiera publicado.

    

                                                             RAMÓN FERNÁNDEZ PALMERAL

                                                                   Segunda Edición Alicante,  2021

 




12 Ilustraciones a bolígrafo de Ramón Palmeral (obra facsímil)

No hay comentarios:

Publicar un comentario