POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com.
La mayor satifacción que tengo al escribir es saber que alguien me lea cuando yo esté muerto.

miércoles, 18 de mayo de 2022

LAS ESTATUAS DE BRONCE TIENEN FRÍO, por Ramón Palmeral

 


LAS ESTATUAS DE BRONCE TIENEN FRÍO

 

«…pero debajo de las estatuas no hay amor

no hay amor debajo de los ojos de cristal definitivo».

 

(«Grito hacia Roma» 1929, Federico García Lorca)

 

Nunca estuvo Ulises en Nueva York

cual García Lorca desvocado

no cruzó a nado el Gran Charco

ni luchó contra la cólera de Aquiles

ni se enamoró de Helena -nunca se cortó la

melena por ser la

esposa de Melenao.

 

Un río se puso de pie como un hombre

las ranas aún niñas croaban a un colibrí

sordo como una roca por culpa de amor

desconsiderado de una orquídea.

 

Del Amazonas sacaron lo indios estaño

más un poco de corazones de cobre

con oro en las entrañas, y construyeron

un busto de bronce encima de una acacia.

 

Y el cocodrilo de ojos de cucharas de acero

se preguntaban si los estatuas de bronce

sentían frío, y el bronce habló y dijo que

ellos también tenían alma.

 

Fue cuando el diablo de la cerámica

subió lleno de enfado de los lodos

color cinabrio y violetas vírgenes

y se puso a dar calor al solitario bronce.

 

Era Orellana, desnudo como un indio

quien en bronce se había convertido,

tenía frío como las copas de los árboles

en el rocío del invierno tropical,

tenía en un ojo un trozo de esmeralda

tenía en la mano una espada,

una espada de aluminio.

Tenía un taparrabos y un casco de vidrio.

 

¿Tienen frío las estatuas de bronce?

¿Tienen frío los amores perdidos?

¿Tienen ríos los humanos en sus venas?

¿Tienen fuego los glaciales de la guerra?

 

Ramón Palmeral

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario