POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com.
La mayor satifacción que tengo al escribir es saber que alguien me lea cuando yo esté muerto.

martes, 9 de marzo de 2021

Paul Celan (1920-1970), poeta rumano de origen judio

 

 

 

 


 

 

                                           

  

Reseña biográfica

Poeta rumano de origen judío  nacido en  Chernovtsi en 1920.
Creció en un ambiente familiar donde se manejaron varios idiomas, razón por la cual habló fluidamente el rumano, el alemán, el ruso el francés y el hebreo. En 1938 inició estudios de medicina en Paris y al estallar la  II Guerra mundial regresó a Rumania donde fue condenado a trabajos forzados mientras sus padres morían en un campo de concentración.  Liberado por los rusos en 1944, trabajó inicialmente como traductor y editor en Bucarest y Viena, para radicarse definitivamente en Paris donde obtuvo en 1950 la Licenciatura en Filología y Literatura por  "L'Ecole Normale Superieure". Más tarde adquirió la nacionalidad francesa.
Considerado como el más importante poeta en lengua alemana de la posguerra, alcanzó la fama desde la primera publicación surrealista "Amapola y memoria" en 1952,  gracias al lenguaje innovador y a su perfecta sintaxis.
Tradujo entre otros, a Rimbaud, Mandelstam, Michaux, Char, Valéry y Pessoa.
En 1960 obtuvo el premio Georg Büchner,  y a partir de 1965 fue internado varias veces en un asilo psiquiátrico donde escribió varios textos en hebreo.
Se quitó la vida arrojándose al Sena en 1970.   ©


 

Poemas de Paul Celan:


 

A una y otra mano...

Alabanza de lo lejano

Aquí

Argumentum e silentio

Asís       

Bisiestos siglos, bisiestos

Canción a una dama en la sombra

Ciégate para siempre...

Coagula

Con todos los pensamientos me fui...

Corona

Cristal

Cualquier piedra que levantes...

De oscuridad en oscuridad

De viaje

Elogio de la lejanía

En los ríos, al norte del futuro...

Esa única...

Estaba...

Fuga de la muerte

Había tierra en ellos...

Habla también tú

Los años de ti a mí   

Los cántaros

Mandorla

Marianne

No es ya...

No obres de antemano

Oí decir que en el agua...

¿Por qué este brusco hogar, medio afuera, medio adentro...

Que seas como tú...

Reja de lenguaje

Salmo

Shibboleth

Sueño y sustento

Tardío y profundo

Tenebrae

Toda la vida

Tu cabello sobre el mar

Tú con la palabra que yo dije...

Tubinga, enero

Una hoja sin árbol    

Ir a: A media voz
Ir a: Traducciones de poesía

Pulsa aquí para recomendar esta página     

Tus comentarios o sugerencias serán de gran ayuda
para el desarrollo de esta página. Escríbenos a:

poesia@amediavoz.com
 

Esta página se ve mejor con su fuente original. Si no la tienes,
bájala a tu disco duro, descomprime el fichero y cópiala en:
Windows/Fonts:

Georgia

 

 

A una y otra mano...

A una y otra mano, allí
donde me crecían las estrellas, lejos
de todos los cielos, cerca
de todos los cielos:
¡Cómo
se vela allí! ¡Cómo
se nos abre el mundo a través
de nosotros!

Tú estás
donde tu ojo está, estás
arriba, estás
abajo, yo
encuentro salida.

Oh ese centro errante, vacío,
hospitalario. Separados,
te caigo en suerte, me
caes en suerte, uno del otro
caído, vemos
a través:

Lo
Mismo
nos ha
perdido, lo
Mismo
nos ha
olvidado, lo
Mismo
nos ha -

De "La rosa de nadie" 1963
Versión de José Luis Reina Palazón
Obras completas - Editorial Trota 1999


 

 

 

Alabanza de lo lejano

En el venero de tus ojos
viven las redes de los pescadores de la mar errabunda.
En el venero de tus ojos
el mar mantiene su promesa.

En ella arrojo yo,
un corazón que entre los hombres ha morado,
lejos de mí mis vestiduras y el resplandor de un juramento.

Más oscuro en lo oscuro, más desnudo estoy.
Tan sólo al desertar soy fiel.
Yo soy tú cuando soy yo.

En el venero de tus ojos
derivo y sueño un rapto.

En una red, una red queda apresada
y nos abandonamos enlazados.

En el venero de tus ojos
estrangula su cuerda un ahorcado.

(De Mohn und Gedáchtnis, 1952.)

Versión de José Ángel Valente

No hay comentarios:

Publicar un comentario