POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com.
La mayor satifacción que tengo al escribir es saber que alguien me lea cuando yo esté muerto.

domingo, 5 de abril de 2020

"Rayos que abrasan", por Agustin Conchilla











RAYOS QUE ABRASAN


Rayos de fuego entran por el hueco de mi ventana,
destellan sobre espacio lúgubre, de paz y sosiego,
y fusionan con partículas de polvo en suspenso,
cual diminutos fantasmas vigilan mi entorno
en soledad y en silencio de figuras flotantes.

Desde la ventana siento deslumbrar la vida a través
de abejas que zumban sobre requiebros de macetas,
se posan sobre rosas y degustan pétalos de amores,
a esquiva de gorriones que gritan, entonan conquista
y pleitean poderío entre saltos y bailes pomposos.

Una letrilla suave escapa al viento, lo escucho sublime,
desde la soledad de mi lecho de jovenzuelo confinado,
y percibo susurros que anhelan paz y preparan batalla
sobre onda de primavera, dulce y suave como la seda.

Me arrimo al ventanal, despacio, y descubro dos piernas
de mariposa sobre tela rabicorta, torneadas, y magnetizo.
Mi corazón despierta, late deprisa, sobre llama de fuego
que se agita y perturba a través de furia que ametralla.

Sus manos suaves, como terciopelo sobre piel labrada,
despiertan mi deseo, dirijo la vista a sus ojos de cristal,
me alejo de fantasías de noche misteriosa, de tiniebla,
y centro atenciones sobre mimos y caricias, despierto.

Añoro la dulzura del cielo sobre algodones plateados
que ocultan la luna, como sociedad a señora desnuda,
y corre por mis venas en caudal de río que se despeña
por altura de caída, en furia de enamorado, y me lanzo
sobre la cuenca del pantano que entra en su pecho
y me contengo sobre la presa de sus labios.



Por Agustín Conchilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario