POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

miércoles, 25 de marzo de 2020

Seis poemas de Gladys Ramos

Seis poemas de Gladys Ramos

• Miércoles 25 de marzo de 2020 /LETRALIA

La tristeza

La tristeza inventa
feroces mimetismos
para engañarnos
A veces llega
como serpiente
Se mueve rápido
nos amarra
con su piel
vieja de estaciones
Su lengua viperina
nos inyecta
veneno en el oído
y nutre
los malos pensamientos
Se convierte en león
y nos arropa
con su larga melena
de melancolía
Rasguña las entrañas
Su uña
no se desgasta nunca

De noche la casa no está silenciosa

De noche
las paredes de la casa
conversan
Entre murmullos de madera
y mimbre, puertas,
ventanas y muebles
comparten historias
Al amanecer la casa
calla y observa

Oración

Miro al sol. Le pido me guarde
de la ceguera de no encontrar luz
dentro de mi potro salvaje
diástoles y sístoles recorriendo
mis venas una a una
Que me guarde de la ineptitud
de los apremios
y me devuelva el secreto escondido
detrás del altar de mis ancestros
Que me abra la puerta
para echar la oscuridad de lo imposible
Y bendiga el patio abierto de la casa
donde esparzo mi grito

Cordero

Agazapada, inmóvil
esperando
el minuto oportuno
de allá arriba
donde los perros
ladran a la noche
que no escapa
Donde los gatos
renuevan
la séptima existencia
y el silencio es
exacta respuesta
Mansa, dócil
cordero dispuesto
en el altar del tiempo
Esperando
la decapitación
del sueño

Protocolo

La mesa está dispuesta
Los comensales se reúnen
consultan la hora
La señora de la casa
sirve platos, copas
cubiertos pulidos
Muy seria se sienta
a la mesa
Cuidadosamente
dobla la servilleta
sobre sus rodillas
La señora de la casa
espera su ración
de pájaros
en salsa de silencios

Este huracán que anda por ahí

Este huracán que anda por ahí
me sorprende
Trae piedras de lluvia en la solapa
y golpea el techo de mi casa
Viento y agua se conjugan
en las gotas en fuga
de las nubes y la humedad
amenaza las entrañas
como un cuerpo alargado
que me envuelve
Este huracán sin nombre
me arrastra, me da latigazos
amenaza mi descanso habitual
y me lleva al borde del presagio
de la caída en los acantilados
Echo cerrojos, pongo candado
en puertas y ventanas
invento un vidrio templado
para proteger el techo
No quiero que este huracán
sin nombre que anda por ahí
derrumbe la casa que ahora habito

No hay comentarios:

Publicar un comentario