POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

domingo, 28 de diciembre de 2014

"La extraterreste", obra de Palmera, óleo sobre tabla de 2007

Llegó con elegandia de bailarina, pilotando,
ella misma su nava estelar,
su planeta se había degrado
quizás por ello vino a la Tierra
y dijo "pondré orden antes de que
estos simios cabrones" la jondan
como mis antepasados hicieron con el mío.
Esto no es una pelicula del espacio
de Star 3, sino la realidad absoluta y cierta.

Bodegón minimalista de Palmeral, naturaleza muerta

Las forma juegan a ocultarse
a hacer preguntas a la naturaleza muerta
por si, acaso, quiren tomar vid en el cuadro.
Ya lo hizo Morandi con su botellas
y sus fondos color pastel.
Solamente hay que detenerse
y pensar en formalas nuevas
que dfejen recuerdo en la imaginación.
Mundos nuevos y seres inteligente nuevo,
geométricos o no, simplemente vida oculta
que reflota en los lienzos a través del ARTE.

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Felicitación Navidad de Maria Ángeles Fernández Jordán


No sé si es feliz encuentro
mi semblante en navidades,
con buen tono te lo ofrezco
y deseo felicidades.
Que soy muy friki en poesía,
dejar de versar no puedo,
con en el verso  te deseo
lo mejor para estos días:
Que haya paz y haya armonía,
que la luz se haga alegría,
y que el amor se haga vida.
Que si vivimos debemos
sonreír, porque podemos,
si no nos cuesta dinero,
ni sonreir ni ser buenos,
demos amor a raudales,
con sonrisas y bondades,
que lo demás lleva el viento,
y lo queda es silencio
y las limpias amistades.
Solo queda lo que diste,
tendrás lo que ya perdiste
si lo ofreciste a sabiendas.
Que lo demás lleva el viento
y todo queda en silencio
menos el amor que truena
más cuando fue silencioso,
porque suena estrepitoso
entre la gente que es buena,
Buena música, buen verso,
Buena Luna y buena estrella,
Buenos ángeles del cielo
Que anuncian la nochebuena.
Hoy como ángeles hago
Con los versos esperanza,
que nace siempre tan bajo
que los altos nunca alcanzan.
Buena música, buen verso
cantan ángeles al niño,
que siempre nace en lugares
que no esperan los altivos.
Buena música, buen verso
en la noche oscura y llena
porque siempre hay esperanza,
si buena gente la espera,
porque siempre hay esperanza
en tiempo de Nochebuena.

Autora: María Ángeles Fernández Jordán
Madrid, 24 de diciembre de 2014

¡¡FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO 2015!!

María Ángeles Fernández Jordán


jueves, 18 de diciembre de 2014

FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO 2015

Con todo mi corazón abierto en canal por donde entran las corrientes y estos fríosssssssssssss de diciembre, os deseo al calor de esta acuarela, a todos mis amigos físicos y virtuales de esta vida en libertad que es Facebook: PAZ Y FELICIDAD EN NAVIDAD y por supuesto un PRÓXIMO 2015, lleno de fortuna y suerte para todos.

jueves, 11 de diciembre de 2014

"Paisajes íntimos" de Paloma Fernández Gomá

Hemos recibido el poemario "Paisajes íntimos" de Paloma Fernández Gomá. Edición de Biblioteca General Corona del Sur. Málaga. Depósito legal MA-9-2000

Un breve poemario pero lleno de intensidad poética, que nos ha parecido a poco.

    Paloma Fernández Goma (Madrid, 1953), reside en Algeciras desde 1969, ciudad donde ejerce la carrera de Magisterio. Ha publicado los poemarios: El ocaso del girasol (1991), Calendas (1993) y Sonata floral (1999). Está incluida en las antologías: Relatos de mujeres II, Poesía y democracia, Las flores idílicas y Laberinto de amor. Ha obtenido los premios de poesía: «Victoria Kent» y «María Luisa García Sierra». Colabora en diversos periódicos y revistas, siendo columnista fija del suplemento literario «La Isla», del periódico «Europa Sur».

jueves, 4 de diciembre de 2014

El numero 32 de la revista AUCA de las Letras se presenta en la Sede de la Universidad (Alicante)

El 5 de diciembre de 2014 a las 20.15 horas en la Sede de la Universidad, Sala Miguel Hernández, se presenta el número 32 de esta revuistas de la Asociación Cultural Auca de la Letras (Alicante), con la colaboración especial de la artista Beatriz Giro.

martes, 2 de diciembre de 2014

La nueva novela de Antonio Muñoz Molina se titula "Como la sombras que se va"

El escritor recrea la fuga del asesino de Martin Luther King en su "relato sobre cuánto cuesta aprender a vivir"

29.11.2014 | 01:42


           Antonio Muñoz Molina recrea la larga fuga del asesino de Martin Luther King en su nueva novela, "Como la sombra que se va", pero también examina "con honradez y sin medias tintas" etapas de su propia juventud, de cuando aún no era un escritor consagrado, y revela episodios "poco gloriosos" de su vida.
          "En España, las cuestiones personales son muy difíciles de tratar, porque es un país muy áspero, muy pudibundo, y la gente tiene miedo a hablar de sentimientos", dice Muñoz Molina.
Publicado por Seix Barral, "Como la sombra que se va" es "el relato de un aprendizaje, de cuánto cuesta aprender a vivir, si es que hemos aprendido, y aprender a escribir", asegura este gran narrador, que reflexiona en su novela sobre el proceso de escritura de "El invierno en Lisboa", la obra que cambió su vida tras ganar con ella el Nacional de Narrativa y el Premio de la Crítica.
"Lo atractivo de la literatura es lo inesperado"
           Y es que, cuando hace unos años empezó a escribir un relato sobre James Earl Ray, el hombre que asesinó a Martin Luther King el 4 de abril de 1968, en Memphis, el escritor no tenía ni idea de que esa historia se convertiría finalmente en una novela sobre la dificultad de recrear el pasado, la construcción de la identidad y la vulnerabilidad de los derechos humanos.
Lisboa ocupa un lugar esencial en el nuevo libro. En esa ciudad pasó diez días Ray durante su fuga, tratando de conseguir un visado para Angola, y a la capital portuguesa viajó un joven Muñoz Molina en 1987 para encarrilar su novela "El invierno en Lisboa".
Cuando hizo ese viaje, Muñoz Molina trabajaba como funcionario en el Ayuntamiento de Granada y acababa de nacer su segundo hijo. Su vida era "un sinvivir de deseos frustrados, de piezas dispersas que no cuadraban". Los únicos mundos en los que se encontraba a sus anchas "eran los de la literatura y el cine".
             En 2012 fue de nuevo a Lisboa a celebrar el veintiséis cumpleaños de ese hijo. "Me di cuenta de ese marco temporal y de que la primera vez que yo fui a esa ciudad mi hijo tenía veinte días. Me dio como una especie de palpitación y ahí se desataron mis recuerdos", cuenta.
           En octubre de 2013, Muñoz Molina tenía bastante avanzada otra novela "sobre científicos", pero, tras recibir el premio Príncipe de Asturias, decidió irse a descansar a Lisboa junto con su segunda mujer, la escritora Elvira Lindo, muy presente también en "Como la sombra que se va" (el título está tomado de un salmo).
           Y fue en este viaje cuando empezó a recordar los días que había pasado James Earl Ray en Lisboa y comprobó que el hotel donde el asesino se había alojado estaba muy cerca de donde vivían Elvira y él. "Y ahí se apoderó de mí la historia". "Ha sido una cosa tumultuosa", asegura Muñoz Molina, que ha tardado menos de un año en escribir la novela.
El asesinato de Luther King le interesó "siempre" como parte de su "curiosidad histórica" y de su "interés por el movimiento de los derechos civiles en Estados Unidos".
Pero, para escribir la novela, fue "fundamental" la conexión con Lisboa y la apertura de los archivos del FBI sobre el asesinato.
           "Una gran parte de mi novela procede de esa abundancia de datos, de saber muchas cosas a las que la imaginación no llega", comenta el autor de "Sefarad", que ha reconstruido de forma minuciosa el tiempo en que Ray permaneció en fuga.
            A Muñoz Molina le ha costado "mucho" confesar algunos de los episodios de su juventud que cuenta en su nueva novela, de esa época en la que permanecía en "una adolescencia retardada, y eso solo genera dolor". "Tienes que vencer una resistencia y tienes que pensar en las personas que van a leer eso, pero creo que se puede encontrar la manera de hacerlo", afirma.
Aquel primer viaje a Lisboa de 1987 fue tan absorbente para él que apenas llamó a casa "para preguntar por el niño recién nacido". Cuando regresó, era el cinco de enero y quedó con su mujer en que, por la tarde, llevarían al hijo mayor a la cabalgata de los Reyes Magos.
Pero, un rato antes, Muñoz Molina se encontró con un amigo al que llevaba "años sin ver" y se fueron de copas. La cosa acabó muchas horas después y sin que el escritor hubiera llamado por teléfono "para inventar una excusa, para justificar el retraso, la deserción", cuenta en el libro.
                "Creo que, tras estas confesiones, hay un impulso que es noble: te haces examen de conciencia. Y ese examen, con mucha frecuencia, no va a darte resultados consoladores, pero es muy importante que uno lo haga con claridad y sin medias tintas", afirma en la entrevista.
Y que no le digan que sentirse culpable por algo que se ha hecho mal es "remordimiento judeocristiano". "No lo es; eso es decencia humana básica", concluye.

lunes, 1 de diciembre de 2014

ESPADAS COMO GOTAS DE LLUVIA



(Plaza de la Viña, calle Prudencia de la Viña -Alicante)



                            La lluvia volvió a dejar sus espejos
en el asfalto negro –ceniciento de sufridos neumáticos-
de esta calle bajo mi ventana –balcón efímero-
no es mi calle, sino la posada errante
de un mosaico de gente móvil en mano

la lluvia volvió a posarse
-gota a gota- con el reflejo de los faroles
con un lenguaje silencioso
lento y conocido y candente.

                               Enlutado de deseos
camina –ella- sin chaqueta
apagada los colores de Mondrian
-cremas recatados- se puso una tarde clara
parecido a un amanecer claro

con la inefable armadura de la noche a pintar.
Se acercan a las 4 pm  en punto
y con una sorna desilusionante
los perros  -en cueros- en ceremonia
de fornicación –de llanto rezan oraciones-
profanas, evidentemente,
en la ribera del río –si lo tuviéramos.

                            La sombra de las sombras y
y las lágrimas de la sombras son invisibles,
sombra que existen con cintura de yudoca
talles metálicos de fuerza inaudita…

¿Qué fue del hilo negro
que cosí en tu  faja de seca cárdena
 -ilusionando verte las bragas-
y que yo mordí con mis dientes a dentelladas secas
recién tejido de marfil? Fue la lluvia quien te hirió, no yo.

                               Tejido de horas y día pasan los años
en bordado de bolillo de meses. Mi cuerpo avanza
hacia la putrefacción de la prometida ausencia

la esperanza de la lluvia metálica pasó
 - nunca de oro-
la paciencia espera de acero en la boca
de la noche -gruta imantada-
 A luz plomiza y ferruginosa espada
-zinc de lo sueños blandos-
borda los espejos que dejó la lluvia…
y siguen ahí fuera convertida en chacos amarillos
todavía del aluminio –ventana-, mojado

y la ciudad marítima sigue ahí fuera: Alicante,
defendiéndose del blandir de la espadas
como gotas de lluvia: Plaza de la Viña

Ramón Palmeral

Alicante, 1 de diciembre 2014

domingo, 30 de noviembre de 2014

Poemario "Jardín abierto", de Ramón Fernández Palmeral



Poemario Jardin abierto o 15 poemas desabrochados, por Ramón Fernández Palmeral

Ver la versión en pdf:
http://www.revistaperito.com/jardinabiertoPoemario.pdf

Alicante, noviembre 2014


                               
 
 
 
 
 
              JARDÍN ABIERTO
                                    15 poemas desabrochados
 
 
                          Poemario de Ramón Fernández Palmeral
 
                                                  2010-2014
 
                                                    Alicante
 




 



                      




                                         2.-     EL ARTE DE BESAR

      Como barcos, nuestros labios chocaban como barcos contra el muelle y el  rompeolas de  nuestros cuerpos húmedos. Nos miraban damas picassianas con sus ojos retorcidos y estrábicos; pero nosotros, como  los rocinantes embravecidos por el deseo de la procreación,  nos reíamos de los volcanes, porque nuestro fuego era superior. Y ahora aquí, solos, aguja sin acerico, al filo la tarde con minotauros y recuerdos del parque de Canalejas, nostalgias de un tiempo más viril, quizás,  en el que sembrábamos hijos, me queda tan sólo tu arte de besar. ¿Y qué me queda ahora  sin ti, si tú eras yo? Nada, nada más que estudiar y dibujar nuestros antiguos besos que se fueron entre sábanas volando  entre entradas y salidas  constantes por las curvas de nuestros cuerpos, sin conocer el pecado de la bula del matrimonio, un matrimonio no culpable de nuestro distanciamiento. Pero el arte de besar nunca se pierde porque el recuerdo es más fuerte que el amor. Y ahora como un loco pintor me dedico a pintar tus besos, los besos que me distes y ahora ya no me das.                             
     Inundado por la ausencia de la distancia, te busco y no estás en ninguna parte. ¿Dónde te hallas, adónde has podido ocultarte?  Te busco a grito pelado entre mis recuerdos despellejados. Estoy rancio de cartas, rancio de noticias, rancio de olvidos…  Hojas de árboles vacíos, llenos de cajas vacías y ausencias vacías, parques dominicales vacíos sin ti,  lejos de ti y de mi memoria, ríos sin caudal, caminos de sirga tocan la música sin cuerdas en mis dedos. Recuerdo tus cartas  inundadas de ilusiones, con olor a pétalos ardiendo de imposible perfume, con miedo a abrirlas por romperlas.  Abro tus cartas selladas con besos y ya no leo: «cómo estás, cómo te encuentras o te quiero», y  en la ventana de iluminada de noche siento los latidos apagados que pertenecen a un corazón de alquiler de estrellas.  Pero el arte de besar nunca se pierde porque el recuerdo es más fuerte que el amor. Y ahora solamente me dedico a pintar besos, los besos que me distes y ahora ya no me das.                             

           3.- ELEGIA A ENRIQUE MORENTE

                  A Enrique Morente, hecho cadáver en un hospital de Madrid.

Yo quiero ser llorando el dueño
del huerto eterno donde reposan
los duendes de tu cante.

Yo quiero ser la mano que siegue
los cardos y las amapolas de tu tumba
florecida por la luz del flamenco.

Qué temprano levantó su guadaña
la luna negra de los poemas lorquianos
Qué temprano te fuiste a arar los campos

con el "niño yuntero" y el poeta pastor.
Qué temprano un bisturí cual estoque
de luna menos cuarto atravesó tu esófago

hasta llegar al corazón de tu alma
tomada por las manos sin pericia
de un demonio vestido de blanco.

¡Ay Enrique! qué dolor tenemos los gitanos,
los de verde oliva de olivares viejos,
los dueños del Albaicín y del flamenco.

¡Ay Morente! Aquí nos dejas con el duelo
insoportable de tu ausencia y de tu cante,
forjador del "quejío" tremendo de una voz

nueva, garganta llena de poderes y de rayos
quebrados, arrastrando torrentes de ilusiones
y de esperanzas nuevas.

Te vas al cielo flamenco de Juan Breva,
de don Antonio Chacón, de Caracol.
del Lebrijano, de Camarón...

Qué envía me das Enrique Morente,
allí todos, mano a mano, con
guitarras tremendas y palmas sordas.

¡Compadre!, aquí me quedo afilándole
la navaja a la negra sombra...
bajo el olivo y perro hambriento.             (13 de diciembre de 2010)


              






8.- Al amanecer pájaros con sueño

Los árboles de nuestra alameda junto al río
caminan hacia la noche llenos de palabras,
palabras que son preguntas capciosas
como diamantes colgado de la hojas ricas.

Sus pies son como la de los pianos sin música
quietos y callados en una enramada virginal
de cuerdas y tripas de animales disecados.

Y tu rostro donde se reflejan estrellas,
son la muestra de lo deseos amorosos saciados
guardados en mí y cerrados por la cerradura de mi
compartido corazón.

Al amanecer los pájaros con sueño
picotean en las jaulas con recuerdos esclavos
donde antes vivieron otros pájaros,
-no ruiseñores indómitos  la prisión de alambre-
y mis pies obligados a caminar, toman la
vereda sagrada de la alameda hacia la noche.


                                         Mayo, 2014









10.- Las guitarras malheridas de Paco de Lucía


Las guitarras de Paco de Lucía  lloran  desconsoladas
con un llanto imposible de callarlas.
Lloran entre dos aguas por la ausencia de su dueño,
ausencia que no es muerte porque los genios no muren,
sino que perviven para siempre en los corazones
de aquellos que amamos su música.

De México volverán a las arenas calientes de Sur,
entre las lluvia de febrero y las espaldas mojadas
de los inmigrantes cantores entre los mástiles ya muertos
de angustia y de agonías por cinco puñales .

Las guitarras de Paco lloran porque no volverán a ser tocadas
por los ruiseñores  de sus dedos largos
vivos  de palo santo como ramas
 de sus manos que mas que toca

Las acariciaba con mimo, y los diez ruiseñores
no volverán al traste ni a las cuerdas.

Lorca, el genial García Lorca escribió una vez
“Óh guitarras! /Corazón malherido/ por cinco espadas”.
Y tenía razón, guitarras de paco y todas, se han quedado malheridas
para siempre en al mudez de un indudable genio.



26 de febrero 2014, a la muerte del universal guitarrista

















11.- La acuchillada tarde de otoño

                               (A mis padres naturales de la Acebuchal)

Cuando los gallos cantaban en alta voz
el Sol fue acorralado por los cerros de la Axarquía
daba pena de ver la carnicería de luces y nubes,
esas que tienen oscuras lagunas solitarias.

El mar en Nerja alarga la noche eléctrica
entre paseos, rocas y corazones jóvenes
mientras las olas, -esas trampas acuáticas-
extendían con música incansable sus brazos
en silencio tal vez sin libertad ni fuerza.

Pensé que seguía siendo joven en la vendimia
de los Mayarines -con el canasto de uvas en la cabeza-
 que esperan secar la dulce moscatel en los paseros de septiembre,
como si el tiempo cortejara el dolor de mi mente,
el recuerdo fondeando en el aire como gaviotas
desplazadas, emigrantes y capituladas.

Incluso hasta las fechas de mi memoria se dan la
vuelta a medio camino antes de llegar a la diana
y se vuelven agujas de recuerdos por el Acebuchal y la
corona de rocas rubias en el Fuerte.

Cuándo volveré a sembrar los gemidos ecos
que me llamen a estar bajo la parra del cortijo…
volverán las acuchilladas tardes sin piernas y
sin un soplo de viento frío.

Y las mujeres harán las migas en el “chupajumos”
que el tiempo de poda dejó lleno los campos
de mi tierras cubiertos de gavillas de sarmientos y espinos.


Alicante, 16 de mayo 2014





                      Copyright (derecho de copia reservados)

                      Propiedad de Ramón Fernández Palmeral

Todos los poemas de 170 página se encuentran puiblicados en ANTOLOGIA ABIERTA:Support independent publishing: Buy this book on Lulu.

"Antologia Abierta" (1983-2014), de Ramón Palmeral







He recogido en este nuevo libro mis poemarios que van desde 1983 a 2015, (con excepción de "Homero en Tarssis", por ser un conjunto inseparable). Ramón Fernández Palmeral.
Publicado en mi editorial de autor Editorial LULU en Estados Unidos. 170 páginas
Support independent publishing: Buy this book on Lulu.



  


A MODO DE MANIFIESTO

    He reunido mis poemas a lo largo de treinta y un  años en una antología 1983 a 2014 que sigue abierta. Los distintos poemarios antologados se titulan: “Dietario íntimo”, “…de la autodestrucción”, “Oda a los sublime”, “Desembarcar en ti”, “Desolación sin nombre”, “A la cosas insignificantes de la vida”, “Hombres, bestias y máquinas”, “Homenaje a Miguel Hernández” y “Jardín abierto”. Con excepción del poemario Homero en Tarsis por ser un conjunto inseparable. A través del tiempo creativo desde mis inicios puedo observar una evolución de mi poesía primera narrativa, pasando por la poesía pura, poesía surrealista, poemas dedicados a Miguel Hernández, hasta llegar a la poesía descriptiva de recuerdos, añoranzas y sensaciones.
  Los poemas no son ni buenos ni malos, sino que comuniquen o no comuniquen, a través del tiempo y las modas hemos llegado a una poesía hermética, irracional y compleja de entender, no estoy en contra de ella, puesto que pienso que la esencia de la poesía es arte y no literatura, arte de expresar lo que no se puede expresar en prosa, ya que lo que se puede expresar con ella no es necesario usar el arte de la poesía. A veces hay sentimiento, ideas, emociones que no se pueden expresar con palabras y para ello nos valemos de la poesía, para que, a través de imágenes, metáforas, hipérboles y demás figuras del lenguaje, o emociones abstractas podamos acercarnos a exponerlo en verso, con la posibilidad, incluso de no llegar a conseguirlo. Buscamos los poetas  que el lector sienta nuestras mismas percepciones, nuestros análisis, y nuestros concepto, a veces se puede conectar con él, y otras no será posible, por no coincidir bien por cultura del emisor con el receptor del mensaje poético.
 Lo fundamental es dominar el medio de expresión poética de la poesía nueva o contemporánea. Desde mi primeros poemas decidí abandonar la rima en mis poemas, por considerarla un obstáculo a la expresión compleja de una idea o sensación sensible; ya que la poesía es la “transmutación eufemística” de la que hablo Ortega y Gasset en su Deshumanización del arte, para que dando rodeos, eludiendo realidades, objeto y usos,  poder  construir otra realidad, y ayudar a encontrar otros mundos, otras realidades visibles o invisibles, que quizás ni nosotros mismos comprendemos.
 Mucho se ha hablado de la teoría poética a través de los tiempos, hemos llegado a la poesía total, en que todo vale, como leemos en Antonio Hernández, Premio Nacional de Poesía de 2014, que no es más que la destilación de la toda la poesía anterior, desde un gran precursor como lo fue Góngora, padrino de la Generación del 27, así como inspirador de Miguel Hernández en Perito en lunas, pasando por la poesía  pura e impura, la social de Ángel Valente, Francisco Brines, Jaime Siles, y los novísimo y así hasta llegar a una poesía conceptual, donde lo importante es resumen, la impregnación que queda tras la lectura, el sonido de los versos convertidos en notas musicales de un concierto expresivo del que hay que conocer su código. Pero sin olvidarnos de Rubén Darío, de Antonio Machado o de Juan Ramón Jiménez, Octavio Paz, cuyas lecturas son obligadas para aquellos  que quieren profundizar en la poesía.
    A veces, el poeta –ese espíritu inefable- como el pintor podemos transmitir nuestros puntos de vista y nuestro creaciones y, otras veces, no llegamos a conseguir, mas no debe importarnos. En el esfuerzo de crear reside el placer de componer un poema, sin obviar una dosis de misterio, misticismo, espiritualidad e iluminación, como todo aquel artista que sabe cuales son las dosis de virtudes, comunicación y ensoñación que llega al lector, ya que todos los seres humanos sufrimos y sentimos los mismos padecimientos de la vida y de la experiencia. Por ello, el poeta se ha de esforzar para profundizar en los mundos invisibles, y descubrir luz en las grutas oscuras, de aquí surge el talento o la capacidad de cada cual para hacer visible un presentimiento, una idea, un flash, a veces, difícil de detener –capturar y transformar en una catarsis de los sentidos-, que  tiene como instrumento: la palabra, que es limitada en su semántica, un medio de enunciado –poéticamente-  limitado es la comunicación escrita y oral cuyos códigos son analógicos. 
  El hombre es poeta por naturaleza, porque es un simio narrador desde la prehistoria cuando éramos cazadores y contábamos nuestras jornadas de caza. La poesía es el arte del lenguaje para evocar o provocar emociones y dar testimonio de sus valores. Porque sentimos lo que pensamos. Es un punto de vista y una forma particular de ver el mundo real o ideal y transmutarlo a los lectores como lo percibe el artista-poeta. Como escribiera Miguel Hernández: “somos viento del pueblo, que nacemos para pasar soplados hasta los poros del pueblo, que espera y necesita de nuestra poesía”, porque la poesía es una necesidad. Puesto que existen lectores, hombres y mujeres, deseosas de encontrar un poema que en cierta manera le evoque sentimientos, recuerdos, imágenes o experiencias, placer de lectura, que no encuentra en otros estilos literarios, sólo la poesía, como arte, más que literatura, es capaz de alcanzar ese éxtasis de la palabra, o del conjunto de ellas en los versos.
 No se puede definir qué es poesía, porque la poesía es inefable, inconmensurable, mutable o metamórfica; es decir, que si ahora encontramos una definición, mañana puede ser que nos sirva. Si de la poesía podemos extraer algunas gotas de su misterio, porque es una realidad profunda, y su sentido está más allá de lo expresado literalmente, pues siempre tiene una raíz interna, sentiremos en la carne la punta de la flecha que empuja sin cesar. Otras veces, leemos textos en forma de versos, que no son poemas, sino prosa recortada y presentada en porciones –versificada en tiras o columnas-.  La teoría en la poesía pura del abad Henri Bremond dice que podía expresarse por medio de prosa, y proponía quitaron pronombres, preposiciones, rimas y otros elementos gramaticales y ornamentales, para dejar  en su esqueleto puro, en un tratamiento de lifting. Hoy es día se va por el camino de la poesía total, del todo vale, pero son modas que con el tiempo pueden cambiar. 
    Mi poesía se estructura en tres fases o lunas esenciales y creativas: presentimiento, análisis y comunicación.  Luego se han de retorcer y afilar las palabras hasta convertirlas en arte del lenguaje y de la expresión escrita de códigos, en ese cuadro-poema que ha salido de una inspiración y se ha convertido en una obra que expuesta-editada puede no o no puede gustar al espectador-lector.
    La poesía es una de las 7 artes. Como arte que es, el poeta tiene “patente de corso” para componer poemas, y ha de hacer uso de las licencias que le da la Literatura y el necesario  lectores cómplices y consumidores de ella; pero con técnica, y sobre todo con SINCERIDAD, pues la falsedad en poesía se nota mucho, se culmine mediante la sensibilidad hacia un éxtasis verbal.
    Porque la poesía como arte que es, ha de provocar,  ha de estar en su tiempo, en los tiempos actuales, los contemporáneos, con nuestros problemas y circunstancias de hoy, como dijera Ortega y Gasset “El hombre y sus circunstancias”. El hoy de nuestras crisis, desamparos y sometimientos a la tiranía de la realidad y la rapidez en que vivimos: Internet, redes sociales, móviles, sms, “aifons”. LA POESÍA, ha de ser el reflejo, la denuncia de la actualidad, puede ser más o menos intimista, más o menos amorosa, mística, social, de guerra; pero sin duda como reflejo, espejo de la actualidad y los problemas y sentimientos del hombre.
   La poesía es el arte del lenguaje a través de los signos, ya pactados, que evocan asociaciones complejas o abstractas en la mente del lector, para que éste reviva en él, nuestros sentimientos, vivencias, imágenes, colores, cosas… Algunos teóricos analizan que la poesía no participa de la razón, no es razonable, no es lógica, se presenta a menudo con una acertijo, como una proposición a cuya estructura interna ha de llegar le lector, que además puede valerse de la opinión de un crítico literario que le haga ver y comprende el poema desde otra perspectiva.
    Por lo general, el concepto de Arte se asocia a Belleza, parece como si todo el Arte de la pintura, escultura, e incluso, de la poesía ha de ser bella o que suene bien. En el Arte Contemporáneo los artistas no buscamos que el objeto representado sea bello o agradable a la vista o al oído, sino, por el contrario, se buscan emociones: rechazo, mal gusto, arte povera o basura, otros elementos que provoquen indignación (porque el ciudadano está indignado en los tiempos que corren), porque en definitiva el arte contemporáneo, incluido la poesía han de ser testimonio y notario de los tiempos en que vive el poeta o el artista. Por que el concepto de Arte Contemporáneo es provocación intencionada. Porque el mundo real en que vivimos es una "mierda", por ello el artista ha de reflejar la "mierda" de la que está rodeado: guerras, crisis, desempleo, abusos de poder, corrupción... O sea, exponer mediante palabras el conjunto de sentimientos, vivencias, emociones que nos acongojan, o nos dan placer o por el contrario es un sentimiento efímero y fugaz.
    La poesía contemporánea y actual debe ser un elemento de comunicación, no de incomunicación, pero también de impresión y centrifugación o como escribió Ramón Sijé “flor fría en la madruga”. Por ello el hombre de hoy, el contemporáneo, posee una información audiovisual, Internet, una formación digital que antes no teníamos. Los problemas, los sentimientos y preocupaciones de hombres y mujeres contemporáneo son los mismos: el empleo, el dinero, el bienestar social, paro, el medio ambiente, el ocio, y el progreso, la justicia, la política y la democracia..., pero también lo eterno, lo divino y lo humano: mística de lo espiritual.  Por ello la poesía ha o debe estar de acuerdo al tiempo presente–usando todos los recursos a nuestro alcance- si queremos dejar constancia de nuestro paso por la vida en el tiempo que  hemos vivido.
                                                                         El autor (Ramón Palmeral)



                                                                Alicante, 29 de noviembre 2014

"Entre pensamientos". Muy bueno. Palomín



entre pensamientos.

   Me escondí en mis pensamientos, y desde el fondo de ellos, comencé a observar... ¿Qué observaba? No lo sé, solo era un paisaje borroso, pero en realidad ¿Qué importaba? si en el fondo, nunca llegaré a descubrir el misterio de tan extraño paisaje.
     Seguía dentro de mi mente, la verdad no podía salir, porque me había perdido entre pasajes extraños de mi vida. De pronto, tropiezo con un recuerdos, de aquellas tardes de primavera junto a ti, de esas que me hacía creer en nunca jamás, y en mi rostro se dibuja una sonrisa, pero con un toque de melancolía. En eso estaba, hasta que me empuja una imagen, recordándome el porqué ya no estás a mi lado.
   Seguía ahí y me doy cuenta que estoy en una ciudad extraña, en plena avenida principal y los habitantes son pequeñas réplicas de mi, cada una en una etapa diferente. Todo tan estructurado, todo funcionaba como un reloj, pero fue cosa de que se notara mi presencia, para que se armara el caos.
    Analizaba la ciudad, quise nombrarla, pero en realidad nunca he sido buena en nombres. En fin, alcé la vista y vi partes de mi que ni yo recodaba y en eso y una pequeña me dice: - ¿Me recuerdas?.- Intenté hacer memoria pero no...-No, perdóname- le dije- Entonces hazlo, sin pasado, no tienes presente- Y se esfumó. No sé quien sería esa pequeña, pero claramente no era yo, nunca fui así...
   Fue lindo estar rodeada de mi vida, miles de momentos que me gustarían repetir... ¿Será que tiempo pasado es mejor?... 



Elogio a la lluvia en Alicante, por Ramón Palmeral

Elogio a la lluvia en Alicante

Nace un domingo de sol amargo
 las calles y mi plaza relucen con la lluvia
las palmeras como árboles ultrajados
mojados al llanto de un río de cabellos mojados,
el pájaro se ocultó tras la luz de un relámpago
los frutos enmudecidos esperan
en las ramas su invierno
para tomar luz y voz, luego...

la lluvia nos muestra sus hilos húmedos de
dama desatada y cálida,
he regresado del churro y del té
del bar de la esquina con Madroñal,
y he vuelto a la plaza de la Viña, se me abre
en el momento en que la tierra bebe agua, y escupe reflejos...

la carne se hace verbo, cuerpo líquido de carne
y en una ausencia eterna de lo divino
me oculto bajo el paraguas de oro y luto
a la sombra de cuarto, al silencio
lleno de fantasmas y heridas cicatrizadas...

elogio a la lluvia de un domingo sin fuego del cielo
de sol en cuclillas oculto pero presente
y las nubes tejidas entre grises y blancos
se han quedado ordeñando su graciosa fantasía
de agua destilada y pura como el corazón de un niño.

Ramón Palmeral
Alicante, domingo 30 de noviembre de 2014