POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

lunes, 1 de diciembre de 2014

ESPADAS COMO GOTAS DE LLUVIA



(Plaza de la Viña, calle Prudencia de la Viña -Alicante)



                            La lluvia volvió a dejar sus espejos
en el asfalto negro –ceniciento de sufridos neumáticos-
de esta calle bajo mi ventana –balcón efímero-
no es mi calle, sino la posada errante
de un mosaico de gente móvil en mano

la lluvia volvió a posarse
-gota a gota- con el reflejo de los faroles
con un lenguaje silencioso
lento y conocido y candente.

                               Enlutado de deseos
camina –ella- sin chaqueta
apagada los colores de Mondrian
-cremas recatados- se puso una tarde clara
parecido a un amanecer claro

con la inefable armadura de la noche a pintar.
Se acercan a las 4 pm  en punto
y con una sorna desilusionante
los perros  -en cueros- en ceremonia
de fornicación –de llanto rezan oraciones-
profanas, evidentemente,
en la ribera del río –si lo tuviéramos.

                            La sombra de las sombras y
y las lágrimas de la sombras son invisibles,
sombra que existen con cintura de yudoca
talles metálicos de fuerza inaudita…

¿Qué fue del hilo negro
que cosí en tu  faja de seca cárdena
 -ilusionando verte las bragas-
y que yo mordí con mis dientes a dentelladas secas
recién tejido de marfil? Fue la lluvia quien te hirió, no yo.

                               Tejido de horas y día pasan los años
en bordado de bolillo de meses. Mi cuerpo avanza
hacia la putrefacción de la prometida ausencia

la esperanza de la lluvia metálica pasó
 - nunca de oro-
la paciencia espera de acero en la boca
de la noche -gruta imantada-
 A luz plomiza y ferruginosa espada
-zinc de lo sueños blandos-
borda los espejos que dejó la lluvia…
y siguen ahí fuera convertida en chacos amarillos
todavía del aluminio –ventana-, mojado

y la ciudad marítima sigue ahí fuera: Alicante,
defendiéndose del blandir de la espadas
como gotas de lluvia: Plaza de la Viña

Ramón Palmeral

Alicante, 1 de diciembre 2014