POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

viernes, 26 de mayo de 2017

Manuel Laespada Viscaíno ganador del premio “Ángel Crespo” de poesía 2017

Ganador del premio “Ángel Crespo” de poesía PDF Imprimir E-Mail
miércoles, 26 de abril de 2017
Manuel Laespada Vizcaíno gana el premio “Ángel Crespo” de poesía, y se homenajea a Nicolás del Hierro

      Manuel Laespada Vizcaíno, nació en 1958 en Albacete; cursó estudios de Geografía e Historia y es miembro del Grupo Literario Azuer de Manzanares y del Consejo de Redacción de la revista Calicanto. Laespada Vizcaíno ha sido galardonado con el premio de poesía nacional del XIII Certamen de Poesía "Ángel Crespo" que concede el Ayuntamiento de Alcolea de Calatrava y que está dotado con 1.000 euros en metálico. 
 
      Manuel Laespada Vizcaíno, cuenta con una amplia trayectoria lírica que está avalada por la publicación de libros como "Epitafios", Premio Guadalquivir de Úbeda; "Azogues de la llanura", Premio de Alcázar de San Juan; "El suspiro ahogado", Premio Ciudad Real; "Plenilunio descalzo", Premio Luis Feria de la Laguna o "Búsqueda rota", Premio Ciudad de Puertollano. Tambien ha ganado algún que otro premio como el VII Premio Internacional de Poesía Luis López Anglada de Burgohondo (Ávila) o el reciente XIII Certamen de Poesía "Ángel Crespo".

      El jurado acordó por unanimidad otorgar este premio, de acuerdo a las bases del Certamen y tras las deliberaciones oportunas, al poema titulado "Nubes Tristes”, que fue presentado al certamen por Laespada. El jurado estuvo compuesto por Pedro Antonio González Moreno, poeta; D. Francisco Caro, poeta; D. Ángel Caballero, alcalde de Alcolea de Calatrava; Dª Satur Roma Robles, concejala del Ayuntamiento de Alcolea de Calatrava; Dª Pilar Fernández Céspedes, profesora de Lengua y Literatura; y Gonzala Plaza Serrano, profesora de Geografía e Historia.

      A esta edición del Certamen se han presentado un total de noventa y siete poemas, llegados desde distintos puntos de España, lo que pone de manifiesto la importancia de este premio, uno de los más importantes que se convocan a nivel nacional por el prestigio de llevar el nombre del gran poeta Ángel Crespo y por su dotación económica.

      Ángel Caballero Serrano, fue el encargado de entregar en nombre del Ayuntamiento el mencionado premio nacional, y mencionó unas palabras de felicitación para el galardonado y destacó que este certamen valora al hombre culto y profundo que fue Ángel Crespo, un gran intelectual que estuvo especialmente vinculado a Alcolea de Calatrava.
Durante el acto se recordó la figura y la obra de Nicolás del Hierro, el poeta manchego recién fallecido y de larga relación con el premio de poesía Ángel Crespo, del que fue impulsor. Francisco Caro, amigo del poeta y paisano, señaló las características de su persona, la sencillez de su decisión autodidacta y su enorme voluntad poética, también su mirada de sueños y esperanza, su palabra clara, su gesto de hombre bueno, la brisa dirigida siempre a los humildes, a hacer del mundo un lugar habitable.

      Se leyeron tres poemas de su extensa obra, cuyo libro Nota quisiera ser de cuanto sueño, apareció apenas unos días antes de fallecer, y se anunció que el próximo día 6 de mayo se levantará en Piedrabuena, su pueblo natal, un poema en estela para su memoria.

     Manuel Laespada Vizcaino, por su parte, tras leer su poema y explicar los motivos que le llevaron a su composición, expresó su satisfacción por haber recibido un premio tan importante como es el “Ángel Crespo”.

    El acto de entrega del premio se celebró el domingo 23 de abril a las 13:15 horas en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Alcolea de Calatrava.
      El acto se aprovechó igualmente para leer algunos poemas de Miguel Hernandez por los alumnos y alumnas del Club de Lectura Infantil de la Universidad Popular, al igual que por los componentes del Club de Lectura de Adultos, ya que este año se cumple el 75 aniversario de la muerte de Miguel Hernadez. Asimismo, se realizó un reconocimiento a los lectores que durante el último año han hecho un mayor uso del servicio de préstamo de libros de la Biblioteca Municipal. 

jueves, 25 de mayo de 2017

Un poema de Nicolas Hierro en Piedrabuena (Ciudad Real). Colocación de una estela.

Descubren en Piedrabuena una estela que recordará al poeta Nicolás del Hierro

Descubren en Piedrabuena (Ciudad Real) una estela que recordará al poeta Nicolás del Hierro - EFE/Beldad
Descubren en Piedrabuena (Ciudad Real) una estela que recordará al poeta Nicolás del Hierro - EFE/Beldad
Una estela, colocada frente al paisaje que acunó y vio crecer a Nicolás del Hierro recordará a este poeta ciudadrealeño, fallecido el pasado mes de enero y uno de los más reconocidos del ámbito cultural castellano-manchego.
El Ayuntamiento de su pueblo natal, Piedrabuena (Ciudad Real), ha querido dejar testimonio con esta estela, que contiene un poema de su segundo libro, 'Al borde casi', de su quehacer poético, de sus sembradas palabras y la granada obra que deja tras de sí.
Decenas de amigos del poeta, junto a los familiares del escritor, han acudido al acto en el que se ha descubierto la estela, que ha quedado ubicada en el paraje natural de la Fuente Agria.
El alcalde de Piedrabuena, José Luis Cabezas, junto con la mujer del poeta, Ana Cano, y sus hijos Carlos y Nicolás, han sido los encargados de descubrir la estela donde quedará permanentemente escrito uno de sus poemas.
Con este reconocimiento, el Ayuntamiento de Piedrabuena ha querido poner en valor los más de 50 años que Nicolás del Hierro dedicó a la poesía, "su mágica pasión", según ha afirmado el amigo del poeta Félix Ortega, miembro de la Asociación Amigos de Piedrabuena.
Ortega ha asegurado durante el acto, en el que poetas, músicos y actores han leído sus poemas, que "de su esfuerzo y de su inspiración ha surgido una obra alta, amplia y generosa, impregnada de conciencia en llama".
Por su parte, la concejal de Cultura de Piedrabuena, Isabel Herrera, también ha tenido palabras de reconocimiento para Nicolás del Hierro, de quien dijo que "siempre se sintió poeta de su tierra, de su infancia y de su Piedrabuena, a las que siempre fue fiel".
El alcalde de Piedrabuena ha asegurado que este homenaje debía servir para recordar la trayectoria de un importante escritor, que destacó por "su generosidad y su amor por su pueblo y su gente" y que, en todos estos años, se ha convertido en un "extraordinario embajador de Piedrabuena".
Cabezas ha comentado también que Del Hierro fue un hombre de "pensamiento profundo y hondo", siempre preocupado por el futuro del mundo, algo que dejó muy presente en sus versos.
En el recuerdo de todos, ha agregado Cabezas,"deja su obra intensa y extensa, fructífera y brillante, que leerán y valorarán las futuras generaciones".
Por último, ha afirmado que, con la iniciativa de hoy, "los piedrabueneros, representados por su corporación, queremos contribuir a preservar en la memoria el recuerdo de Nicolás del Hierro".
Y ha agregado que, además de mantener el premio de poesía que lleva su nombre, el Ayuntamiento tiene la intención de que una de las calles del pueblo lleve su nombre.
Nicolás del Hierro (Piedrabuena, 1934-2017), afincado desde hace muchos años en Madrid, comenzó a publicar en el año 1962, cuando escribió su primer libro, 'Profecías de la guerra', y desde entonces no cesó nunca de escribir.
Con un largo currículum literario como poeta, narrador, conferenciante y crítico, sólo un mes antes de morir vio como se publicaba su último libro, 'Nota quisiera ser de cuanto sueño', editado por la editorial toledana Lastura ediciones, que no pudo llegar a presentar.

miércoles, 24 de mayo de 2017

Amanecer lento como la Justicia en España

(Cuando hice esta foto, me dije a mi mismo: Ramón aquí hay un poema, la cuestión es sacarlo)



Abro la ventana de mi cuarto
y entra una maravillosa luz,
una luz lenta como la justicia en España,
una maravillosa luz del amanecer,
es un nuevo día que nos trae
un nuevo mensaje de esperanza
y el fresco de una calle "amenguerada".

Una mujer con potente  manguera riega las calles
con coches, bajo la violeta jacaranda, es un mujer joven
embutida en su mono naranja de trabajadora,
de mujer trabajadora, fuerte y valiente,
los niños van a esta ahora matutina al colegio
y una furgoneta cargada de algo, espera
el chorro del agua blanca y helada
que sale de una manguera masculina.

En España, por falta de voluntad política
la justicia camina lenta como un carro
en la llanura Manchega, y si a mí me gusta
que los ejes suenen "para qué lo quiero engrasao"
como dice la canción, la canción del carretero
que manso y sin propiedades avanza
como una idea de voluntad.

Y es cierto, que se estrella con la realidad
del muro de los politractos enjaulados
en sus cámaras altas y bajas, enredados
en sus intereses, y a la sombra de los votos
que los elevaron a las alturas del bien y del mal
 
 Sobre ellos la pendular cuchilla de la Democracia
que vigila distante, pero que es efectiva como
una moneda de níquel en manos de un tratante,
de un carretero en la llanura manchega, castellana,
andaluza, valenciano o en los Pico de Europa,
camina escudriñando al verdad de lo que yo pienso.


Ramón Palmeral
Alicante, 25-05-2017
Autor del libro “De la creación poética”

lunes, 22 de mayo de 2017

Grupo poético Amarilis, de Espejo de Alicante en Villanueva de los Infantes mayo 2017

“Los pasados días 19, 20 y 21 de mayo, tuvimos la oportunidad de visitar la preciosa Villa, con motivo de la invitación del Ayuntamiento de Villanueva de los Infantes a nuestro Grupo Poético AMARILIS (encuentro propiciado por nuestro Vocal de Artes Plásticas, y miembro de Amarilis, Fermín Serrano).
El poético acto que se celebró a las 9 de la tarde del sábado, fue un recital conjunto de recitadores de la Orden Literaria Francisco de Quevedo (que intervino en primer lugar) y de los componentes de nuestro Grupo Poético AMARILIS, que, adornados con fondo musical de Chopin y proyección de diapositivas evocando los versos de Miguel Hernández, recitaron llenos de sensibilidad y exquisito trato del verso, haciendo las delicias del público que llenaba totalmente el excelente marco del columnado y barroco patio de LA ALHÓNDIGA.
Momentos después, entre felicitaciones a nuestro Grupo de los asistentes y comentarios de la exquisitez del acto, dimos cuenta de un vino de honor bajo los soportales del recinto.
El fin de semana, cuyo centro fue el recital, se fue “coloreando” con el programa que, de la mano de Leonor y Fermín, pudimos disfrutar con la visita “Quevediana” a La Torre de Juan Abad (señorío que fue de Quevedo) y su museo “Francisco de Quevedo”.
También nos facilitaron el paso por lugares de encanto de su Villanueva de los Infantes, sus plazas, casas blasonadas, iglesias, etc. Disfrutamos, igualmente, de buena y selecta comida. En resumen, un fin de semana cultural y completo”. Informa: José Antonio Asensio, director de Amarilis y vocal de Artes literarias de Espejo de Alicante.

sábado, 20 de mayo de 2017

Jorge Ariel Madrazo, poeta argentino

Jorge Ariel Madrazo selecciona poemas de su “Alma que has de vivir” para acompañar esta entrevista:


TRAJEADOS, LOS AMIGOS

Anoche visité amigos muertos:
descansan (quién diría)
todo su no-tiempo
en jardines cuyos ramos cobijan poemas y
citrus de ignota acidez.

Estaban trajeados y alegres, tanto que me hallé
confesando: —No hubiera jamás creído
Edgar, Francisco, Antonio,
jamás pensé
Gianni, Joaquín, Enrique, Alberto,
Horacio, Celia,
hallarlos tan contentos
como si fuese un suspirito vuestro
transcurrir.

Conversamos sobre bares y dragones, y
amores frutecidos en remotos hoteles y
parques con nudillos de niebla. Mateando,
sonreídos, me despidieron con un fulgor
que no olvidaré.

Se escondía en sus miradas el color de una
verdad. Y había en sus labios
una revelación.

(A Edgar Bayley, Francisco Madariaga, Antonio Aliberti,
Gianni Siccardi, Joaquín Giannuzzi, Enrique Puccia,
Enrique Molina, Alberto Vanasco, Horacio Castillo, Celia Gourinski)

*

ESPÍA DE SÍ

Aquella lumbre por lienzos opacada,
de un evanescente resplandor rubí
—por favor, compréndanlo, les hablo
no de alegre ventana, y sí de otra
enfrentada a mi espionaje vergonzante,
donde ya mismo tal vez algún enfermo
sin un átomo de fuerzas, ejecute
la agonía que ni alcanzó a ensayar—

en esa roja luminaria o dormitorio
tan irreal como el apenumbrado
declinar de alguna turbia frente

¿no seré yo acaso el desolado huésped
que allí muere y la agüita se escapa de sus
ojos en tanto aquí, no lejos, con lógico estupor,
desde mi balcón yo lo espío y me espío
y me aferro a mi silla con pálidos nudillos
y me siento tan sano en esta blanca noche?


*

EL CUERVO. 1845, Edgar Allan Poe. The Raven. Crow

Edgar Allan Poe
(Boston, 1809 - Baltimore, 1849)


el cuervo

Una vez, al filo de una lúgubre media noche,
mientras débil y cansado, en tristes reflexiones embebido,
inclinado sobre un viejo y raro libro de olvidada ciencia,
cabeceando, casi dormido,
oyóse de súbito un leve golpe,
como si suavemente tocaran,
tocaran a la puerta de mi cuarto.
“Es —dije musitando— un visitante
tocando quedo a la puerta de mi cuarto.
Eso es todo, y nada más.”

¡Ah! aquel lúcido recuerdo
de un gélido diciembre;
espectros de brasas moribundas
reflejadas en el suelo;
angustia del deseo del nuevo día;
en vano encareciendo a mis libros
dieran tregua a mi dolor.
Dolor por la pérdida de Leonora, la única,
virgen radiante, Leonora por los ángeles llamada.
Aquí ya sin nombre, para siempre.

Y el crujir triste, vago, escalofriante
de la seda de las cortinas rojas
llenábame de fantásticos terrores
jamás antes sentidos.  Y ahora aquí, en pie,
acallando el latido de mi corazón,
vuelvo a repetir:
“Es un visitante a la puerta de mi cuarto
queriendo entrar. Algún visitante
que a deshora a mi cuarto quiere entrar.
Eso es todo, y nada más.”

Ahora, mi ánimo cobraba bríos,
y ya sin titubeos:
“Señor —dije— o señora, en verdad vuestro perdón
imploro,
mas el caso es que, adormilado
cuando vinisteis a tocar quedamente,
tan quedo vinisteis a llamar,
a llamar a la puerta de mi cuarto,
que apenas pude creer que os oía.”
Y entonces abrí de par en par la puerta:
Oscuridad, y nada más.

Escrutando hondo en aquella negrura
permanecí largo rato, atónito, temeroso,
dudando, soñando sueños que ningún mortal
se haya atrevido jamás a soñar.
Mas en el silencio insondable la quietud callaba,
y la única palabra ahí proferida
era el balbuceo de un nombre: “¿Leonora?”
Lo pronuncié en un susurro, y el eco
lo devolvió en un murmullo: “¡Leonora!”
Apenas esto fue, y nada más.

Vuelto a mi cuarto, mi alma toda,
toda mi alma abrasándose dentro de mí,
no tardé en oír de nuevo tocar con mayor fuerza.
“Ciertamente —me dije—, ciertamente
algo sucede en la reja de mi ventana.
Dejad, pues, que vea lo que sucede allí,
y así penetrar pueda en el misterio.
Dejad que a mi corazón llegue un momento el silencio,
y así penetrar pueda en el misterio.”
¡Es el viento, y nada más!

De un golpe abrí la puerta,
y con suave batir de alas, entró
un majestuoso cuervo
de los santos días idos.
Sin asomos de reverencia,
ni un instante quedo;
y con aires de gran señor o de gran dama
fue a posarse en el busto de Palas,
sobre el dintel de mi puerta.
Posado, inmóvil, y nada más.

Entonces, este pájaro de ébano
cambió mis tristes fantasías en una sonrisa
con el grave y severo decoro
del aspecto de que se revestía.
“Aun con tu cresta cercenada y mocha —le dije—,
no serás un cobarde,
hórrido cuervo vetusto y amenazador.
Evadido de la ribera nocturna.
¡Dime cuál es tu nombre en la ribera de la Noche Plutónica!”
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”

Cuánto me asombró que pájaro tan desgarbado
pudiera hablar tan claramente;
aunque poco significaba su respuesta.
Poco pertinente era. Pues no podemos
sino concordar en que ningún ser humano
ha sido antes bendecido con la visión de un pájaro
posado sobre el dintel de su puerta,
pájaro o bestia, posado en el busto esculpido
de Palas en el dintel de su puerta
con semejante nombre: “Nunca más.”

Mas el Cuervo, posado solitario en el sereno busto.
las palabras pronunció, como virtiendo
su alma sólo en esas palabras.
Nada más dijo entonces;
no movió ni una pluma.
Y entonces yo me dije, apenas murmurando:
“Otros amigos se han ido antes;
mañana él también me dejará,
como me abandonaron mis esperanzas.”
Y entonces dijo el pájaro: “Nunca más.”

Sobrecogido al romper el silencio
tan idóneas palabras,
“sin duda —pensé—, sin duda lo que dice
es todo lo que sabe, su solo repertorio, aprendido
de un amo infortunado a quien desastre impío
persiguió, acosó sin dar tregua
hasta que su cantinela sólo tuvo un sentido,
hasta que las endechas de su esperanza
llevaron sólo esa carga melancólica
de ‘Nunca, nunca más’.”

Mas el Cuervo arrancó todavía
de mis tristes fantasías una sonrisa;
acerqué un mullido asiento
frente al pájaro, el busto y la puerta;
y entonces, hundiéndome en el terciopelo,
empecé a enlazar una fantasía con otra,
pensando en lo que este ominoso pájaro de antaño,
lo que este torvo, desgarbado, hórrido,
flaco y ominoso pájaro de antaño
quería decir granzando: “Nunca más.”

En esto cavilaba, sentado, sin pronunciar palabra,
frente al ave cuyos ojos, como-tizones encendidos,
quemaban hasta el fondo de mi pecho.
Esto y más, sentado, adivinaba,
con la cabeza reclinada
en el aterciopelado forro del cojín
acariciado por la luz de la lámpara;
en el forro de terciopelo violeta
acariciado por la luz de la lámpara
¡que ella no oprimiría, ¡ay!, nunca más!

Entonces me pareció que el aire
se tornaba más denso, perfumado
por invisible incensario mecido por serafines
cuyas pisadas tintineaban en el piso alfombrado.
“¡Miserable —dije—, tu Dios te ha concedido,
por estos ángeles te ha otorgado una tregua,
tregua de nepente de tus recuerdos de Leonora!
¡Apura, oh, apura este dulce nepente
y olvida a tu ausente Leonora!”
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”

“¡Profeta!” —exclamé—, ¡cosa diabolica!
¡Profeta, sí, seas pájaro o demonio
enviado por el Tentador, o arrojado
por la tempestad a este refugio desolado e impávido,
a esta desértica tierra encantada,
a este hogar hechizado por el horror!
Profeta, dime, en verdad te lo imploro,
¿hay, dime, hay bálsamo en Galaad?
¡Dime, dime, te imploro!”
Y el cuervo dijo: “Nunca más.”

“¡Profeta! —exclamé—, ¡cosa diabólica!
¡Profeta, sí, seas pájaro o demonio!
¡Por ese cielo que se curva sobre nuestras cabezas,
ese Dios que adoramos tú y yo,
dile a esta alma abrumada de penas si en el remoto Edén
tendrá en sus brazos a una santa doncella
llamada por los ángeles Leonora,
tendrá en sus brazos a una rara y radiante virgen
llamada por los ángeles Leonora!”
Y el cuervo dijo: “Nunca más.”

“¡Sea esa palabra nuestra señal de partida
pájaro o espíritu maligno! —le grité presuntuoso.
¡Vuelve a la tempestad, a la ribera de la Noche Plutónica.
No dejes pluma negra alguna, prenda de la mentira
que profirió tu espíritu!
Deja mi soledad intacta.
Abandona el busto del dintel de mi puerta.
Aparta tu pico de mi corazón
y tu figura del dintel de mi puerta.
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”

Y el Cuervo nunca emprendió el vuelo.
Aún sigue posado, aún sigue posado
en el pálido busto de Palas.
en el dintel de la puerta de mi cuarto.
Y sus ojos tienen la apariencia
de los de un demonio que está soñando.
Y la luz de la lámpara que sobre él se derrama
tiende en el suelo su sombra. Y mi alma,
del fondo de esa sombra que flota sobre el suelo,
no podrá liberarse. ¡Nunca más!

Libros de Ramón Fernández Palemeral sobre el universal poeta Miguel Hernández. En Amazon y Lulu

   Página fotografiada del portal Miguel Hernánde Virtual de la Fundanción de Orihuela.


http://www.miguelhernandezvirtual.es/new/index.php?option=com_content&view=article&id=2407:obra-hernandiana-de-ramon-fernandez-palmeral&catid=1:noticias&Itemid=56

Nuestro colaborador y hernandiano Ramón Fernández Palmeral es autor de los siguientes libros de temas hernandianos publicados en Amazon y LULU: Experto hernandiano.








9.-Carlos Fenoll, trayectoria vital y poética (Ayuntamiento de Orihuela)

10. 151 ilustraciones sobre Miguel Hernández (Un ejemplar en la Fundación)

jueves, 18 de mayo de 2017

Ahora "Lágrimas ebrias de melancolía" en e-book, ebook, del poeta Ramón Palmeral



 Ramón Palmeral es un reconocido poeta de Ciudad Real.

Libro de poesúa: Lágrimas ebrias de melancolía" del poeta  Ramón  Palmeral (que tambien es pintor de palabras), ahoa en ebook, pdf, LULU/Francia
PINCHAR AQUÍ:
http://www.lulu.com/shop/ramon-fernandez-palmeral/l%C3%A1grimas-ebrias-de-melancol%C3%ADa/ebook/product-23187781.html

miércoles, 17 de mayo de 2017

Festival da Cançao Francesa.




Boa tarde,

A Aliança Francesa Goiânia, em parceria com o ITEGO Basileu França Veiga Vale, está organizando a fase local do Festival da Canção Francesa. O Festival da Canção Francesa consiste-se numa competição de canto em língua francesa, a nível nacional, com 3 fases, uma local (em Goiânia), uma regional (em Brasília) e uma nacional (em Porto Alegre) e entre as premiações estão viagens para Paris.

Para participar do festival, os candidatos devem fazer sua inscrição no site ou na sede da Aliança Francesa, e devem enviar um documento digital com a canção escolhida pelo candidato. Os cantores selecionados se apresentarão no dia 24 de Junho, no evento da Festa da Música que ocorrerá na Vila Cultural Cora Coralina. Para ajudar os candidatos que não dominam a língua francesa mas que queiram participar a AF oferecerá aulas de pronuncia gratuitamente. Os selecionados para as fases seguintes terão seus custos com passagem e alojamento pagos pela Aliança Francesa.

Venho até você nesse e-mail a fim de divulgar o evento à todos os interessados. Para mais informações confira o edital ou me contate.

Aguardo sua resposta,


GESTÃO CULTURAL E COMUNICAÇÃO

Sébastien DAHYOT
Aliança Francesa de Goiânia
Tel.: +55 62 3215-5735
comunicacao@afgoiania.com.br
www.afgoiania.com.br
Rua 145, n°422 - Setor Marista
CEP:74170-080 Goiânia-GO
 
 www.facebook.com/afgoiania