POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

viernes, 10 de agosto de 2018

Novela corta. "Al Este del Cabo de Gata", por Ramón Palmeral


Venta en LULU de la novela AL ESTE DEL CABO DE GATA
VENTA
COMPRAR
 Autor Ramón Fernández Palmeral
Autor de cicno novelas

Novela romámtica con intriga.  de costumbres de la Isleta del Moro y su entorno (Almería). Una novela inédita, empecé a escribirla en 2005 y publicada en 2018, ambientada en 1981, y todavía está en el cajón de los olvidos).

Maravillosa novela de la historia de un hombre (hijo de españoles) que abandona su trabajo de agente de bolsa en Londres, para vivir en el paraíso de Isleta del Moro Arráez en el Cabo de Gata (barriada de Níjar de pescadores), en una casa de alquiler. Pero no sabe que los paraísos esisten en nuestro interior. Su vida se le complica por unos amores imposibles con una oriunda de la Isleta (Isabel abandona y con un hijo) y su familia almeriense (de lo mas cerrado) y acabará en la cárcel del Acebuche.
Viví entre San José y Aguadulce unos ocho años, por eso el habla y el ambiente de los personajes es un fideligno a la realidad, y las costumbres de este aldea de pescadores.
Cerca de la Isleta está Rodalquilar, Las Negras, y el Cortijo del Fraile, donde se comentió un asesinato y dio origen a "Bodas de sangre" de Federico García Lorca.



Comprar aquí:
http://www.lulu.com/shop/ramon-fernandez-palmeral/al-este-del-cabo-de-gata/ebook/product-23752374.html

Amigos del Parque natural de Cabo de Gata







Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto



Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores


  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 


Síguenos en

Sitemap
Aviso legal
Política de cookies
Política de privacidad
Webdesign: espacioazul.net
 
 
 
 






Se comenta en Facebook de Amigos del Parque


Ya somos más de 1700 personas a las que nos gusta la página de facebook de Amigos del Parque.
> página de Facebook Amigos del Parque
En los últimos meses han sido muchos los temas comentados en nuestra página, que cada vez tiene mayor actividad y dinamismo. Recogemos a continuación los más relevantes:
Apertura de un camino hacia Cala San Pedro
Tras las denuncias realizadas por esta Asociación sobre la apertura de un camino y ejecución de una explanada en las proximidades de Cala San Pedro, los internautas opinan que tenemos que conservar lugares como la Cala San Pedro, pero en buenas condiciones, porque la política no ha de favorecer el tráfico sino que se proteja el lugar de todas las agresiones que sufre. También opinan que la llegada del coche es la muerte del encanto, la limpieza y el turismo del Cabo de Gata. Hay quién manifiesta su disconformidad con la apertura del camino y sugiere que la gente vaya andando como se ha hecho siempre.
Otros internautas se lamentan de que cada año se cargan un trocito de Cabo de Gata, que perderemos este paraíso y en breve tendremos un “hotelazo” en San Pedro.
Suciedad en las playas tras la noche de San Juan
Tras la nota de prensa de Ecologistas en Acción sobre el estado en que quedó la Playa del Arco de Los Escullos tras la noche de San Juan, las opiniones se suceden en el sentido de que además de la falta de civismo y responsabilidad generalizada con las basuras, las instituciones deberían tener un plan de limpieza para playas no urbanas. Hay quien opina que por ejemplo a San José va mucha gente que en su tierra o en su casa tienen educación y el civismo correctos, pero cuando se van de vacaciones van a liberarse hasta de eso.
Una persona que pasó la noche en la playa nos cuenta su testimonio y comenta que: “después de limpiar nuestra pequeña hoguerica familiar, ir al día siguiente con pala y rastrillo para que quedara impoluta, el rincón que disfrutamos en la playa de San José quedó pulcro. Al poco tiempo estaba infectado de cartones de pizza, colillas y latas”, propone más educación y cumplimiento de las leyes con multas a los que ensucian.
Regulación de acceso a playas de San José
Sobre la regulación que este verano se ha hecho para acceder a las playas de San José, un cibernauta opina que la regulación de este año es lo mismo que antes, pero sacándonos la pasta, porque en un coche que vayan cuatro o más personas no creo que la gente opte por coger el autobús, y añade que el político de turno se ha quedado descansando con esta medida. Esta visitante del Parque cuenta que lleva 29 años viniendo a Cabo de Gata y en especial las playas de Genoveses y Mónsul y no le gusta lo que está viendo. Augura que como no hagamos algo y pronto en estas playas ya no tendremos que preocuparnos con pagar o pasar en coche, en moto o andando, porque lo que tendremos será un estercolero.
Una usuaria de la playa de Genoveses cuenta que va a ella todos los días en bici y le parece genial que cobren 4 euros por coche, pero que no solo no se recogen las basuras dos veces al día sino que han quitado contenedores, ahora sólo hay uno de tres que había antes en la zona de paso de servidumbre, manifiesta haber visto bolsas de basura colgando de las ramas de los árboles y todo tirado en el suelo.
Una internauta muestra su indignación sobre las basuras y se pregunta que ”si los visitantes se quejan tanto, entonces ¿quién demonios tira la basura?, ¿tanto trabajo cuesta llevarte lo que has traído?, cero contenedores. El que entre en el Parque Natural que actúe cívicamente, si no multazo. Si quieren tirar basura agusto (sic) que se vayan a Marbella, a Marina D’or o a Benidorm”
Un habitual de nuestra página de facebook opina que “cuando pasan los coches se deteriora el entorno, pero si pagan el aparcamiento, ya no se deteriora el entorno con el paso de los mismos coches” y se pregunta si “¿es este el concepto de protección que tiene el Hínclito Antonio Jesús?”
Un oriundo del Parque opina que debe cerrarse totalmente el camino de Mónsul y preservar el Parque con viajeros de naturaleza, fiesta, naturismo y vida sencilla, porque el Parque no es un negocio, es vida, cultura y no tiene precio. ¡Hay que luchar!, añade.
Área de oportunidad turística valle del Hornillo-el Nazareno
Tras la publicación en el pasado número de El Eco del Parque sobre la intención de construir una gran urbanización a las puertas del Parque, las opiniones al respecto han sido variadas. Hay a quién le parece una barbaridad y que no ganamos para disgustos, que será otro proyecto ruinoso para todos, para el parque y para los promotores del desaguisado.
Un internauta considera que es un cúmulo de despropósitos, ya que muchos hemos venido a vivir aquí por el amor a la naturaleza, a la paz y la tranquilidad, y porque es uno de los pocos lugares del territorio que aún conserva el encanto de la no especulación urbanística, pero disfrutemos de lo que podamos porque esto se acaba si no hacemos algo pronto y bien.
Al respecto de esta opinión, otro cibernauta considera que si el proyecto redujera la ocupación en las poblaciones actuales, podría pensarse que aumentaría la tranquilidad en ellas y, por tanto, beneficiaría a quienes las habitamos buscando tranquilidad. Pero claro, si toda esa gente se deja caer por ellas para beber o meter ruido, pues sería a peor. En fin, si esa zona está fuera del Parque, podría poner allí los “cortijos musicales” y demás tugurios.
Peaje para acceder en coche a Cala San Pedro
Tras la acción del propietario de Cala San Pedro de poner un puesto de control en el camino de acceso a las proximidades de esta cala y cobrar 7 euros para acceder con coche, los cibernautas en general muestran su asombro e indignación, manifestando que todo lo que contribuya a facilitar la masificación de visitantes en estos bellos parajes litorales es un despropósito. El parque natural debe disfrutarse a pie o en bici, y con el mínimo de ropa.
Una cibernauta propone que se podría pedir factura de los 7 euros y como no la iban a dar, pedir una hoja de reclamaciones y al no tener libro, tendría que venir la policía a cerrarle el chiringuito.
Sobre este asunto un usuario de nuestra página manifiesta que “esta es parte de la fauna que asola nuestro parque…. Atacan a su medio hasta provocar su destrucción como ya hemos visto en muchas ocasiones”. “No me lo puedo creer, la verdad es que somos unos auténticos depredadores, no respetamos nada”, se lamenta otra internauta.
Tras anunciarse la sanción por parte de la Delegación de Medio Ambiente al propietario de la actuación, los usuarios de facebook opinan que lo importante es que se tomen cartas en el asunto y también haya gente como nosotros que, de una forma u otra, nos vayamos informando de lo que pasa y ayudemos a denunciarlo, lo que no se puede permitir es que estas calas terminen destrozadas, ni mucho menos dañadas. Otro usuario manifiesta: “Siempre pasa igual. Se hace todo a toro pasado, el daño está hecho, ¿dónde estaban los políticos y autoridades en su momento? Untados, ¡como siempre!, ¿les quitará el sueño, tendrán algún impedimento para seguir haciendo lo mismo? Lo dudo. ¡Esto es un miniAlgarrobicazo! (sic)”. Añade otro cibernauta: “lo que yo decía. Lo importante es la pasta. El Parque es una mera mercancía.”
Aparcamientos de pago en Playa de Los Muertos
Tras las actuaciones del Ayuntamiento de Carboneras para ampliar el aparcamiento en la Playa de los Muertos y cobrar 3 euros por aparcar y la consecuente apertura de expediente sancionador por parte de la Delegación de Medio Ambiente, un usuario de facebook se lamenta al reafirmarse de su dicho que esta es la tierra sin ley y añade: “¿Será porque se han rodado muchas películas del oeste? ¿Alguien hace algo legal en este sitio? Haría falta una persona que se dedique a ir viendo ilegalidades, incluso incongruencias, aunque sean legales, e ir denunciándolas donde proceda para mejora de este sitio tan maravilloso que está llamado a dejar de serlo por la especulación y el desbarajuste de tanto oportunista que quiere sacar dinero de todo.” Otro cibernauta se lamenta de la cantidad de basura que hay a la entrada de la playa de Los Muertos y de lo poco cívica que es la gente.
Hay quien propone habilitar dos grandes zonas de aparcamientos en Carboneras y con un servicio regular de bus llevar a los usuarios hasta la zona de aparcamientos de ahora por un módico precio que incluyera en el ticket de aparcamiento el transporte del bus de ida y vuelta.
Otro cibernauta comenta: “Esto es una vergüenza, menuda imagen. Habilitar un aparcamiento en condiciones no es malo, y cobrar por ello tampoco es un crimen. Ahora bien, con seguridad!! No puede permitirse que a decenas de coches les rompan las lunetas para robarles, y eso lo he visto con mis propios ojos”. A lo que otro añade: “O sea ¿Qué además de ser ilegal no está vigilado? ¿y por eso cobran 4 euros? Aquí el que no corre vuela.”
Sobre la basura que se acumula en la playa, un cibernauta comenta que esto es lo que trae consigo el aparcamiento del Ayuntamiento de Carboneras y sugiere “a ver si el ayuntamiento en lugar de pensar en recaudar con el aparcamiento, también piensa en dejar la playa como estaba, que poca educación tenemos los españoles, dejar un paraíso así.”
Cortijo del Fraile
Tras los recientes derrumbes del Cortijo del Fraile, un usuario de facebook se pregunta: “¿Y cuántas maravillas más de la arquitectura autóctona del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar se están derrumbando o se han derrumbado ya? Duele en el alma cuando pasas por esas maravillosas carreteras secundarias y ves lo que queda año tras año… ¿es que no se podría hacer más?”. Un habitual de nuestra página añade que la arquitectura vernácula es una de las cosas que están abandonadas, con lo importante que es y se pregunta si la normativa del Parque no la protege.
Un cibernauta opina que como el cortijo está tan deteriorado, el valor material es escaso por lo que lo mejor es la expropiación, y añade que la permuta que se insinúa es un chollo para esa empresa a la que ya se le consintió roturar una gran extensión de terreno para cultivos intensivos que no se debería haber permitido. Opina además que es la desidia de las administraciones en el Parque que están dejando tantos años que este patrimonio único desaparezca, como ocurre con la Torre de los Alumbres, el castillo de San Pedro…
Hotel del Algarrobico
Tras la acción de Greenpeace en el hotel para pedir su demolición, los usuarios de nuestra página apoyan la iniciativa de la demolición para “que esto sirva de escarmiento para todos los que solo piensan en destrozarlo todo y ganar, ganar y ganar… que dan asco”.
Sobre la acción de ocupación del hotel realizada por Greenpeace un cibernauta opina que es curioso que se denuncie una ilegalidad cometiendo otra ilegalidad como es introducirse en una propiedad privada, y añade: “el fin justifica los medios”. A esto responde otro cibernauta diciendo que resulta que la zona donde se han instalado los activistas pertenece al área de servidumbre marítimo terrestre, zona que ha ocupado el hotel ilegítimamente, por lo tanto lo de propiedad privada es discutible.
Sobre la posición de abrir el hotel del PSOE de Carboneras, una usuaria de facebook opina que esas declaraciones son vergonzosas y opina que al edificar se cargan lo poco que queda y a este paso seremos muchos los que ya no volveremos a esa zona.
Sobre el asunto de la tan pedida demolición del hotel, un internauta opina que: “Pues como la licencia municipal del anterior equipo de gobierno (del PSOE por cierto) se declaró ilegal, debería ser aquél equipo de gobierno y la propietaria del hotel (Azata) los que corriesen con los gastos del derribo, y no las administraciones (es decir, todos los ciudadanos con nuestros impuestos); aunque también tiene responsabilidad la Junta de Andalucía que manipuló para hacer inefectiva la propia ley de costas que impedía el hotel. En definitiva un claro ejemplo de cómo los grandes empresarios mandan y las administraciones públicas obedecen.”
Amigos del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar
> página de Facebook Amigos del Parque

sábado, 4 de agosto de 2018

Tiempo, envíos y Correos. Evocando a Gabriel Miró en Polop de la Marina



Tiempo, envío, Correos: Evocando a Gabriel Miró en Polop


 Por Ramón Fernández Palmeral

 
Algunos estudios fisiológicos  se han empeñado en decir que Sigüenza no es Miró, por una parte tienen razón porque lo que escribe Miró sobre Sigüenza es imaginería lírica, y nada es verdad, no es biográfico, es como en las novelas, todo es inventado o ficción dramatizada. Escritos recordados, experiencias pasadas, que como Miró no tomaba notas a pie de obra, le salía todo poético. Las experiencias recordadas son siempre producto de otra realidad, como afirma Antonio Muñoz Molina. En este tema es interesante recordar también  los estudios de M. Carmen Díaz Bautista, Narración y comentario en Años y leguas, que fuera doctora en Filología Hispánica y catedrática de la Universidad de Murcia. Sí  Murcia, una de las universidades más  prestigiosas en Literatura castellana.
    Hay momentos en los que Miró se cree Sigüenza o piensa como él (los personajes de novelas tiene capacidad para pensar por sí solos). En un carta dirigida a su amigo Enrique Puigcerver de fecha 9 de agosto de 1921 (carta mecanografiada) en Masía del Molino, Benimantell (Alicante, 12 kilómetros al norte de Polop) cuando se despide de su amigo, y escribe los nombres de Oscar (Esplá) Bernácer (Germán) y Sigüenza. Este es el testimonio inequívoco de que, Miró usaba a Sigüenza para despedirse y tenía como moderno avatar de sus aventuras literarias de ficción  desde su novela  Del vivir de 1904, donde el joven Sigüenza iba montado es asno, jumento, o burro al pueblo alicantino de Parcent en el valle del Río Gorgos, el antiguo pueblo de los leprosos en el Sanatorio de Fontilles. Que hoy es un bellísimo pueblo. En Años y leguas, aparece en «La Llegada» (primer capítulo) el tal personaje Sigüenza montado en un jumento, recordando que había estado allí veinte años atrás. Los mironianos, se no  viene a la cabeza su novela Del vivir. Y no cuando Miró se fue a vivir a Barcelona.
   La cuestión es que ensimismado en mis pensamientos sonó el timbre de aviso y ya me tocaba a mí con  mis paquetes a la espalda, mostrador  número cuatro.  Los tres mes costaron 9.50 €.
                                                ***
    Al salir a la calle Asturias de la oficina de Correos eran las 10.05 horas, es decir que había tardado una hora completa entre llegar, esperar, enviar el paquete  y salir: tiempos muertos. Si no hubiera sido yo un jubilado, cuyo todo su tiempo, está pagado con mi  pensión, en otro caso, una persona asalariada hubiera cobrado le hubiera costado a este país, una hora de trabajo que está en 20 euros hora para un jornalero impuestos incluidos, es decir, que yo consumí una horas, que más los 9.50 de gastos de envío, supone,  o sea, 29.50 €.

    Esto es un ejemplo de tiempo que se pierde en las esperar enviado paquetes y que las empresas no tienen en cuenta los tiempos muertos; pero en mi caso valió la pena. Y pensé que Miró  en 1921 y en veranos sucesivos, hacía 8 kilómetros ida y vuelta desde su casa alquilada veraniega de Las Fons en Polop a Callosa por un camino o senda de arrieros (no por la carretera de hoy en día). Es decir que Miró para recoger el importe de algunos giros postales se pasaba más de mediodía de viaje, madrugando, seguramente más que yo, y yo, hoy me quejo por perder una hora. Los tiempos han mejorado, sin duda alguna.
     A pesar de todo, no he perdido una hora, porque  los destinatarios de mis paquetes recibirán una alegría por recibir mi novela Al este del Cabo de Gata. Pero además  he recuperado una hora de estudio recordando un tema para insertar en la preparación de mi ensayo sobre Miró y Años y Leguas que estoy preparando para el 140º aniversario del nacimiento del auto de El obispo leproso, que además haré ilustrado, por supuesto.
     A mí me gusta escribir a pie de obra, que es como hacían los pintores impresionistas, pintar del natural, porque escribir a distancias en el tiempo como hizo Miró en su libro de Años y leguas, da como resultado que en el capricho de la memoria, haga de las suyas: cometer errores. A mí particularmente no me gusta leer novelas porque sé que son mentiras, en cambio prefiero las biografías, los epistolarios y los libros testimoniales, como la obra del hispanista británico Gerald Brenan en Yegen (Las Alpujarras), que escribió Al sur de Granada. Por eso a  mí, el libro de Miró no me interesa, porque está compuesto de un 10% de testimonio y uno 90% de lirismo poético más imaginación, que es alimento, para aquellos lectores que le gusta leer poesía, pero a mí no me gusta perder el tiempo en entelequias imaginadas de otros.
     Miró no escribió el libro de Años y leguas, a pie de obra en Polop, sino dos o tres años después en su casa de Madrid situada en el barrio de Argüelles, en calle Rodríguez san Pedro, 46, 1º derecha, que escribía y enviaba a los periódicos, entre ellos a la La Nación de Buenos Aires y El Sol de Madrid, donde le debían pagar por sus trabajos. Años después cuando Biblioteca Nueva le propone reunir sus Obras Completas, es cuando decide publicar los artículos ya publicados y algunos más inéditos para componer su libro alicantino Años y leguas (1928), que no es más que una recopilación de los artículos o capítulos (17 en total), pero repito, su idea primera no era escribir un libro, sino un bucólico libros del ya famoso persona de Sigüenza. Por ello el libro de Años y Leguas, no tiene otra definición posible que libro u obra, no se escribió como gozo propio, sino como un producto mercantil folletinesco para la venta en periódicos, y no hay más. Porque cuando los filólogos tratan de estudiar este libro argumentando y haciéndonos creer lo contrario de lo que es, un libro lírico nada más, cercano a un poemario, justificando lo injustificables, son ganas de perder tiempo.
    Quien pretenda y desee saber sobre la vida real y cotidiana de  Miró y su familia en Polop debe leer el libro de Joaquin Fuster Gabriel Miró en Polop, Alicante, Caja de Ahorros del Mediterráneo-Instituto de Cultura «Juan Gil-Albert», 1996: el Epistolario, en la edición de los profesores Ian R. Macdonald y Frederic Barcerá publicados en 2009,  (libro del que yo tengo un ejemplar), o las biografías que escribieran Vicente Ramos, o del músico Oscar Esplá, en su conferencia Evocando a Gabriel Miró (dada en el casino de Alicante en 1961). Lo que hizo Miró en Polop fue escribir cartas a sus amigos y familiares, peón de campo y excursiones con Óscar Esplá, Germán Bernácer, su cuñado Enrique Falcó y con el médico José Amador Asín.
    Posterior a la publicación de Años y leguas en 1928, se hizo otra edición en 1949 con un seudo-prólogo del duque de Maura, (Gabriel Maura Gamazo, hijo de Antonio Maura), la edición que yo tengo es la de Salvat de 1970, con prólogo del catedrático de Literatura Mariano Baquero Goyanes, que lo fue de la Universidad de Murcia, cuya biografía la sabemos por un introito del también catedrático Francisco Javier días de Revenga. Los estudiosos de Años y leguas no deben dejar de consultar los ensayos del catedrático especialista en Miró, Miguel Ángel Lozano Marco, que se pueden ver en  Internet en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.
   A las 12.28 horas dejo este artículo finalizado, porque mi mujer insiste en que yo me tome un zumo de frutas: Zanahorias, plátano y  manzana pasadas por la batidora, que no Turmix que es una marca. No tenemos tiempo, en este tiempo actual para leer: Años y leguas del indiscutible maestro de la prosa Gabriel Miró  Ferrer (1879-1030)

Ramón Fernández Palmeral
Alicante, 4 de agosto de 2018
A 33.30 grados en el exterior de la Plaza de la Viña

Miguel Hernández gran admirador del alicantino, estuvo en la colocación del busto en homenaje a Gabriel Miró el 1 de octubre de 1930 en Orihuela, obra del escultor Seiquer Zanón.

domingo, 15 de julio de 2018

Fragmento de "La llamada de la tribu" de Marío Vargas Llosa

 

                  Editado por Algaguara

LA LLAMADA DE LA TRIBU

Mario Vargas Llosa (Premio Nobel de Literatura)

5 (pág)  Libro recomenado para la higiene del pensamiento político

Fragmento

La llamada de la tribu

Nunca habría escrito este libro si no hubiera leído, hace más de veinte años, To the Finland Station, de Edmund Wilson. Este fascinante ensayo relata la evolución de la idea socialista desde el instante en que el historiador francés Jules Michelet, intrigado por una cita, se puso a aprender italiano para leer a Giambattista Vico, hasta la llegada de Lenin a la estación de Finlandia, en San Petersburgo, el 3 de abril de 1917, para dirigir la Revolución rusa. Me vino entonces la idea de un libro que hiciera por el liberalismo lo que había hecho el crítico norteamericano por el socialismo: un ensayo que, arrancando en el pueblecito escocés de Kirkcaldy con el nacimiento de Adam Smith en 1723, relatara la evolución de las ideas liberales a través de sus principales exponentes y los acontecimientos históricos y sociales que las hicieron expandirse por el mundo. Aunque lejos de aquel modelo, éste es el remoto origen de La llamada de la tribu.

No lo parece, pero se trata de un libro autobiográfico. Describe mi propia historia intelectual y política, el recorrido que me fue llevando, desde mi juventud impregnada de marxismo y existencialismo sartreano, al liberalismo de mi madurez, pasando por la revalorización de la democracia a la que me ayudaron las lecturas de escritores como Albert Camus, George Orwell y Arthur Koestler. Me fueron empujando luego, hacia el liberalismo, ciertas experiencias políticas y, sobre todo, las ideas de los siete autores a los que están dedicadas estas páginas: Adam Smith, José Ortega y Gasset, Friedrich von Hayek, Karl Popper, Isaiah Berlin, Raymond Aron y Jean-François Revel.

Descubrí la política a mis doce años, en octubre de 1948, cuando el golpe militar en el Perú del general Manuel Apolinario Odría derrocó al presidente José Luis Bustamante y Rivero, pariente de mi familia materna. Creo que durante el ochenio odriísta nació en mí el odio a los dictadores de cualquier género, una de las pocas constantes invariables de mi conducta política. Pero sólo fui consciente del problema social, es decir, de que el Perú era un país cargado de injusticias donde una minoría de privilegiados explotaba abusivamente a la inmensa mayoría, en 1952, cuando leí La noche quedó atrás, de Jan Valtin, en mi último año de colegio. Ese libro me llevó a contrariar a mi familia, que quería que entrara a la Universidad Católica —entonces, la de los niños bien peruanos—, postulando a la Universidad de San Marcos, pública, popular e insumisa a la dictadura militar, donde, estaba seguro, podría afiliarme al partido comunista. La represión odriísta lo había casi desaparecido cuando entré a San Marcos, en 1953, para estudiar Letras y Derecho, encarcelando, matando o mandando al exilio a sus dirigentes; y el partido trataba de reconstruirse con el Grupo Cahuide, del que fui militante por un año.
Fue allí donde recibí mis primeras lecciones de marxismo, en unos grupos de estudio clandestinos, en los que leíamos a José Carlos Mariátegui, Georges Politzer, Marx, Engels, Lenin, y teníamos intensas discusiones sobre el realismo socialista y el izquierdismo, «la enfermedad infantil del comunismo». La gran admiración que sentía por Sartre, a quien leía devotamente, me defendía contra el dogma —los comunistas peruanos de ese tiempo éramos, para decirlo con una expresión de Salvador Garmendia, «pocos pero bien sectarios»— y me llevaba a sostener, en mi célula, la tesis sartreana de que creía en el materialismo histórico y la lucha de clases, pero no en el materialismo dialéctico, lo que motivó que, en una de aquellas discusiones, mi camarada Félix Arias Schreiber me calificara de «subhombre».

Me aparté del Grupo Cahuide a fines de 1954, pero seguí siendo, creo, socialista, por lo menos en mis lecturas, algo que, luego, con la lucha de Fidel Castro y sus barbudos en la Sierra Maestra y la victoria de la Revolución cubana en los días finales de 1958, se reavivaría notablemente. Para mi generación, y no sólo en América Latina, lo ocurrido en Cuba fue decisivo, un antes y un después ideológico. Muchos, como yo, vimos en la gesta fidelista no sólo una aventura heroica y generosa, de luchadores idealistas que querían acabar con una dictadura corrupta como la de Batista, sino también un socialismo no sectario, que permitiría la crítica, la diversidad y hasta la disidencia. Eso creíamos muchos y eso hizo que la Revolución cubana tuviera en sus primeros años un respaldo tan grande en el mundo entero.

En noviembre de 1962 estaba en México, enviado por la Radiotelevisión Francesa en la que trabajaba como periodista, para cubrir una exposición que Francia había organizado en el Bosque de Chapultepec, cuando estalló la crisis de los cohetes en Cuba. Me enviaron a cubrir la noticia y viajé a La Habana en el último avión de Cubana de Aviación que salió de México, antes del bloqueo. Cuba vivía una movilización generalizada temiendo un desembarque inminente de los marines. El espectáculo era impresionante. En el Malecón, los pequeños cañones antiaéreos llamados bocachicas eran manejados por jóvenes casi niños que aguantaban sin disparar los vuelos rasantes de los Sabres norteamericanos y la radio y la televisión daban instrucciones a la población sobre lo que debía hacer cuando comenzaran los bombardeos. Se vivía algo que me recordaba la emoción y el entusiasmo de un pueblo libre y esperanzado que describe Orwell en Homenaje a Cataluña cuando llegó a Barcelona com... (Comprar el libro)...........................
 .....................
...........................................

Descripción del producto

Reseña del editor

La autobiografía intelectual del Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.
«La doctrina liberal ha representado desde sus orígenes las formas más avanzadas de la cultura democrática y lo que más nos ha ido defendiendo de la inextinguible "llamada de la tribu". Este libro quisiera contribuir con un granito de arena a esa indispensable tarea.»
La diferencia entre La llamada de la tribu y otros libros como El pez en el agua es que aquí el protagonismo no lo tienen las vivencias del autor, sino las lecturas que moldearon su forma de pensar y de ver el mundo en los últimos cincuenta años. En Nobel peruano ha hecho una cartografía de los pensadores liberales que le ayudaron a desarrollar un nuevo cuerpo de ideas después del gran trauma ideológico que supuso, por un lado, el desencanto con la Revolución Cubana y, por otro, el distanciamiento de las ideas de Jean-Paul Sartre, el autor que más lo había inspirado en su juventud.
Adam Smith, José Ortega y Gasset, Friedrich Hayek, Karl Popper, Raymond Aron, Isaiah Berlin, Jean-François Revel, le fueron al autor de enorme ayuda durante aquellos años de desazón, mostrándole otra tradición de pensamiento que privilegiaba al individuo frente a la tribu, la nación, la clase o el partido, y que defendía la libertad de expresión como valor fundamental para el ejercicio de la democracia.
Reseña:
«Estamos ante un ensayo sin pretensiones de intensidad académica, que se lee como una novela y que proporciona a todos aquellos que están muy alejados del liberalismo una interesante hoja de ruta de lecturas.»
José Ángel López, Que Leer

Biografía del autor

Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura 2010, nació en Arequipa, Perú, en 1936. Aunque había estrenado un drama en Piura y publicado un libro de relatos, Los jefes, que obtuvo el Premio Leopoldo Alas, su carrera literaria cobró notoriedad con la publicación de La ciudad y los perros, Premio Biblioteca Breve (1962) y Premio de la Crítica (1963). En 1965 apareció su segunda novela, La casa verde, que obtuvo el Premio de la Crítica y el Premio Internacional Rómulo Gallegos. Posteriormente ha publicado piezas teatrales (La señorita de Tacna, Kathie y el hipopótamo, La Chunga, El loco de los balcones, Ojos bonitos, cuadros feos, Las mil noches y una noche y Los cuentos de la peste), estudios y ensayos (La orgía perpetua, La verdad de las mentiras, La tentación de lo imposible, El viaje a la ficción y La civilización del espectáculo), memorias (El pez en el agua), relatos (Los cachorros) y, sobre todo, novelas: Conversación en La Catedral, Pantaleón y las visitadoras, La tía Julia y el escribidor, La guerra del fin del mundo, Historia de Mayta, ¿Quién mató a Palomino Molero?, El hablador, Elogio de la madrastra, Lituma en los Andes, Los cuadernos de don Rigoberto, La Fiesta del Chivo, El Paraíso en la otra esquina, Travesuras de la niña mala, El sueño del celta, El héroe discreto y Cinc

martes, 10 de julio de 2018

"Dorada ingravidez del tiempo". A Manuel Molina en el I Centenario de su nacimiento

5.- DORADA INGRAVIDEZ DEL TIEMPO


               A Manuel Molina en el I centenario de su nacimiento

Como “Hombres a la deriva” de un sueño imposible
de un navío que navegara lleno de las piedras,
de un navío cargado de esperanzas
con mástiles de versos vuelan como las hachas
veloces que los pinos derriban.

Tu amigo Miguel -guadaña 1942-
hacia las ocho orillas brillantes de las cuevas
donde habitan laa almas de los ruiseñores
que cantaron sobre sus fusiles azules.
En un charco dormido como un sueño leve
siguen escribiendo las  canciones
                               que
se revuelcan en la tierra deshecha en surcos
dominados por un arado de plata hiriente
sin “espadas como labios” de tu amigo epistolar
Aleixandre, que se fue tras la sombra transparente
para dormir bajo el cetro de cal y piedra viva.

Tu centenario no parece desprenderse
de las alas marchitas. Los relojes se ajustan
a sus horas, minutos y segundo,
Caminas ligero entre el palmeral oriolano
con fiebre de los besos que son rojos
         como Domingos de Pasión
                             bajo:
          “El viento una llama enamorada”
que hasta el farragoso silencio del martirio
huyen  como una libre loca
      que se refugia en tu herida de poeta grande.
Y tú Manolo  recordarás al poeta enjaulado tras las rejas
           –la de la pantera Rilkeana–
 que la mirada torturada, apretado el corazón que galopa
en el anhelo por ser poeta del pueblo.
 Dolor sonoro de las olas en el estío
 del este mar de Ulises que nos ahoga entre las boyas
que flotan de un puerto amigo salvajemente
 olvidado en una bahía de Leuka.

Compras un salvoconducto de un argonauta
para el fin del mundo entre los sargazos y los atunes
dibujados en una crátera griega.
    “Me sé todo el lenguaje de los ángeles” hablo contigo
entre
 enturbiados  tracios y troyanos personaje:
                         de la tierra era en el surco de la vida.
camina sin descanso a hacia los 100 años,
 con magnolios temblando en el agua fría.

Ramón Palmera
De su libro "Lágrimas ebrias de melacnolía" de venta en Amazon y LULU 


Ir al blog de Manuel Molina. Leer Biografía