POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

lunes, 14 de junio de 2010

ALGUNOS DE MIS POEMAS DE JUVENTUD

Por CARLOS BERMEJO

Mi querido amigo Ramón Fernández “Palmeral”, me pide para colgar en su blog, que le mande alguno de los poemas en prosa poética, que le dije tenia escritos de mis años de juventud en el Madrid de los últimos cincuenta y principios de los sesenta del pasado siglo Al releerlos hoy, cincuenta años después, veo que rezuman la profunda tristeza melancólica y romántica con que entonces me encaraba a un futuro incierto. Sin embargo no quiero rectificar nada y los dejo tal cual los escribí, pues son fruto de unas circunstancias y experiencias de mi vida, que, junto a otras más placenteras sirvieron para moldear mi carácter de hoy.

LLUVIA

Por los cristales,

-ojos claros que miran tras de sí…-

babean caracoles de agua,

y abren surcos de llanto…

Yo,

en la monotonía de esta tarde de octubre lluviosa,

finjo apuestas de pensamiento…

Unos, lentos, firmes y restos

van hacia su muerte,

en el desconchado marco gris

Otros,

serpentean, ora rápido, ora despacio,

y a veces se paran…

Y una tras otra,

así voy pasando las horas

de esta mi vida sin rumbo y sin meta…

Como los cristales,

mirando lo que tengo dentro…

Madrid. Octubre de 1.957



DESCONTENTO

Vagar.

Vagar siempre,

sin saber por dónde ni a donde se va.

Cruzar caminos y sendas,

que no te llevan a ninguna parte,

cantando, tarareando,

silbando una triste vieja canción

por lo bajo.

Llevar la mano extendida,

por la orilla del camino,

e ir acariciando al paso,

flores, rejas, postes, arboles que pasan a nuestro lado…

Querer llegar a algo que esta más allá…,

a lo misterioso,

a lo oculto tras un recodo del camino.

Y cuando se llega, pensar:

“No, no es esto...”.

-Rosales en flor,

Madreselvas aromáticas,

Jazmines que embriagan…-

“¡Es aquello! Una débil mustia margarita solitaria,

en lo alto de una loma…

Y vagar. Vagar nuevamente,

buscando siempre, lo que hay en mí, en los otros..

Madrid, 6 de Abril de 1.958

Publicado por blog de Carlos Bermejo en 19:36