POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

lunes, 6 de febrero de 2012

Víctor García de la Concha Director del Instituto Cervantes


Quien fuera director de la RAE por doce años llega al Cervantes tras la negativa del Nobel Mario Vargas Llosa a asumir su dirección, y con el “reto apremiante” de reforzar la presencia del centro en el medio digital.

Víctor García de la Concha asumió el pasado miércoles 1 de febrero la presidencia del Instituto Cervantes, en una ceremonia realizada en la sede central de la institución, y en la que estuvieron presentes los seis directores que lo han precedido en sus veinte años de historia, los ministros españoles de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, y de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, así como numerosos representantes de la Real Academia Española, que dirigió desde 1998 hasta 2010.

El nuevo director planteó algunos de los retos que deberá enfrentar el Cervantes, entre ellos su expansión por Estados Unidos y Brasil y por países de extremo oriente como China, India, Corea y Japón.

Reforzar la presencia del Cervantes “en el espacio digital” es “un reto apremiante” de esta institución, que ha de “buscar alianzas con los grandes grupos de comunicación en ese campo”, de la misma forma que, aunque ya haya muchos hispanoamericanos que trabajen en el Cervantes, “hay que ir mucho más allá para formar un frente común que nos permita enriquecer ese gran patrimonio” que es la lengua, dijo el nuevo director.

El ministro de Educación aseguró que “el Gobierno está firmemente decidido a impulsar el Instituto Cervantes como el buque insignia de una acción cultural coordinada, que proporcione a España una plataforma de visibilidad global y facilite algo tan importante como la promoción internacional de la cultura en español”.

El Gobierno quiere integrar toda la política cultural “en una acción transversal que coordine su dimensión educativa, su dimensión industrial y su dimensión exterior”, aseguró Wert, quien, en momentos de recortes presupuestarios como los actuales, señaló que no se escatimará “un solo doblón de los que sean necesarios para potenciar y fortalecer la marca” de España.

Al igual que había hecho Wert, García Margallo agradeció a Carmen Caffarel, antecesora de García de la Concha, “el esfuerzo ingente” que ha realizado en estos años, y recordó que el actual gobierno español se rige por “el principio de la excelencia” y por eso quiere que esté “el mejor” en cada puesto.

“Estoy seguro de que con Víctor (García de la Concha) hemos acertado de pleno”, subrayó el titular de Asuntos Exteriores, antes de aludir a “la expectación” con que ha sido acogido el nombramiento del nuevo director “en los dos hemisferios” y a las numerosas personalidades que asistieron a la toma de posesión, entre ellas los escritores Arturo Pérez-Reverte y Javier Sierra.

García de la Concha asume la presidencia del Cervantes días después de que se conociera, a mediados del mes pasado, la negativa del escritor peruano-español Mario Vargas Llosa a ocupar el cargo, que le fuera ofrecido en primera instancia.

Mediante una carta remitida al presidente del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, el autor de Travesuras de la niña mala declinó el ofrecimiento, aunque reiteró su disposición a seguir colaborando con esta institución. El ganador del Premio Nobel 2010 era para el Ejecutivo español el candidato ideal para representar a la lengua castellana en todo el mundo, pues tiene la nacionalidad española desde 1993 y un gran prestigio internacional.

Es la segunda vez que Vargas Llosa rechaza esta oferta, después de que en 1996 el entonces presidente del gobierno español, José María Aznar, le hiciese una propuesta similar. En esa ocasión, el escritor argumentó que podía servir “mucho más a España, a la cultura y al gobierno de Aznar, conservando la independencia y libertad” que había tenido hasta entonces.

Fuentes: EFE