POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

lunes, 13 de febrero de 2012

Mi cabeza es una radio

Mi cabeza es una radio

Colocado el ejemplar de espaldas en la mesa
se tapan las narices, el ano y la boca con algodón
con el fin de evitar la salida de sustancias
que mancharían el adentro y el afuera.


El látex se mezcla con los bordes espolvoreados de yeso
mientras las voces me van dando las indicaciones adecuadamente
saturadas de noticias
la sustancia pastosa humea en su caldero.


El pelo que cubre el vientre ya esta afeitado para practicar
la incisión longitudinal y grito en un humo que no produce ningún
sonido, mientras los algodones flotantes de la resina que cubrirá el
ejemplar colocado de espaldas en la mesa humean


Las noticias siguen llegando y mi voz se dirige hacia todos los puntos
mezclando la resina con la piel desengrasada mientras
el producto amorfo hierve deseoso de entrar en contacto
con la naturaleza.

tengo que preparar el armazón de alambre


Las voces golpean humean, golpean humean
la resina hierve despidiendo su olor en espera

tengo que preparar el armazón de alambre


Apago la ollita en la que estoy calentando mi ámbar y hago una
pequeña prueba derramando el liquido que hierve sobre un hueso en el
que he dejado algunas adherencias musculosas y tendinares.

Las voces siguen llenando levemente entusiasmadas y es una dicha la
lucha que producen en su esfuerzo por infiltrarse en el humo que en
mi cabeza baila ensimismado.


El olor del ámbar humeante de mi ollita
me provoca una expansión que a lo mejor también podré derramar
por la perforación que he hecho sobre la frente


tengo que preparar el armazón de alambre


Los hilos de variados colores
se deslizarán sobre el esqueleto de hueso y metal
uniendo mi cabeza con esas voces que golpean.

El grito no puede salir entre el humo de los restos

pero son lindos los colores.

www.revistalamasmedula.com.ar