POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

viernes, 7 de septiembre de 2012

TALLER de creación poética (V)

LOS SONIDOS, EXPRESIVIDAD FONÉTICA (V)

                              Por Ramón Fernández Palmeral

   Los sonidos nos sirven para diferenciar una palabra de otra. Los sonidos son elementos reales. Las normas imponen ciertas formas de articular los sonidos. Una vocal permite dos variables: una pronunciación abierta o cerrada. Vocalizar es perfeccionar nuestro lenguaje para ser entendidos.
  La vocal o de gorra es abierta. En cambio la o de poner sería cerrada
  Las cualidades del sonido son el timbre, cantidad, intensidad y tono.
  El acento es el alma de las palabras. Toda palabra aunque sea monosílaba tiene acento. Los verbos siempre llevan acento y hay que cuidar su pronunciación.
  Consiste en la mayor o menor energía o intensidad de una palabra. Acentuada o tónica como la á en árbol Inacentuada o átona como la a en grave Por ello, el significado fónico varía al colocar el acento cuando queremos que la palabra cuanto pase a formar a la entonación interrogativa ¿Cuánto?, o exclamativa ¡Cuánto!
   La entonación es la línea musical que afecta a toda la oración, puede dividirse en grupos fónicos, que es el discurso entre dos pausas o cesuras, o hemistiquios en los que se divide un verso. La entonación es decisiva en la interpretación semántica de la oración. En el habla común tenemos que someternos a una entonación que se ajuste a la norma o a la zona regional donde hablemos.
   Para recitar poemas la entonación debe ser un tono por encima de la norma. La entonación es el arma que posee el poeta para llegar o atrapar al oyente. O despertar al que se nos duerme.
   La entonación como recurso expresivo fónico puede ser:
  Viva o apagada Rápida o lenta Suave
  o abrupta Ascendente o descendente.
    Dependiente del estado de ánimo.
En el soneto Como el toro de Miguel Hernández vemos la perfecta entonación y ritmo creciente. Es un soneto que se debería de aprender de memoria para poner escribi nuestros propios sonetos:
Como el toro he nacido para el luto
y el dolor, como el toro estoy marcado
por un hierro infernal en el costado
y por varón en la ingle con un fruto.


PASAR A LA LECCIÓN VI