POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

viernes, 7 de septiembre de 2012

TALLER de creación poética (VI)

LOS RITMOS Y LA ENTONACIÓN CLÁSICA DE LOS VERSOS (VI)

                                    Por Ramón Fernández Palmeral

   Los ritmos armónicos pueden ser de diferentes entonaciones. Los ritmos no son rimas, sino entonaciones o ritmos internos que debe tener el poema para que se armónico y ene bien. La Métrica los recoge para los versos endecasílabos, como sabéis son los versos de 11 sílabas. Estos sistemas logran que los veros sean más ricos, flexivos y armónicos. Pero, creo que estos ritmos pueden ser aplicados para otros versos de mayor longitud,   teniendo en cuenta que para los ritmos finales deben ser descendentes.
   La entonación puede ser: enunciativa, interrogativa, exclamativa o imperativa.
   Desde los rapsodas griegos y latinos se han empleado muchísimos ritmos, los más conocidos son los siguientes:
Dactílico o de "gaita gallega": Acento en las 1a,4a,7a y 10a sílabas.
Ejemplo: Tánto bailé con el áma del cura.
1a 4a 7a 10
Trocaico o traqueo: Acento en la 2a, 6a y 10a.
Ejemplo: La sombra de la muérte por su alcoba 2a 6a 10a
Dáctilo-troico: Acento en la 1a, 6a y 10a sílaba.
Ejemplo: Siempre tranquila, mánsa y transparente 1a 6a 10a
Sáfico: Acento en la 4a, 6a y 10 sílaba.
Ejemplo: Que entre puñáles vérdes se consérvan
4a 6a 10a
Anapéstico : Acento en la 4o,7o y 10a sílaba.
Ejemplo: Pido perdón al primer mundo qué no merecemos.
4a 7a 10a
   Los ritmos expuestos que son los recogidos por la Poética no debe obsesionar al poeta. Lo expongo para conocimiento, para saber de su existencia.
Pues como he dicho en otras lecciones lo importarte, el valor del poema es su contenido,
su capacidad de sorprender y emocionar al lector.


PASAR A LA LECCIÓN VII