POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

lunes, 11 de julio de 2011

Aniversario de un viaje a Baeza buscando a Antonio Machado




(Casa de Baeza donde vivió Antonio Machado)



Por Ramón Fernández Palmeral

SALIDA DESDE ALICANTE

Salimos mi mujer (Julia Hidalgo) y yo el 20 de junio 2007 desde Alicante, después de comer, por la tarde y por la A-31, hasta Albacete, en Albacete tomamos dirección Balazote, por la N-332; pasamos El Jardín con sus casas bajo la montaña; Robledo, Puerto de los Pocicos, donde la los pinos espesean. En la gasolinera y estación de servicio de Alcaraz repostamos el Toyota, ya hemos cambiado de coche; Puente de Géneve, sobre el río Guadalimar, Gutar hasta llegar al santuario de la Fuensanta, ya en Villanueva del Arzobispo e hicimos un alto y una visita al Santuario que estaba abierto.

En este Santuario es del siglo XIII-XIV, hay unas vidrieras donde podemos ver la imagen de San Juan de la Cruz, que estuvo por estar tierras, se dice que dormía a aquí en sus visitas. En Beas de Segura santa Teresa de Jesús había fundado un convento, cuya priora era Ana de Jesús. Tras la fuga de San Juan de la Cruz de su prisión de Toledo y ocultación en casa de pedro de Toledo, San Juan es nombrado prior de la casa-convento de El Calvario, antigua ermita con una fuente en medio de la nada, al sur de Beas de Segura, ha cerca del Tranco, el sitio se llamaba Cerenzuela.

En El Calvario en 1577, hacía ahora 430 años compuso San Juan, esta maravilla lírica y mística:


En una noche oscura,

con ansias en amores inflamada,

(¡oh dichosa ventura!)

salí sin ser notada,

estando ya mi casa sosegada…


EN EL SANTUARIO DE LA FUENSANTA

En el santuario de Nuestra Señora de la Fuensanta pregunté a unos hombres por El Calvario, y me respondieron que ya allí no había nada, sino un muro, y además la carretera era estrecha, demasiado estrecha y sinuosa, dirección al Embalse del Tranco. A la entrada del Santuario de la Fuensanta podemos ver una cuadro con el Acta de la Coronación de La Virgen 29 de septiembre de 1956, por bula por el Papa Pío XII. También hay un poema del poeta José María Pemán y Pemartín.

Luego de nuestra visita al santuario seguimos la carretera Nacional, pasé el desvió a Ifnatoraf, pero no subí, lo dejé para la vuelta, en la Iglesia de Ifnatoraf hizo misa San Juan de la Cruz, y allí en la sacristía se encuentra el cáliz con el que celebró misa. Pro estas tierras estuvo en 1933 el escritor anglo-andaluz Gerald Brenan y su mujer Gamel, cuando se estuvo documentando para su libro San Juan de la Cruz. Años más tarde estuvo el periodista granadino Antonio Ramos Espejo, entrevistando a al matrimonio que vivía cerca de El Calvario.

Continuamos hacia Villacarrillo, Torreperegil, Úbeda y Baeza.

Así de memoria le diré que San Juan vivió aquí unos ocho meses, al aire libre con una alimentación exclusiva de pan, verduras y ensaladas, no se les permitía probar frutas. Un novio confesó haber cogido unas cerezas, y le castigaroin severamente. Cuanto más ayunaban más ligeros se sentían sus cuerpos y más arriba subirían sus espíritus. Escribe Gerald Brenan en la página 25 de su libro San Juan de la Cruz, Laia, 1973, donde colabora Lynda Nicholson, 1973, que “Los hombres de aquel tiempo creían no sólo que las cosas espirituales eran más importantes que las materiales, sino que también las determinaban de un modo directo e inmediato. Por lo tanto, un convento de frailes o de monjas, cuyos ocupantes se pasaban la vida ayunando y orando, era considerado como una especie de central energética que irradiaba sobre todo los alrededores”.

Es decir,, una especie de energía espiritual que protegía o exorcizaba a distancia a los habitantes de los lugares contra demonios, desventuras, infortunios, brujas o calamidades.

San Juan se convirtió en el confesor de las monjas del convento de Beas de Segura, iba todo los sábados, y el domingo seguía con ellas, se sentaba en una silla alta, que todavía se conserva, y las monjas se arrodillaban a su pie. En junio de 1579 es nombrado rector del colegio carmelita de Baeza, compró un casa y se trasladó con tres frailes. Baeza tenía unas cincuenta mil almas, Universidad desde 1538 fundada por Juan de Ávila “Apostol de Andalucía”, para formar a clérigos. Muchas fueron sus nueva obligaciones y trato con personas mundanas. También acudía con las monas de Beas, se hospedaba en el santuario Trinitario de Ifnatoraf. En este periodo hizo dos visitas al convento de los descalzos de Caravaca (Murcia). Dos años y medio estuvo en Baeza, que pasó a Granada como tercer definidor o prior de Los Mártires, en la inmediaciones de la Alhambra por primeros días de 1582. Visitó Segovia, y enfermó en el convento de La Peñuela donde hoy está la localidad de La Carolina. Enfermó de fiebres por la inflamación de un pie acudió al prior de Úbeda fray Francisco Crisóstomo, el enfermo empeoró a pesar de que el cirujano le abrió la herida. Murió el 14 de diciembre de 1591, tenía 49 años. El cadáver se trasladó a Segovia pero se quedó en Úbeda un pie y varios dedos. Cervantes hizo referencias indirectas a este suceso, además de que nombró a Baeza El Quijote I parte. Que veremos detalladamente más adelante.

EN BAEZA

Llegamos por la tarde a Baeza a eso de la 20 horas, el Hotel Baeza Monumental está en Cuesta de Prieto, 6, por la Puerta de Úbeda donde está la escultura en honro a los doscientos ballesteros de la Compañía del Señor de Santiago y el Centro de Interpretación del Renacimiento. Ya estamos ese Baeza, pobre y señora; / Úbeda, reina y gitana… que usted cantara peyorativamente en “Viejas canciones».

Publicadas en Nuevas Canciones (1917-1930). Por la estación del año, junio, aún era de día. la verdad es que la ciudad Patrimonio de la Humanidad, no conserva algunos de los lugares emblemáticos machadianos, como aquel Hotel llamado Comercio, donde usted se hospedó a su llegada a mediado se octubre de 1912, no se conserva la rebotica de Adolfo Almazán, en calle San Fernando, donde usted se reuní en aquella tertulia a la que le también asistía Leopoldo Urquía, rector del Instituto, y a la que asistían las fuerzas vivas baezanas, según Francisco Escollano, eran: don Florentino Soria, don Mariano Ferrer, don José León, Don Juan Martínez Poyatos, don Emilio Fernández del Rincón, y otros personajes.

En esta calle San Fernando se encuentra el mercado de Abastos con su arcada renacentistas, es un mercado pequeño, que debería ser ampliado, justo al lado también se encuentra la chiquita iglesia de la Concepción, donde en su porche se encuentra un azulejo de la Virgen de Alcázar, patrona de Úbeda. Es que tengo que decirle que Úbeda y Baeza esta hermanadas por su historias, aunque Baeza, es más antigua.

Tampoco, se edita, como es lógico Idea Nueva, del que no hay ejemplares.

Baeza, que está situada a 48 kilm. de Jaén, es la Bayyasa musulmana, aunque ya existió como pequeño núcleo romano: Vivatia o Biatia. El señor de Baeza fue Abd Alláh al-Bayas. En el s. XVI; tanto Úbeda como Baeza acogieron a los mejores artistas del momento: Andrés de Vandelvira, Diego de Siloé, Luis de Vega, Juan Bautista Villalpando, Esteban Jamete, Ginés Martínez de Aranda… A grandes rasgos la Historia de Baeza la podemos leer en varios portales de Internet, porque no sé si se ya le he dicho que la enciclopedia omnipotente del mundo es Internet, donde está recogido todo lo humanamente posible. Úbeda tiene el eslogan siguiente: Úbeda el Renacimiento al sur, yo diría más Úbeda es flor del del Renacimiento andaluz. Las primera referencias escritas de Úbeda o Idubeda se documentan en la ofensiva Alfonso VIII, realizando tanto él, como la orden de Calatrava, frecuentes incursiones por el Alto Guadalquivir, hasta que fueron frenados por la victoria del califa almohade Abu Yusuf Ya'cub en Alarcos en 1195. Las incursiones castellanas en esta región se reiniciaron en 1210 hasta culminar en la batalla de las Navas de Tolosa, 1212 donde fueron totalmente derrotados.

Siempre ha dicho salir la locución “Salir por los cerros de Úbeda”, ya recogida en [Tesoro de la Lengua Castellana, de Covarrubias (1611).. <Úbeda, Ciudad de la Andalucía, no lejos de Baeza. Antiguamente se dijo Idubeda...; verás a Abraham Ortelio verso Idubeda, que, según Estrabón y Ptolomeo, son unos montes de nuestra España. Estos van discurriendo por muchas partes, y toman diversos nombres según los lugares por donde pasan. De aquí nació un proverbio, cuando uno se va despepitando por términos extraordinarios y levantados: Esto es irse por los cerros de Úbeda».

Pero el verdadero momento dorado de las dos ciudades hermanas fue sin duda el Renacimiento. Hoy está declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 2003, a 50 kilómetros de Jaén. Para conocer y situarse en Baeza nada mejor que el articulo Baeza: una ciudad la para Humanidad que se puede leer en Todo Baeza.

No es difícil recuperar la memoria de su estancia en Baeza, gracia a los libros de Ian Gibson, sobre tu biografía, Ligero de equipaje, Aguilar, 2007. Otros libros hablan de su estancia en Baeza como el de Alberto Puig Palau, de 1967, Antonio Chicharro Chamorro de 1992. Libros a lo que no he podido acceder.

Después del reconfortante éxito de Campos de Castilla en Renacimiento de 1912, y residiendo en Baeza publicó usted: Páginas escogidas, Madrid, Calleja, 1917; Poseías completas, Madrid, Residencia de Estudiantes, 1917; Soledades, Galerías y otros poemas (segunda edición), Madrid-Barcelona, Calpe (Colección Universal, nº 27, 1919. Usted lamento a su llegada a Baeza a primeros de noviembre 1912, que no había ni un solo periódico local, sin embargo el 11 de febrero de 1914, sale el primer número de Idea Nueva. Semanario Reformista, dirigido por el emprendedor baezano José Cejudo Vargas, nace a los mejores intereses de la ciudad, que sólo resistió dos años y medio de vida. Lamentablemente con se conserva toda la colección completa, faltan números.

La cuestión es que su estancia en Baeza fue deprimente, como se llama hoy a la tristezas, escribió a Juan Ramón Jiménez: “Llevo ocho años de destierro y ya me pesa esta vida provinciana en que acaba uno por devorarse así mismo…” No hemos de considerar a Baeza como el resultado de sus desdichas, Baeza, en aquellos años de 1912 a1919, no era más que el reflejo de aquella sociedad caciquil de primero del siglo XX en toda España. Una España atrasada contra la que los intelectuales lucha por modernizarla, de aquí nace la idea en los años 20 al 30 de un cambio radical, de una II República, que no es más ni menos que el resultado del anquilosamiento de la monarquía, de la iglesia y la sociedad en general.

Aprovechando las nuevas tecnologías quiero que este trabajo sea multimedia., es decir, como ampliación suplementaria gracias a enlaces de Internet. Sus poesía completa se pueden leer en Wikisource.

Al final me he permitido hacer una recopilación cronológica de sus años en Baeza. Yo creo que Úbeda y Baeza se podrían llamarse: “Ubadeza”, por la fusión de los dos nombres.


EN LA CASA DE MACHADO

Estaba mañana la íbamos a dedica exclusivamente a Baeza, la ciudad señorial, la de los ballesteros.

Por la mañana, nada más desayunar en el buffé del Hotel. Salimos para la plaza que llaman de Zapatería, al fina del Paseo o Plaza de la Constitución. Aparqué y directamente a busca el Ayuntamiento de Baeza al que se llega por calle Gaspar Becerra, esquina con un antiguo edifico del Ayuntamiento con el Balcón del Concejo, y la sede de las cofradías . En la calle hay uno de los famosos restaurante baezanos, se llama Almazara, la carta un poca alta de precio para mi bolsillo, sobre todo en estos días de urgente investigación literaria e histórica.

Debajo del primer piso donde usted vivió, hay ahora una tiende souvenir que se llama El Rincón de machado. Venta de Aceite de oliva artesanía de cerámica, madera de olivo y esparto. En la esquina de la Calle Cardenal Benavides, teniéndola enfrenta de la fachada plateresca del Ayuntamiento baezano, vemos la cerámica que dice: “AQUI VIVIO EL POETA ANTONIO MACHADO EL CIT (sic) EL CENTENARIO DE SU NACIMIENTO. BAEZA, 1975. (Todavía estoy tratando de averiguar qué quiere decir el CIT).

Este Ayuntamiento fue Cárcel y Casa de Justicia. Los cuatro balcones están distribuidos los tres escudos que se repiten por toda la ciudad: escudo de Felipe II, escudo del Corregidor Juan de Borja y en el otro lado la leyenda de que este edificio se construyo siendo corregidor Juan de Borja en 1559; esto escudo es el de la de la ciudad. La cornisa está decorada con grandes ovas, sofitos o tableros y con ménsulas de volutas con figuras de niños, enanos, esfinges, quimeras águilas, chivos alados, hojas de acanto. la Caridad y la Justicia. Una puerta de medio punto custodiada por dos cariátides: La Caridad y la Justicia. Recordemos que Baeza era el centro administrativo de la provincia has el XVIII, en que tomó relevo Jaén. Otro de los amarillentos azulejos dice que este edifico es Monumento Nacional por Real Orden de 31 de agosto de 1917 (Día de san Ramón Nonato).

Cerca de allí están los Servicios Turísticos de Pópulo, que tiene librería, compré dos libros: Baeza en Antonio Machado, homenajes de Antonio Checa, y el otro libro Baeza en san Juan de la Cruz y Cervantes, de Pedro Ayala Cañada.

El libro de Antonio Checa es una recopilaron de homenajes celebrado a usted aquí en Baeza, desde el frustrado de 1966, otro en 1976, otro en 1983, donde vino Oscar Acosta el Embajador de Honduras, en representación de un hondureño que había ganado el premio de poesía (trabajo no publicado) y el Excmo. León Herrera y Esteban, a la sazón Ministro de Información y Turismo y jienense de nacimiento. No sabemos el nombre del poeta hondureño ganador de este premio. Actualmente se convoca el premio Internacional de poesía Antonio Machado de en Baezas. Dotado nada más y nada menos que con 6.000 euros. Este año lo ganó Ana Isabel Conejo.

El congreso internacional por el 50 aniversario de su muerte, se celebró en Baeza el 10 de abril 1983, que es cuando se levantó el monumento en el Mirador de la Muralla, dentro de un fanal de cemento del arquitecto Fernando Ramón, el busto en bronce realizado por Pablo Serrano, copia como el que hay en Soria, o, recientemente el 19 de junio 2007, en los jardines cuyo pedestal ha sido diseñado por Alberto Corazón de la Biblioteca Nacional de España, en Madrid, gracias las iniciativas de la ministra de Cultura, la sevillana Carmen Calvo, machadiana hasta los huesos y el patrocinio de ENDESA. Para cerrar el acto, Joan Manuel Serrat, que tanto ha hecho por la difusión de la poesía de Antonio Machado en todos los ámbitos de nuestra lengua, cantará tres de sus canciones machadianas.

Ver trabajo completo "Buscando a Antonio Machado en Baeza"