POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

lunes, 29 de abril de 2013

Futurible Palacio de Congresos en Alicante



DEL proyecto PALACIO DE CONGRESOS de Alicante

Escrito en el año 2000

       ...y otros tropelías, así debería terminar el filo ardiente de este título. Los castillos defensivos,  desde antiguo siempre fueron atacados y asediados y destruidos.  Y ahora, es lo que se quiere hacer: destruirlo, y lo será  con un Palacio de Congresos en el monte Benacantil. Ante los deseos inequívocos de nuestro babilónico alcalde Alperi, dado a las emgatrópolis, tan sólo nos queda una única opción: cambiar el Benacantil de lugar, esa es la única solución que nos queda, preservarlo en una urna, porque si en las próximas elecciones municipales sal de nuevo reelegido el señor de los anillos, el Palacio, ese quimera dormida, se levantará en la próxima legislatura como un cementerio de cemento. O la opción más drástica, cambiar la ciudad de lugar, llevarla más allá de su actual emplazamiento. 
         Un castillo es un deseo de defensa, la huella de nuestra historia y el esfuerzo material de nuestros antepasados.    El Castillo de Santa Bárbara (Akra Leuka griega) es el símbolo testigo de la ciudad de Alicante y su historia al que quieren enterrar con un esqueleto de hierros, cementos y vidrios: un Palacio de Congresos será el gran esqueleto de un dinosaurio que al pasar de los años se comerá todo los terrenos adyacente, minará el subsuelo y los pinos se comerán sus propias raíces y los lagartos criarán escamas de odio por las laderas vomitivas y sangrientas. 
       Cuando se alce el palacio al pie del monte Benacantil se reirán de nosotros, desde su tumba Jaime II y el rajá azul de la India, los  monos sagrados del Himalaya, los armiños alcohólicos de vodka, y al pensador de Rodín como bronce de hombre cansado, a todos le entrará la risa. 
       Que será de la fortaleza ibérica, fenicia, romana, árabe y cristina, aragonesas, cárcel franquista, se le dejará que saque el pescuezo de rocas por fuera de la cúpula gigante,  bóveda acristalada y ergonómica  (una tapadera de circo y burlas) y los pinos azules quedará protegidos de los vientos del levante, del clavel y de la rosa de los vientos del sur, del capricho de los huracanes del Mediterráneo.
       ¿Es que no hay justicia? Es que nadie puede contra la decisión del poder municipal abyectos a la lanza de herir corazones?

Hoy en 2013 es el ADDA (Auditorio de la Diputación de Alicante, quien hace las veces de Palacio de Cogresos).