POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

lunes, 29 de abril de 2013

El damo de Elche/Elx



EL "DAMO" DE ELCHE.
Han leído bien, he escrito damo.
La Dama de Elche es un hombre por eso le llamo el damo o guerrero. Lo mismo sucede a la Dama de Guardamar, Ambas esfinges ibéricas del siglo IV a. Cristo, la primera encontrada en La Alcudia y la otra en Cabezo Lucero, son dioses. Lo correcto sería llamarles los efebos de Elche y Guardamar.
Las razones son bien sencillas, los íberos jamás gubieran puesto a una mujer al cuidado de nada, para ellos al igual que para lois griegos, las mujeres eran simples amas de cría, objetos que se cambiaban como el ganado, sus obligaciones era la agricultura, no lo divino o espiritual. El canon de la belleza era el hombre, de ahí los Apolo, efebos y jóvenes. ¿Acaso eran homosexuales?, desde nuestra moral cristiana y puritana desde luego que sí.
 Los rasgos de estos damos o efectos corresponden a los clásicos modelo helenísticos, de nariz recta y proporciones geométricas de las facciones (nariz, mentón, labios, ojos), modelos los tenemos en el Auriga de Delfos o Hermes. Estos efebos representaban guardianes de las deidades y de los muertos. La rica ornamentación de la cabeza no eran más que roetes donde guardaban sus largos cabellos que tenían prohibido cortarse desde su nacimiento, como el Apolo de Veyes del arte Etrusco, actualmente a los niños tibetanos no se les corta el pelo hasta los siete años, como protección a los altos índices de mortalidad. Los ojos del Damo tienen ciertos rasgos asiáticos, idealizando el rostro que no se parece al  de las  mujeres ibéricas. El mentón es fuerte, voluminoso y masculino. Las joyas de oro, propias de un rey tartesio, como se puede ver en el tesoro de Villena o el Carambolo.
Si observamos el arte asirio, también podemos comparar las formas, los vestidos de los hombres, mujeres no aparecen, todos son guerreros, escenas de lucha, caza o batallas.
Hay que reclamar de una forma tajante la Dama de Elche para la ciudad de su hallazgo. No valen copias, se puede copiar las Meninas para un museo, pero el auténtico estará siempre estará en el Prado. El Museo Arqueológico Nacional, argumenta que la compraron al Museo del Luvre, por eso la tienen en propiedad. También un obelisco robado por Napoleón en Egipto fue devuelto por el presidente  Miterrand a pueblo Egipto. Ejemplo que debe tomar el Museo Británico con los frisos del Partenón en Atenas. 

Era un artículo de mi futuro libro "Robinsón por Alicante" , que ha sido descartado, por salir fuera del entorno de Alicante ciudad.
Ramón Fernández Palmeral