POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

martes, 8 de abril de 2014

LA DIMISIÓN DE SUÁREZ, por José Ramón Fernández Fernández. Poema



LA DIMISIÓN DE SUÁREZ

Suárez ha dimitido
“para bien de la nación”,
estas fueron sus palabras
cuando habló en televisión.

Yo no estoy muy conforme
con sus buenas palabritas,
nás bien estoy pensando
que la faja le está chica.

Buena era su intención,
al querernos gobernar
con caramelos y azúcar
sólo a caballo atraerás.

Suárez piensa en España
Como un buen patriota,
pero Carrillo le amaga
y Felipe le desborda.

Fraga trata de empujar
al capitalista en masa,
Blas Piñar que no se rinde
con la cadena ataca.

Garaicoechea con su cuento
millones y puntos gana,
que salen de aquellos pobres
que en otra Región trabajan.

El catalán con su calva –Roca-
sonríe acontecimientos
y aquí están los andaluces
pidiendo lluvia y gimiendo.

Que se les meta en la testa
a los hombres del Gobierno,
que España no se administra
con mantequilla y pan tierno.

El Gobierno que ha de entrar
que será de arroz con leche
sólo les queda aguantar
y hacer mejor el aliente.

Con la fuerte oposición
y la izquierda amedrentando
de poco valdrá decir
que el cinto siga apretando.

Cuantos no son los coyotes
que carne quieren tragar,
y el culoto de las perdices
está dando bosqueás.

Si queréis democracia
empezaréis a pensar,
que el terroristas y bandidos
 los tenéis que eliminar.

Tenemos por experiencia
la República pasada
que las cárceles abrieron
después hubo que ampliarlas.

No tropecemos dos veces
en el mismo malecón.
si la grieta se desgarra
su cura será peor.

06-02-1981

José Ramón Fernández Fernández (poeta de la Acebuchal) (1920-2004).

De su libro de poemas "Un aldeano fulero".
Esto es lo que pensaba mi padre cuando Adolfo Suáres presentó su dimisión.