POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

miércoles, 16 de mayo de 2012

LA MUÑECA HINCHABLE


-Si las mujeres fueran inflables, las muñecas hinchables sexuales no existirían –me confesó mi amigo el ingeniero Lin-Ya, en un viaje que hice al Japón para exponer mis cuadros.
En Oriente Lejano son muy dados a coleccionarlas, porque es casi imposible tener una amiga que se acueste contigo. Las primeras muñecas las usaron las tripulaciones niponas de los submarinos en la I Guerra Mundial.

-No soy de las que las maquilla o las sacan en coche, para que los vecinos tengas envidias -me sigue contando con toda franqueza.

En el país del sol novato, estas muñecas son muy comunes. La Love Lolita es una muñeca hinchables de tamaño real, con el cuerpo de una atractiva jovencita, para disfrutar en tus ratos de soledad emocional y descanso del ordenador. Ella no me hiere, siempre está dispuesta y me quiere -evoca con emoción, como si la estuviera viendo-. Es joven, guapa y deseada. Dispone de tres orificios de penetración: boca, vagina y ano, y además tiene un termo que la mantiene caliente toda la noche, y si te masturbas a ella no le importa. No se queja, no le duele la cabeza y cabe en cualquier sitio.

El “singel” Lin-Ya tiene 35 años y es ingeniero informático en la Soytrok Company de Tokio. Desde su primeros sueños eróticos se acostaba con una muñeca hinchable, con la que lo hace de unas 30 ó 40 formas distintas, y además no tienes que sacarla a cenar, porque se alimenta de aire. Ella siempre le da la razón y la razón mueve al mundo y si no que se lo pregunten a Don Quijote. No tienen padres ni hermanos que incordien o pidan regalos para bodas. No pide nada más que aire y no molestan, lo mismo se sientan que se acuestan. Además se pueden prestar o alquilar.

¿Quién tiene la culpa de que existan las muñecas hinchables o inflables sexuales o del amor soliario? No lo sabemos, sería un problema socio-cultural o incluso laboral, porque no se puede trabajar doce horas diarias sin sexo, y con una semana de vacaciones al año.

En la vida todo es fantasía e imaginación, desear constantemente lo que no se tiene, para vivir en el deseo permanente, en el cortejo o la seducción constante, en la idea de, qué harías cuando tengas la cosa deseaba. Por eso tener una de las últimas muñecas de 140 dólares, que incluso hablan según te convengan o las programes para que sean sumisas o complacientes o respondonas, según te convengan.

Tenía una barca del tipo zodiac o de goma en el garaje para salir a pescar, una noche se acostó en ella, pero la muñeca hinchables echaba chisps y se puso celosa, ¡coño!, dijo el japonés, pero que formas son estas “o la barca o yo” . Así que mandó la zodiac al pantalán del puerto deportivo de Soderagua en la había de Tokio. Donde ahora está sola y triste.

Love Lolita se ha hecho dueña de la casa y tal es su poder de mangonear que no hay mucha diferencia con una mujer de carne y hueso. Así que la ha mentido en la caja y la ha devuelto al fabricante (con su madre) con la siguiente nota: “mujer parlanchina no gustar”.

Ramón Palmeral

16 de mayo 2012

Traducción automática al inglés:
- if the women were inflatable, inflatable sexual muñecas would not exist - confessed me my friend LinYa, in a trip that I did to the Japan. In Distant East they are very given to collect, because there is almost impossible to hhttp://www.blogger.com/img/blank.gifave a friend who goes to bed with you. The first wrists used the Japanese crews of the submarines in the I World war. - I am not of that it makes up them or they extract thhttp://www.blogger.com/img/blank.gifem in car, in order that the neighbors you have you envy - it me continues possessing all honesty.

VOLVER A:
¿CÓMO ESCRIBIR NOVELAS Y RELATOS?