POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

sábado, 8 de octubre de 2011

Tomas Tranströmer gana el Premio Nobel de Literatura 2011


Tomas Tranströmer gana el Premio Nobel de Literatura 2011

El poeta sueco Tomas Tranströmer, de 80 años, psicólogo de formación, es el ganador del premio Nobel de Literatura 2011 “porque mediante imágenes densas, límpidas, nos da un nuevo acceso a la realidad”, anunció la Academia Sueca este jueves 6 de octubre.

“La mayor parte de la colección poética de Tranströmer está impregnada de ahorro, de concreción y de metáforas expresivas”, añade la academia sobre la obra de este autor que se convierte así en el sucesor del novelista y ensayista peruano-español Mario Vargas Llosa, ganador del año pasado.

En sus últimas obras Tranströmer “tiende a un formato aun más reducido y a un grado aun mayor de concentración”, explica el comunicado.

El secretario de la Academia, Peter Englund, declaró a la televisión pública sueca haber hablado con él y estaba “sorprendido” por este premio. “Estaba escuchando música...”, contó Englund. Precisó que Tranströmer estaba nominado desde 1973 y que hacía 40 años que ningún escritor sueco obtenía el premio.
Lea también
La poesía silenciosa en Tomas Tranströmer, por Abraham Prudencio Sánchez

“No pensó que llegaría a experimentar esto”, dijo su esposa, Monica, a la agencia sueca TT, y añadió que un grupo de periodistas —que cada año se reúnen frente a su residencia por si le dan el Nobel— estaba en su casa. “También dice que se siente a gusto con toda esta gente que viene a felicitarle y a tomar fotos”, añadió.

A través de su obra, Tranströmer sugiere que el examen poético de la naturaleza permite sumergirse en las profundidades de la identidad humana y en su dimensión espiritual. “La existencia de un ser humano no acaba allí donde acaban sus dedos”, declaró un crítico sueco sobre los poemas de Tranströmer, que considera “oraciones laicas”.

Su fama en el mundo anglófono debe mucho a su amistad con el poeta estadounidense Robert Bly, que tradujo al inglés buena parte de su obra. Ésta ha sido traducida a unos cincuenta idiomas. En sus poemas abundan las metáforas y las imágenes, que ilustran escenas simples de la vida cotidiana y de la naturaleza. La muerte, la historia y la naturaleza son temas recurrentes en su obra.

“Se trata de la muerte, la historia y la memoria, que nos observan, nos crean, y que nos hacen ser importantes porque los seres humanos estamos en una suerte de cárcel donde todas estas grandes entidades se encuentran”, dijo Englund. “Nos hace sentirnos importantes y por lo tanto nunca te puedes sentir pequeño después de leer la poesía de Tranströmer”, añadió.

Su estilo introspectivo, descrito por la revista Publisher Weekly como “místico, versátil y triste”, desentona con la vida misma del poeta comprometido en la lucha por un mundo mejor y no únicamente a través de sus poemas. En paralelo a su creación poética, Tranströmer ha trabajado con jóvenes delincuentes y con discapacitados.

Cuando era todavía estudiante en psicología publicó, con 23 años, su primera antología, titulada 17 poemas, en una de las mayores editoriales suecas, Bonniers, con la que siguió a lo largo de toda su carrera.

El poeta sueco sufrió en 1990, después de publicar decenas de antologías, una apoplejía que le dejó parcialmente paralizado y afásico y que le obligó a reducir sus actividades. Seis años después del ataque volvió a la literatura con Góndola fúnebre, de la que se han vendido 30.000 ejemplares, una buena cifra para el género de la poesía.

Su última publicación se remonta al año 2004, con El gran enigma, una antología de 45 haikús. Desde entonces se centra en su otra pasión, la música, y toca a diario el piano, aunque solo con la mano izquierda, debido a la parálisis.