POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

lunes, 3 de octubre de 2011

*AMOR SUBLIME DE CUATRO ESTACIONES*

*AMOR SUBLIME DE CUATRO ESTACIONES*


El OTOÑO representa para mí
la hoja que vuela en el viento
el color ocre de mi pensamiento,
lamentando que llegará el INVIERNO.
Pero cuando éste se acerca
y me hace frente ¡Tan arropado!
Me caen pompones ¡Tan blancos!
que parecen el maná del desierto.
Miro hacia arriba y veo el cielo abierto
Su portón no tiene llave, y puedo mirar adentro.
Entonces veo que un pintor de ojos claros
está extendiendo su gran lienzo.
Me paro en puntas de pie, y yo siento que me elevo.
Le pregunto ¿Quien es usted SEÑOR?
Pues ¿Que no me conoces?
Yo soy del mundo el CREADOR
y comenzaré a pintar la PRIMAVERA
para que tu misma la veas
y disfrutes al ver las flores muy bellas.
Las glicinas que te gustan y las magnolias
¡TAN inmaculadas!
Pintaré los alelíes, y los rociaré con perfume
para que cuando tú los huelas
sepas que no hay imitaciones.
De verde pintaré las praderas
donde podrás caminar descalza
pues será una alfombra ¡Tan blanda!
Y después Señor ¿Cual será su próxima obra?
Ahhh!!! ¡Ya verás que bien se verá la playa
por que pintaré un VERANO de color azul turquesa
Donde podrás disfrutar, de la vida
en derroche de belleza.
Ahora niña te pido que desciendas de la nube
porque debo encender el cielo
debo dar luz a la luna, y hacer titilar las estrellas.
Mira; allá viene la nube... y viene sin pasajeros
apúrate que trae lluvia, para los pobres labriegos.
Tengo que pensar en todo, pues del mundo nada espero.
Pero no me cansaré de dar, aunque no tenga reconocimiento.
Amo tanto a todos, de verdad
que les regalé a mi HIJO UNIGÉNITO
Algún día lo reconocerán y habrá fiesta en el cielo.
Donde los ángeles cantarán alabanzas al Cordero.



Libia Beatriz Carciofetti // Argentina

Derechos reservados Nº 452298

libypoesias@arnet.com.ar