POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

lunes, 17 de noviembre de 2014

Dos bellísimos poemas místicos, de Carlos Fenoll y Santiago Moreno



ANTE DIOS MUERTO

Cadáver de la luz, Cruz sin vida:
Si Amor ha de morir, ¿qué me sostiene?
¿por qué la lanza que te hirió no viene
para herir mi cruel tierra transida?

iFecunda sangre de bondad vertida!
Por mis entrañas su raudal resuene.
Inúndame, Señor, haz que me llene
del caliente perdón de tu partida.

Libérame por fin del duro yugo
de la terrible sombra de mí mismo.
¡Apiádate de mí!... ¿Fui tu verdugo!

Y puesto en lo profundo estás ahora,
¡ahonda, ahonda hasta el inmenso abismo
para elevarme a tu divina aurora!

                              Santiago Moreno, murciano  que residió en Callosa del Segura.


CRISTO  YACENTE

Como un haz de silencio solo y puro
yace el cuerpo divino del Amado.
Tiene el peso seguro;
de la muerte; el gran peso aplomado.

Es un cuerpo lavado
donde no está la sangre ni su huella.
Es una limpia y solitaria estrella
la herida del costado.

Es avarienta lumbre,
esa garra cruel que es el dolor,
no le pudo arrancar su dulcedumbre.
Su rostro es una flor.

¡Y esa mano, y esa mano que, muerta,
más no del todo fría,
levemente abierta,
bendice todavía!

¡Oh hermosura del arte que impresiona
al alma y la conmueve!
Tu imagen, ¡oh Señor!, no me abandona.
¡Permite que la lleve
hasta ser polvo y nada mi persona!

Carlos Fenoll, poeta panadero de Orihuela