POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

domingo, 23 de diciembre de 2012

LA CIUDAD DE HOMBRE SOLO

LA CIUDAD DE HOMBRE SOLO

               Sobre un cuadro que expusiste en La Romana, en la "Casa Encarnà" de Palmeral


                         Caminante del asfalto
                     entre antena y edificio;
                     color de la ciudad
                     llena de colorido.
                     Sol de la mañana
                     acompañantes del olvido.
                     Invisibles a la luz deslumbrante
                     de edificios.
                         Siluetas humanas perfilando su destino
                     su camino...
                             Transparencias de individuos
                     por las altas torres de aluminio
                     como perfiles cromados
                         en un silencio alto de ladrillos.



                                                        
                                                    VOCES SUBRREALES


            Inspirado en una  pintura expuesta en una portada de la revista Perito de Palmeral


                        Sombras de enjambres, alhelíes...
                    de dorso firme en la belleza,
                    de orfebres coronas griegas.
                        Sutil el bardo egipcio
                    en un fluir eterno.
                    Abstrapción en espacios plenos
                    como una semblanza de Judea.
                        Una luz en el espejo esbelto;
                    surge la gigantesca torre de los sueños.
                    En el albor, una mirada se alcanza lejos.
                         Todo el honor:
                    la brillante luz de los reflejos.
                    Un latino coral entre los dedos;
                    al costado, una antorcha iluminando los deseos
                    de la diosa de los linces genuinos;
                    los turbantes deslizantes entre linos.

                        Un eden egipcio coronado, 
                    un albor entre sultanes.
                               Se han oido latir...
                    unas voces subrreales.                      


                              A. Marlópez