POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

sábado, 18 de noviembre de 2017

"Un cuento de Navidad" por Julio Calvet Botella. Edita ECU, colección Acacia



Comentario publicado en MUNDIARIO

Hace unos días un amigo escritor tuvo la consideración de enviarme su cuento de Navidad que recientemente ha publicado en la editado  ECU de Alicante.
La escritura, la poesía y el relato le encanta, no puede dejar de escribir en las fechas alegres y nostálgicas que son la Navidad, mirando al mar desde su balcón, en tierra firme de una ciudad, de un lugar, de una localidad costera desde donde escribe tomando silla en la tierra cuales velas y mástiles marinos de la aventura y la imaginación. Porque él es hombre de tierra adentro, de la  Oriola de Gabriel Miró, nacido en la misma calle Mayor donde naciera el ilustre y malogrado ensayista Ramón Sijé. Los otros días en una conferencia a la que asistí del oriolano Manuel Ruiz Martínez, sobre "Orihuela en la Literatura",  me enteré que el escritor y cuentista (narrador de cuentos no de vivir del cuento, como algunos políticos conocidos) el danés Hans Cristian Andersen estuvo de paso por  Orihuela, y que durante su estancia quiso entrevistarse con la Reina Isabel II, que por casualidad estaba allí en 1862 alojada junto a su familia y su séquito en el palacio episcopal de este Obispado. Pero según se cuenta la reina no quiso recibir al escritor  danés. Seguramente le dijo a su secretario: "quien quiera ver monas que vaya al circo".
 Bien, «Llueva o no llueva, trigo en Orihuela», la cuestión es que el nombre del autor de este cuento de Navidad ilustrado con una fotografía navideña de Paco Miró, llegó a mi cabeza (que es como una granada abierta, rellena de recuerdos carmines agrupados por los recuerdos rojos de los crepúsculos). Aveces, este autor escribe “graves escrito” (como le gustaba decir a la maestro monovero Azorín), para redactar sesudas sentencias que por algo en Magistrado en ejercicio, nacido en Orihuela en 1946. Si le damos a la maquinilla de la memoria puedo recordar otro títulos suyos anteriores como: Ramón Sijé, semblanza; Trinitario Ruiz Capdepón, o Misceláneo en el otoño o su último cuento La Sirena sobre un viaje de Odiseo o el Ulises para los más desmemoriados.
Nuestro escritor es uno de los últimos románticos por su sensibilidad al tratar nuestra historia y recuperar las tradiciones, porque el cuento que me entrega es en realidad una Belén viviente, pero no puedo revelar más. El amigo común Antonio Colimana, que  ha escrito el prólogo de tres páginas (7-9) hace ímprobos esfuerzos para hablar del cuento de Navidad sin develar nada relativo a su intriga, únicamente se atreve a escribir: “…está cargado de ternura y de amor hacia los demás”. El libro se desparrama como vides en el Vinapoló por  69 páginas que no parras,  escrito con minuciosidad de detalles, descripciones y unas descripciones humanas y sorprendentes, distribuidas entre 9 apartados, más un gracioso colofón, donde cita a Carmen, su mujer, llamándole a comer un día de Navidad de 2016, que como nos imaginamos los lectores, o anticipamos mentalmente, debía estar presente toda la familia, incluidas las nietas Inés, Pilar y Begoña que son las destinatarias de este tierno cuento, porque Un cuentos para Navidad  es un cuento para el público infantil.
El libro forma parte de la Colección Acacia de ECU, es lo que yo llamaría una joyita desde el principio hasta su fin, incluidas las cubiertas. Resalta en la página 11 un precioso soneto de José Luis Vallejo Marchite, autor de Memorial de la espuma, se acabó de imprimir este libro el día 6 de junio de 1998 festividad del Beato Marcelino Champagnat fundador de los Hermanos Maristas.
En la página que corresponde a la 18, aparece una fotografía del autor, en actitud de estar consultado uno de esos mamotretos de Derecho o Jurisprudencia, de esos que te ponen la carne de gallina por el contenido de sus casos.
La dulzura del aire se respira en el ambiente que mitiga el dolor de la vida diaria, pero hay escritores, gracias a Dios, que nos saben rescatar de las penurias del diario vivir, que siendo esta una de las mejores épocas posibles, la de la era digital, en que vivimos, algunos malintencionados nos las quieren amargar. Pero para ello, para contrarrestar están escritores como del que hablo  autor de un cuento para de Navidad que es Julio Calvet Botella, magistrado de oficio y de las letras.

Autor del artículo
Ramón Fernández Palmeral