POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

domingo, 16 de octubre de 2016

Dolores Redondo, la reina del valle del Baztán, gana el premio Planeta. Finalista Marcos Chicot, el asesino de filósofos



La ganadora del premio Planeta Dolores Redondo (i), junto al finalista Marcos Chicot (d). AFP

La 65ª edición del premio Planeta, número redondo, demandaba un nombre de relumbrón, pero que, a su vez, cumpliera los requisitos de la gran difusión y eso ahora lo garantiza la novela negra, el género de moda. Y además, como ya suele ser norma del galardón en sus últimas ediciones, a poder ser de alguien que ya sea de la casa. Y todo eso converge de manera espectacular en la escritora Dolores Redondo, uno de los últimos grandes fenómenos de la edición española con su Trilogía de Baztán (más de 400.000 ejemplares, editada en Destino, sello del grupo; ruta turística creada; película en ciernes...).
En Todo esto te daré, la novela con la que ha ganado en Barcelona y se embolsó los 601.000 euros de dotación, Redondo no prosigue las aventuras de la policía foral protagonista de la trilogía, pero sí mantiene el tono de novela negra en la que un escritor famoso descubre, tras una accidente, la doble vida de su compañero. La obra finalista, para no desentonar en una velada que ha contado con la presencia de los Reyes de España y la plana mayor de la política española y catalana, también recayó en otro fenómeno: Marcos Chicot, autor de uno de los e-books en español más vendidos  (El asesinato de Pitágoras), que, a rebufo de su gran éxito, vuelve a ambientar una trama a caballo entre la novela negra y la histórica en la Grecia clásica de los filósofos: ahora, El asesinato de Sócrates (150.250 euros).
“Tenía que tomarme un respiro y contar otra historia que llevaba mucho tiempo dentro de mí, seis años, una novela sobre la servidumbre al mal; el título es una proposición de codicia, palabras del demonio en el Evangelio", aseguró Redondo (San Sebastián, 1969) que finalizó hace poco más de un año Ofrenda a la tormenta, con la que cerró un ciclo iniciado en 2013. En realidad, en su nueva novela sólo ha dejado de la trilogía un cierto regusto por los fantasmales secretos familiares y una ambientación rural, si bien aquí se trata de un pueblo de Galicia (la escritora tiene ascendentes gallegos) y no del valle de Navarra. A aquella localidad llega un escritor tras las huellas de su compañero que ha sufrido un grave accidente. El percance desvela una supuesta doble vida del finado que intentará averiguar el escritor, apoyado en un guardia civil retirado y un cura amigo.
La obra siembra las sospechas en todo el mundo, muy al estilo de las obras de Agatha Christie, una de las referencias literarias de Redondo junto a P.D. James y Ruth Rendell. Son solo algunos de los referentes de una escritora que fue lectora voraz ya desde niña y ayer especialmente emocionada: admitió haber participado ya hace años en un premio que de pequeña "miraba por la televisión soñando estar ahí".
El premio no hace más que reforzar una trayectoria ascendente de Redondo, que tras escribir algunos cuentos infantiles y relatos breves, arrancó hace siete años con la novela Los privilegios del ángel (2009) y que se disparó con El guardián invisible (2013), primera entrega de una trilogía protagonizada por la de fuerte carácter comisaria de la policía foral de Navarra Amaia Salazar y traducida ya a 15 idiomas. Y cuyo eco parece no tener fin: para 2017 está previsto tanto el tercer y último volumen de la novela gráfica como el estreno de la adaptación cinematográfica de la primera parte, dirigida por Fernando González Molina y producida por Atresmedia, pata audiovisual de Planeta.
Al escenario de la concurrida gala (monarcas aparte, y entre intimidatorias medidas de seguridad, estuvieron presentes la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, entre otros), subió otro fenómeno porque Chicot (Madrid, 1971) cuenta ya con un best-seller mediáticamente más silencioso, El asesinato de Pitágoras (2013).
Aquí, Planeta arrebata a Duomo (sello donde ha publicado hasta la fecha Chicot) a un psicólogo clínico de profesión que con hasta ahora sólo tres libros publicados pero con especial querencia por jugar con el género negro y la época clásica de los grandes filósofos griegos (lo hizo también en La hermandad, en 2014), aquí repite la fórmula de su éxito. Con tintes también de novela de acción y aventura con la guerra del Peloponeso como telón de fondo, ahora la figura central es Sócrates, quien, según el oráculo de Delfos, morirá a manos de un hombre de clara mirada. Querofonte, amigo del filósofo, cree que podría ser Perseo, el de ojos transparentes y terribles secretos."Reincido como asesino de filósofos", admitió Chicot, que dedicó la obra a su hija Lucía, de siete años, con síndrome de Down. "Por ella soy escritor, para dejarle una novela para su futuro". En Planeta ya saben que no deberán recurrir a oráculo alguno: los dos galardonados venderán lo suyo.


Dolores Redondo la reina del valle del Baztan gana el Planerata 2016.
Su agente literario es la prestigiosa Agencia de Carmen Barcells de Barcelona.

Dolores Redondo cuenta cómo se gestó el éxito de su trilogía policiaca

Ha vendido 600.000 ejemplares, será traducida a 32 idiomas y llegará al cine







La escritora Dolores Redondo posa en la galería de tiro de la Policia Foral en la comisaría de Pamplona durante un ejercicio de tiro. EL PAÍS
La salida del tren marca el inicio de la lectura de la viajera que va en el asiento al otro lado del pasillo. Durante las casi tres horas que dura el trayecto entre Madrid y Pamplona, no la interrumpe; está tan inmersa en la historia que decide cerrar el libro solo cuando suena el anuncio de la llegada a la estación. El título: El guardián invisible(Destino) de Dolores Redondo (San Sebastián, 1969). Dicen que las brujas no existen pero en las cuevas de Zugarramurdi, en el valle del Baztán, saben algo de esto. En el andén de la estación se encuentra la autora del libro que leía la viajera, a la que la vida le dio un giro absoluto cuando los editores de Destino decidieron apostar por ella tras una primera lectura de su trabajo en 2012. La autora había logrado ensamblar con frescura una historia en la que se mezclaban temas como la mitología, el matriarcado, la investigación policial y el crimen.



Otros 'best sellers'


La catedral del mar (Grijalbo) de Ildefonso Falcones ha vendido 7 millones de ejemplares en 43 idiomas en 40 países. Antena3 realizará una miniserie en inglés que se rodará en Barcelona.
El tiempo entre costuras (Temas de hoy) de María Dueñas. Se ha traducido a más de una treintena de idiomas .En 2014 se estrenó una serie de televisión de 11 capítulos que fue seguida cada uno de ellos por 5 millones de personas.
La sombra del viento (Planeta) de Carlos Ruiz Zafón ha llegado a vender más de 10 millones de ejemplares.
La cena secreta (Planeta) de Javier Sierra se coló entre la lista de los diez más vendidos del The New York Times. La preproducción de la película está paralizada.
¿Qué había en El guardián invisible para lanzar 15.000 ejemplares de un novel cuando lo normal son 2.000 en la primera edición? “Tenía personalidad y una serie de elementos singulares como el uso de la mitología vasco navarra, el pasado de los personajes, el ámbito geográfico en el que se desarrolla, las técnicas más avanzadas de investigación criminal y una escritura brillante”, responde contundente Emili Rosales, director editorial. El salto internacional de esta autora se produjo meses más tarde en la Feria de Fráncfort cuando editoriales de otros cinco países compraron los derechos del libro —Alemania, Francia, Italia, Holanda y Brasil—. “Cuando me lo contaron me pellizcaba para saber si estaba soñando o el correo que me habían enviado era real”. El primero de los libros se editó en 2013 y en dos años la trilogía completa estaba en manos de los lectores.
Nadie conocía a esta autora que durante años, en su casa de Cientruénigo (Navarra), robando horas a la noche o mientras sus hijos estaban en el colegio y su trabajo le permitía —estudió Derecho y montó un pequeño restaurante en San Sebastián— decidió escribir una trilogía que situaba el valle del Baztán en el mundo. “No me enfrento jamás al folio en blanco. No sé qué es esa sensación de vértigo que dicen algunos porque para cuando me pongo a escribir ya tengo todo el proyecto construido, los personajes, los lugares, la historia” cuenta sentada en la misma silla en la que Amaia Salazar, inspectora de la Policía Foral de Navarra, se reúne con el juez Markina en el restaurante Rodero de Pamplona para hablar de los casos que están investigando. Ambos son personajes creados en su imaginación para sus novelas aunque cobrarán vida, al menos cinematográfica, a partir de 2016. Peter Nadermann, productor de la saga Millenium, basada en la obra del escritor sueco Stieg Larsson, compró los derechos para llevarla al cine en cuanto se percató del éxito de ventas. Su idea es rodarla en inglés en el valle del Baztán, donde actualmente existe una ruta que recorre los lugares de paseo de Amaia Salazar, la casa familiar, la comisaría e incluso la pastelería Malkorra en la que además de los famosos pastelitos txantxigorri elaboran unas placas de chocolate con almendras de tres kilos que venden en porciones.
La trilogía del Baztán ha vendido hasta el momento alrededor de 600.000 ejemplares. El guardián invisible lleva 29 ediciones; Legado en los huesos, 12 y Ofrenda en la tormenta, 7. Un total de 32 editoriales internacionales han traducido el primero de los libros a 28 lenguas. Diez de ellas lanzarán El guardián invisible a lo largo de este año. La edición inglesa saldrá el 23 de abril en el Reino Unido y Australia, y en 2016 en Estados Unidos.
Con esta obra de 1.500 páginas en total, Redondo quería hablar de mitología, de personajes que viven en un universo muy especial, de otros mundos culturales, del matriarcado.
La chispa que encajó todo el puzzle que la escritora tenía en la cabeza fue la información que apareció en un periódico en la que se hablaba de la investigación del asesinato de Ainara, una bebé que murió a manos de una secta en los años ochenta del siglo pasado. Los padres ofrecieron a la hija en sacrificio a su comunidad. Se consumó con el asesinato de la niña que fue enterrada en el caserío de Lesaka (Navarra) en el que vivía la secta.
Dolores Redondo lo tenía todo para que el mundo que había fabulado quedase reflejado en su ordenador: fichas con todos los elementos y características de los personajes, datos sobre los lugares en los que se desarrollaba la acción y los crímenes que se producían en las novelas. Eligió a una mujer, la inspectora Amaia Salazar, como responsable de las investigaciones porque, entre otras circunstancias, en ese cuerpo policial no hay ninguna mujer que se dedique a ese trabajo entre sus 1.083 agentes. La Policía Foral, creada como tal hace medio siglo, posee siete comisarias, una de ellas en Elizondo a la que Salazar tiene que trasladarse para poder investigar los crímenes. La colaboración de este cuerpo policial con ella ha sido absoluta. “He tenido que preguntar desde la cantidad de explosivo que se necesitaba para hacer una voladura, el tipo de arma, las balas de las que tenía que hablar... Información que desconocía y de la que no podía escribir sin estar perfectamente documentada. Los errores en determinadas cosas se detectan enseguida y soy una persona muy minuciosa”, explica la escritora mientras recorremos la sala de tiro de la Policía Foral de Pamplona. ¿Por qué ubicar la historia en el Baztán? “Contaba con todos los elementos necesarios para recrear el ambiente de mis historias, era perfecto. Las casas son espectaculares y el bosque tiene algo de mágico, especial, misterioso...”.
Ahora ya no tiene que robarle horas a la noche para poder escribir, todos saben en su casa que cuando está en el cuarto de trabajo el silencio debe ser total. Ella está metida en su mundo ya sea el Baztán o Nueva Zelanda, país al que viajará en verano para descubrirles a los habitantes del otro lado del mundo cómo es el valle por el que transita su fantasía.


Sinopsis de El guardián invisible:
El guardián invisible, de Dolores Redondo, autora de la novela Los privilegios del ángel, es un impactante thriller que tiene su mejor baza en el contraste entre lo racional y científico, y lo legendario y mítico. Una impactante novela negra que mezcla con originalidad el realismo de una investigación policial con elementos mágicos de la mitología vasco-navarra. Cuenta con una gran protagonista, la policía foral Amaia Salazar, una preparadísima agente que ha incorporado las técnicas del FBI y que, por otro lado, tiene un pasado oscuro y atormentado, decisivo en la trama. Un extraordinario contraste entre fortaleza y fragilidad que la sitúa como clara heredera de la Clarice Starling de El silencio de los corderos. Una lectura imposible de interrumpir, con una trama envolvente y original, que ofrece un juego de pistas honesto y múltiples bifurcaciones, con una estupenda ambientación, sugerente atmósfera de los bosques vasco-navarros, de las figuras legendarias de la zona. El guardián invisible es la primera entrega de la planeada Trilogía del Baztán, en cuya segunda parte la autora ya está trabajando de lleno.
«Ainhoa Elizasu fue la segunda víctima del basajaun, aunque entonces la prensa todavía no lo llamaba así. Fue un poco más tarde cuando trascendió que alrededor de los cadáveres aparecían pelos de animal, restos de piel y rastros dudosamente humanos, unidos a una especie de fúnebre ceremonia de purificación. Una fuerza maligna, telúrica y ancestral parecía haber marcado los cuerpos de aquellas casi niñas con la ropa rasgada, el vello púbico rasurado y las manos dispuestas en actitud virginal.»
En los márgenes del río Baztán, en el valle de Navarra, aparece el cuerpo desnudo de una adolescente en unas circunstancias que lo ponen en relación con un asesinato ocurrido en los alrededores un mes atrás. La inspectora de la sección de homicidios de la Policía Foral, Amaia Salazar, será la encargada de dirigir una investigación que la llevará devuelta a Elizondo, una pequeña población de donde es originaria y de la que ha tratado de huir toda su vida. Enfrentada con las cada vez más complicadas derivaciones del caso y con sus propios fantasmas familiares, la investigación de Amaia es una carrera contrarreloj para dar con un asesino que puede mostrar el rostro más aterrador de una realidad brutal al tiempo que convocar a los seres más inquietantes de las leyendas del Norte.