POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

sábado, 11 de diciembre de 2010

El Arte de tocar el arpa



Dice un antiguo refrán que no hay mujeres frígidas sino hombres inexpertos. Otro dice que si no la tocas no suena. Pero estos proverbios ya vienen de muy antiguo casi del “Cantar de los cantares” de Salomón. El tema del sexo como escribe el Dr. Espino siempre ha sido tabú, creo que habría que matizar, más en Occidente en Oriente, sobre todo en algunas culturas que provienen del judaísmo, donde la Biblia está copada de menosprecios hacia la mujer, como la traidora Dalila, que le cortó el pelo al forzudo Sansón; seres impuros como Magdalena, aquella mujer pública pecadora que secó con sus cabellos los pies de Jesús, y otros evangelios apócrifos dicen que se casó con ella. En Oriente, en las cutluras indúes desde miles de años atrás como ejemplo tenemos el Kamasutra, no han visto el sexo como algo impuro, feo a los ojos de sus dioses, sino el origende la vida humana.

Pero en fin dejando la cuestión religiosa, la teología sigue negando a Darwin, siguen siendo demiúrgico (los que consideran a Dios como creador del Universo), en su propio interés, y en el celibato desde el Concilio de Trento, pues antes hasta los Papas tenían hijos. Para ellos lo tocante a relación sexual es pecaminosa. Jamás un casado llegará a ser Santo, los quieren sin relación sexual. A la mujer aún la consideran impura, por eso no puede ser sacertodes, pero sí "sacerdotisa", pero vayamos a la médula del artículo: “El Arte de tocar el arpa”.

Muchas parejas fracasan (casados y no casados), creo, porque no han recibido una educación sexual adecuada, una educación cuyo origen debe empeza por conocer el funcionamiento de los órganos sexuales de hombres y mujeres (nos suena a Chino qué es la uretra, los ovarios, la próstata, los canales deferentes, epidídimo, las tropas de Falopio, el clítoris, la vagina. el pene, felación ect., etc,), es decir, que esto se lo dejamos a ginecólogos y urólogos. Pues bien, partiendo de este desconocimiento general hay que saber que ni todos los órganos sexuales son máquinas perfectas o que están homologados para que todos encajen unos con otros, ni todos funcionan igual; sin tener en cuenta, raza, peso, estaturas, o la madre que nos parió. Es decir, que estas herramientas de orinar, de fornicar, y de reproducirnos hay que probarlos, o debiéramos hacer un periodo prematrimonial para hacer un rodaje, pero entre otros problemas educativos nos topamos con el mito de la virginidad, y otros prejuicios ético-sociales, en la inútil búsqueda de la perfección. El poder de la Iglesia Católica impide que estos temas se estudien en los colegios e institutos.

Nos podemos encontrar con una serie de disfunciones: frigidez, impotencia, eyaculación precoz, afroditas, mini penes, falta de ganas por enfermedades, medicamentos o la edad, que nos va llevando a la inpotencia, hormonas... Partiendo de aquí, un alto porcentaje de parejas rompen su relación afectiva, porque han empezado por no funcionar en la alcoba, o en la cama que suene un poco más vulgar, pero es una realidad de siglos. Antiguamente, los reyes, hombres poderoso y no tan poderosos tenían su mujer y su amante, pero el adulterio y la bisexualidad tiene sus problemas. Sin embargo, partiendo de una pareja que se son fieles, en cuanto llevan años que no funcionan en la alcoba, optan por separarse, en lugar de acudir a un sexólogo o un orientador matrimonial que puede con ciertos tratamientos, o precursores de la erección, o chequeo del corazón que suele ser origen encubierto de cierta flacidez del miembro. La sequedad de la vagina al llegar a la menopausia por falta de estrógenos.

Además pueden enseñarnos algunos juegos eróticos, ya que la mente ha de ser estimulada con situaciones de lujuria, situadas algunas veces en lo más hondo de nuestra infancia o carencias de fantasías. Algunos hombres tienen el cerebro en el pene, algunas mujeres el clítoris en la garganta (siglos atrás la felación era cosa solo de fulanas y amantes). Algunas mujeres no llegan al orgasmo con la penetración, sin embargo, existen otros juegos, por ello, quizás el varón debe aprender a tocar el arpa para evitar la artrosis de los dedos. Podíamos seguir enumerando cientos de manipulaciones para la estimulación, pero esto queda ya para especialistas, ya que esto es solo una iniciación. Estos consejos de la necesidad sexual no quitan de que seamos celosos guardianes de nuestra intimidad, de nuestro pudor, porque es de educados hacer nuestras necesidad en privado, excepto comer al que nos hemos acostumbrados a hacerlo en público.

Por mucha hipocresía que queramos darle al "asunto", todos somos creados de la misma forma, salvo los invitros u óvulos de alquiler. Se puede querer hasta el infinito pero si el "asunto" no funciona puede llegar a rompense el hilo del amor. Aunque nada hay tan fuerte como el nudo del amor o los años de enamoramiento, la vida nos proporcina muchas bifuraciones para encontrar, en fefinitiva, la felicidad.

Palmeral