POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

jueves, 3 de marzo de 2016

Presentación del libro "Miscelanea en el Otoño", de Julio Calvet Botella, en Ámbito Cultural de el Corte Inglés

                                                                   Editorial ECU



(Alicante 1 de marzo de 2016. Sala de Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Alicante).





Buenas tardes a todos.



No voy a ocultar que me encuentro esta tarde muy satisfecho. Muy satisfecho de estar en este lugar y muy satisfecho de estar acompañado de quienes comparten mi vida y de quienes se han acercado a la puesta de largo de mi ultimo libro “Miscelánea en el Otoño”, que hace muy poco nació al mundo del papel escrito, como una prolongación de mi mismo.



Yo soy una persona, que en mis recién cumplidos setenta años, debe reconocer que la vida me ha sido, me viene siendo, altamente generosa.



Sí que es verdad que como en todos, ha habido luces y sombras, pero las luces han presidido mis años al haber sido acompañado por quienes han alumbrado sus celemines para guiarme hacia las luces, dejando atrás las sombras.



He procurado ser trasparente y no ampararme en fingimientos. He procurado ser honesto conmigo mismo y con los demás, y he procurado dar lo mejor de mi mismo.



Y no suene esto a vacuidad o presunción de fingida falsa modestia. Suene esto como confesión y cercanía desde un tiempo de mi vida, que tiene detrás un ya largo camino recorrido.



He dedicado toda mi vida profesional al estudio, a la enseñanza y a la aplicación jurisdiccional del Derecho. Yo no se si este camino lo elegí yo, o lo eligieron por mí. Probablemente fue lo segundo, pero en cualquier caso, ni esos otros, ni yo, se equivocaron en esta elección.



Van mas de cuarenta y cinco años en esta empresa, que aún no he querido abandonar.



Y yo no he nacido para ser estrella. He nacido para pisar la tierra, y he procurado sembrar en tierra buena.



Creo  que la docencia y el ejercicio judicial del derecho, son un complemento ideal para quien profese ser un buen jurista.



Mi acceso a la Universidad fue el logro de una ilusión siempre querida. Durante más de veinticinco años he tenido el privilegio de ser profesor universitario en la Facultad de Derecho de la Universidad de Alicante, a la que llegué de la mano de dos grandes  catedráticos, Don Vicente Gimeno Sendra y Don José María  Asencio Mellado, que me han dispensado su afecto  y amistad. Tanto confiaron en mí,  que llegue a ser encargado de curso de uno de los grupos de alumnos de la asignatura de Derecho Procesal Civil.



Muy pronto accedí al mundo judicial. He sido Secretario Judicial, Juez de Distrito, Juez de Primera Instancia e Instrucción, Magistrado de la Jurisdicción Social, Presidente, -primero y fundador-, de la Sección IX de la Audiencia Provincial de Alicante, y hoy continúo como Magistrado Encargado del Registro Civil Exclusivo de Alicante. Han pisado mis pies los despachos judiciales de La Roda, Alcoy, Callosa de Ensarriá, Denia, Elda, Orihuela, Elche y Alicante. Así que prácticamente, mi vida profesional se ha desarrollado en nuestra provincia de Alicante, y en toda ella, de norte a sur, y de este a oeste.



Durante un tiempo me dedique a escribir y publicar estudios jurídicos en Revistas de su clase, colectivas e individuales. Tuve el honor de publicar estudios en la Revista Iberoamericana de Derecho Procesal que presidía desde el exilio Don Niceto Alcalá Zamora, y en cuyo Consejo de Redacción en España figuraban los grandes catedráticos Prieto Castro, Gómez Orbaneja, Herce Quemada y Fairén Guillen, y pasé la prueba de publicar estudios procesales  junto a ellos.



Llegue a acumular un buen numero de trabajos, y tuve la tentación de publicar un volumen con todos ellos,  pero la profusión legislativa de los últimos años y la constante modificación de las leyes,  me hizo descartar  esta idea, pues el libro nacía ya caduco, y de escasa utilidad. Ello no obstante, a veces me encuentro con la sorpresa de que en alguna librería de lance de Madrid, se ofrece alguna separata de un estudio mío, treinta años después de haberlo publicado.



Yo ya había publicado alguna colaboración o artículo en periódicos o en revistas locales de temas ajenos al derecho.



Y es que  he nacido en Orihuela, esa patria que nos retrato Gabriel Miró desde “Nuestro Padre San Daniel”, a la que llamó  Oleza, y esa patria que nos cantó en sus magistrales versos Miguel Hernández, cuyo rayo no ha dejado de cesar, ni su silbo ha dejado de ser vulnerado. Y es que creo que en todo oriolano hay un escritor o poeta, más o menos escondido, quizás porque es allí, “donde el aire peina las palmeras”.



Llego un día en el que después de intervenir en muchos actos culturales de mi pueblo, de la mano de mi gran amigo el escritor oriolano Antonio Colomina Riquelme, llegue a Editorial Club Universitario, y  conocer a José Antonio López Vizcaíno.



Y ahí, puedo decir, caí en la trampa. En la hermosa trampa de hacerme escritor. Todo lo modesto que sea, pero escritor al fin, y conocer un mundo apasionante: el de escribir y publicar libros.



José Antonio López Vizcaíno,  me acerco a sus libros anuales de Relatos, en los que da la oportunidad a quienes escriben el ver sus nombres impresos en letras de molde y luego, ya lanzados al mundo editorial, figurar como autores invitados de la publicación en actos memorables presentados por Manuel Avilés Gómez, aquí, hoy a mi lado, quien siempre me distinguió en la sede cultural del periódico Información donde tienen lugar estas presentaciones.



Manuel Avilés, es un brillante escritor, a quien conocí en mis avatares profesionales, y ha ocupado altos cargos al servicio del Ministerio de Justicia, y en la Dirección General de Prisiones.



Y es también un brillante escritor y un intelectual integral. Colaborador del periódico Información, nos ilustra habitualmente con su importante bagaje cultural en su sección que titula “ELOGIO DE LA LOCURA”. Y aquí, al utilizar este título emblemático, parece que Manuel Avilés, revela su sintonía con el gran humanista Erasmo de Roterdam, y podemos descubrir sus inquietudes. No es tiempo de conferenciar aquí, pero la estela humanista sin macula de aquel ilustre pensador cuyo libro fundamental fue dedicado a su amigo Tomas Moro, luego elevado a los altares por su lealtad a sus principios, parece que lo dice todo.



Gracias, Manuel Avilés por haber aceptado presentar mi libro otoñal  esta tarde.





 Y en esa Editorial Club Universitario he venido publicando libros, siendo el último, hasta hoy, “Miscelánea en el Otoño”.



“Miscelánea en el Otoño”,  no es un  libro nuevo; es un libro que quiere ser resumen de cosas escritas, y reconocimiento a quienes creyeron en mí aceptando la publicación de mis relatos.



Y aquí he de recordar pues es de justicia a dos personas: Carlos de Aguilar Merlo, que me acogió con generosidad en la Revista Amanecer, con su constante cortesía, y que pronto nos abandono para llegar al alto de los cielos; y a mi gran amiga Carmen Ramos Pastor, mujer de gran cultura, que me condujo a la Revista Numen. Y también a Antonio Luís Galiano que me llevo a su Revista Oleza, y a Ramón Palmeral que me introdujo en sus blogs y citas de libros.



Y termino. No les voy a contar el libro. Pero espero lo lean. El origen de los relatos  esta en su Epilogo. No tiene Prólogo, pero no entiendan el Epílogo como despedida sino como resumen. Creo que aun me queda bastante cuerda.



Muchas gracias para quienes me acompañan en esta noche, por su generosidad. Y también, en especial, a Tomas Gómis por sus desvelos y a Antonio Colomina por facilitarme esa fotografía que hizo de la calle San Juan de Orihuela que preside la portada del libro. Esa calle de San Juan que parte de un cruce de caminos y que nos lleva al sosiego y al recuerdo de una Orihuela también otoñal en nuestras vidas.



JULIO CALVET BOTELLA

En versión HTM

Palabras claves:
Desnuda
La vi con su madre
Eternidades
Juan Ramón jimenez
Ruben Dario
Ramón Palmeral