POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

lunes, 15 de septiembre de 2014

El rincón del poeta. Calle Golfín. Alicante


30.10.11 - 02:50 -


Rezan unos versos de Antonio Machado: «Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla, /y un huerto claro donde madura el limonero». Son las primeras líneas del poema 'Retrato', donde el poeta sevillano resume su paso por la vida y ese lugar de Sevilla marca sus primeros recuerdos. Una sombra de una encina en Extremadura, un verde valle asturiano, la Gran Vía madrileña, la plaza Du Tertre, en el Montmartre parisino y conocida como la plaza de los pintores, o un motel en algún lugar entre Nueva York y San Francisco, junto a una prostituta toxicómana, son algunos de los rincones donde los rapsodas, aquellas mentes que juegan a utilizar los mínimos elementos del lenguaje para evocar los más exquisitos sentimientos, encuentran su inspiración. Las musas.
 
Todos los poetas buscaron sus lugares de tranquilidad y reflexión, aunque algunos los hallaron de angustia y aturdimiento, para componer sus obras. La calle Golfín, en Alicante, fue donde el comediógrafo Carlos Arniches vivió en su infancia y donde ahora, jóvenes poetas encuentran un lugar evocador y, a la vez, un posible trampolín donde dar luz a sus creaciones.
El Ayuntamiento de Alicante, mediante sus concejalías de Imagen Urbana, Cultura y Participación Ciudadana, ha creado 'El Rincón del Poeta', un espacio dedicado a varios nombres ilustres Alicante, como Carlos Arniches, Francisco Figueras Pacheco, Gabriel Miró y Salvador Sellés, y que pretende estar abierto a las aportaciones de los ciudadanos, para completar el espacio. Dos buzones, uno físico colocado en la misma calle y otro digital, en la página web del Ayuntamiento de Alicante, serán los que reciban los poemas populares, que pasarán a formar parte, junto a los versos de los ilustres, del decorado de las paredes. Para esta tarea, la asociación Alicante Colors, un grupo de jóvenes muralistas darán forma y color a las letras.
 
Al frente de este proyecto, Juan José Amores, gestor cultural del consistorio alicantino, que ha trabajado a caballo entre las tres áreas para dar vida a este rincón municipal. Desde que Amores ocupara el cargo municipal a finales de 2010, es uno de los proyectos que más responsabilidad le ha supuesto. «Casi desde que ocupé este puesto, hablé con la alcaldesa, Sonia Castedo, sobre una manera de dar empaque cultural a la ciudad. Alicante tenía algunos lugares románticos donde se reunían poetas e intelectuales para hablar y debatir, pero cuya esencia se había perdido para dejarlos en simples plazas o calles. La plaza de Gabriel Miró, la de Calvo Sotelo, la del Doctor Balmis o el paseo de Canalejas son algunos de los lugares recordados como inspiradores», explica Amores.
 
Bajo esta premisa, el gestor cultural ideó crear un rincón de poesía y para la poesía. Para ello, se han pintado de azul y ocre las fachadas de las casas que dan a la calle Golfín, pertenecientes a los números 36 y 38 de la calle San Francisco. En una de las fachadas, sobre el espacio de cuatro ventanas cerradas, se han escrito los poemas de cuatro ilustres alicantinos: Arniches, Figueras Pacheco, Miró y Sellés, cuya temática refiere a la ciudad de Alicante. En la pared opuesta, versos y poemas de los más de treinta alicantinos que ya han enviado sus composiciones a los buzones de la corporación municipal, y cuyo único requisito es, también, que sean dedicados a la ciudad.
 
«Queremos que sea un espacio abierto a todos los ciudadanos. No filtramos las obras, no miramos el nivel poético ni la calidad literaria, simplemente queremos que tengan un contenido limpio, sin que ofenda a nadie ni diga alguna impertinencia», apunta Amores.
Pero el envío no es la única manera de expresión en la calle para este proyecto. En el muro donde la calle Golfín desemboca en la calle Barón de Finestrat, el Ayuntamiento ha habilitado una pared llena de recuadros de distintos colores para que los viandantes, mediante un bolígrafo o rotulador, puedan escribir sus propias poesías en el momento que pasen por la zona.
 
«Hemos realizado cuadros de distintos colores y tamaños simulando los cuadernos de notas o los famosos 'post-it' que utiliza la gente para anotar cosas puntuales, para que se entienda el significado que pretende manifestar la zona», explica Ramón Martínez, unos de los pintores de Alicante Colors.
Por el momento, en los varios días de funcionamiento que lleva el muro, resulta llamativo el número de inscripciones que alberga, pero además «sorprenden algunas de las poesías escritas, porque a simple vista muestran calidad y creatividad en las distintas maneras de pensar en la ciudad de Alicante», añade el organizador del proyecto.
 
Sirva de ejemplo una de las poesías enviadas al buzón municipal, que ha pasado a formar parte de las escrituras de los ciudadanos, y que expresa claramente el sentir de un alicantino sobre su ciudad. Su autor es Ricardo Picó y reza así: «Tu Explanada, tu mercado / tus playas, tus arboledas: / son óleos vivos que invitan / a recorrer tus aceras. / ¡Viva mi Alicante hermosa! / Mi linda ciudad princesa, / ¡Oh tierra maravillosa / donde la felicidad no cesa!».
A este respecto, destaca el momento de la inauguración de la poética calle. Se produjo el pasado 11 de octubre 2011, previamente al partido que jugó la Selección Española de Fútbol frente a Escocia. Al acto acudió la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, acompañada por varios ediles. Pero lo más destacado fue que «la Asociación de Nuevos Escritores de El Campello -Anuesca-, realizó un certamen poético en el momento. Se recitaron varios poemas, algunos de los que ocupaban las paredes y la gente se fue acumulando poco a poco hasta llegar a un aforo sorprendente, y más teniendo en cuenta el partido de importancia para la ciudad que estaba a punto de disputarse», manifiesta Amores.
Alicante Colors recuerda la preparación de la zona «como un día de mucho trabajo». Según matiza uno de sus integrantes, Antonio Amorós, «teníamos todo el día para realizar las escrituras de los poemas, que se realizan a pulso, y es una tarea difícil. Pero además, como suele ocurrir, las obras previas de acondicionamiento de la calle se demoraron un poco y empezamos a trabajar por la tarde. Nos concentramos, medimos nuestro pulso pese a, en algunos momentos, estar sobre un andamio a varios metros de altura, y conseguimos que casi a media noche estuvieran acabados todos los poemas, tanto los de los ilustres escritores como los que nos hicieron llegar desde el Ayuntamiento. Fue un trabajo un tanto diferente a los grandes murales que solemos realizar, pero el resultado nos gusta».
Esta asociación de muralistas alicantinos, que apenas ha cumplido un año de existencia, plantea la ciudad como una forma de expresión. «Los grafitis son la manera más espontánea de arte que queda en la actual sociedad. Durante toda la historia ha habido pinturas o murales que han servido para conocer la historia. Ahora, si se separa del vandalismo, este arte debe de ser cuidado también por las instituciones, ofreciendo espacios públicos y contratando a jóvenes para decorar con estas formas espacios públicos», explica Martínez.
 
Uno de los grandes muros del complejo de cultura contemporánea de Las Cigarreras, una de las paredes del Centro 14, el gran mural plasmado en Las Harineras por Alexandros Vasmoulakis, al que ayudaron a pintar con motivo del Festival #Marea y, próximamente, algunos de los túneles que recorrerá el TRAM a su paso por la Sangueta, son ejemplos del trabajo de estos jóvenes interesados por la cultura contemporánea y, en concreto, por su expresión pictórica.
 
Interactivo
'El Rincón del Poeta' no será un lugar estático de expresión. La intención de los proyecto es que con el paso del tiempo se renueve con la escritura de nuevos poemas de más ciudadanos. «En un primer momento hemos escogido algunas de las treinta obras que nos han llegado, pero en un par de semanas, cuando se recojan nuevas obras, iremos renovando las paredes con nuevos textos. No hay una fecha de finalización, esperemos que dure mucho tiempo y, por lo que parece, va a ser así», apunta Juan José Amores.
Además, este proyecto se engloba dentro de un pensamiento que el gestor cultural, de la mano de la alcaldesa y las concejalías que deban intervenir, pretende elaborar en varias zonas de Alicante. «Queremos que el ambiente cultural de la ciudad mejore. Somos conscientes que prima el turismo de playas, pero pretendemos que los autores alicantinos se sientan respaldados por su consistorio. Vamos a seguir apoyando acciones como el encuentro de pintores que se viene realizando en la plaza de Gabriel Miró, hablaremos con Anuesca para realizar más certámenes poéticos y crearemos concursos, haremos coloquios y lecturas literarias para, intentar con ello, que lugares como la plaza de Balmis, la de Calvo Sotelo o el paseo de Canalejas recobren su romanticismo para formar una ruta artística», añade el gestor cultural.
Cuatro grandes literatos alicantinos en cuatro grandes ventanas de una calle clásica en Alicante. Las escrituras de muchos alicantinos que expresan sus emociones hacia la ciudad en la pared opuesta. Y en medio, varios bloques de piedra, a modo de asiento, donde poder reposar un rato entre letras. Quizás algún autor pensara en su lugar de inspiración perfecto y su momento onírico pasara por una calle parecida a la Golfín.
Puede que dentro de unos años, se recuerden los inicios de un poeta alicantino, de gran calado internacional, que inspiró su obra en unos versos de un rincón de Alicante. Rodeado de letras de insignes y de compañeros, rodeado de sentimientos por su ciudad. Al menos, la intención de dotar de romanticismo a la ciudad, existe. Ahora faltan las musas. Dichosas las musas que se esconden a la sombra de una encina, en los verdes prados, en las grandes calles, en un motel de mala muerte o, en el lugar más simple, 'El Rincón del poeta'.