POESIA PALMERIANA

Los poetas somos como los leones, después de que nos disparen podemos lanzar nuestras garras. Página administrada por el poeta Ramón Palmeral, Alicante (España). Publicamos gratis portadas de los libros que nos envían. El mejor portal de poetas hispanoamericanos seleccionados. Ramón Palmeral poeta de Ciudad Real, nacido en Piedrabuena.
Contacto: ramon.palmeral@gmail.com

jueves, 28 de enero de 2010

El espejo me obliga a confesar


"Infinitos los veo, elementales
ejecutores de un antiguo pacto,
multiplicar el mundo como el acto
generativo, insomnes y fatales".


J. L. Borges



Me pongo ante él
y el porvenir se expande
con el ritmo elegante de una galaxia.

Las paredes me estorban.
No concibo más que puentes
y enredaderas cuando me miro
y siento que mi imagen
es sólo suya.

El espejo me obliga a confesar
cuando me someto
a su violento y dulce tercer grado.

“¿Sí o no? Contéstame”.
Me acosa a preguntas.
“Sí”…, le digo
a mi imagen reflejada que no soy yo.
Y sonrío.

Y ya no hay temblor ni velo.
Confieso que él ya no puede nada
contra mi decisión
ni mi desidia.
Confieso que ya no se me despellejarán
los dedos,
-como entonces-
por morderme las uñas,
por arrodillar las ganas
ante la frustración o el fracaso.

Las alternativas son felices
si son tangibles.

Y son tantas…

Sobre mil cariátides
descansa la esfera azul de mi templo.

(Alguna recién esculpida,
alguna recién estrenada).


Y el espejo amanece
con su mirada secuaz,
sin azogue ni júbilo.

Sólo vertical
y cristalina,
para mi mal.

....

La foto es mía. O sea, que es vuestra :-)
Besos de Ana Márquez

Bailemos un vals


Bailemos un vals


Bailemos un vals, que toca la orquesta,
vestidos de gala, hay una gran fiesta.

Con sólo mirarte, te diré te quiero,
con sólo tocarte, anhelo tu cuerpo.

Quiero que me invites, a besar tu boca,
y beber en tus labios, que me vuelven loca.

Con ricos atuendos de seda y terciopelo,
con diademas finas, adorno mi pelo.

Con joyas preciosas, y bonitas flores,
vamos por el mundo cantando nuestros amores.

Mírame a lo ojos, mírame de cerca,
en ésta noche mágica, brillan como estrellas.

Yo miro los tuyos que son dos luceros,
brillantes me dicen, cuánto que te quiero!

Susurra a mi oído, dime cosas bellas.
siéntate a mi lado, que yo soy tu estrella.

Son días de amor de sinceridad,
por todo lo alto lo hemos de celebrar.

María Dolores Barbeyto Sirvent

LA ESTRATEGIA PA ESTAR JUNTOS



Noventa
LA ESTRATEGIA PA ESTAR JUNTOS

Inventemos la estrategia pa estar juntos
y juntos, abramos ya nuestro fuego...
Detengamos en el aire este minuto
y rompamos el silencio contra el suelo
que mi miedo tirita pálido y desnudo
pero amarrado firme a tu miedo...

Te espero en la sombra del semeruco.
Ya, yo tengo diseñado un plan de vuelo.
Volaremos apretados y como un nudo
contra el sol y pensemos que al regreso
otros siembren mis moronas por el mundo
con tus hebras... Nuestros hijos en concierto...

Escrito por: Angel Valles C

"Imagen de tu huella", exposición de artistas cubanos




"Imagen de tu huella desde Cuba homenaje a Miguel Hernández. Centro de Estudios Hernandianos,Orihuelas del 25 al 14 febrero de 2010. Inaguracion 25 de enero a las 19 horas.
Siete artistas cubanos: Iliana Alongos, Lis Mir, Yoselín Echevarría, carmen Mir, Yadira Sanza, David Abad, José Fuster.

martes, 26 de enero de 2010

En apariencia somos prismas,

(Cruz de Genoveses. Palmeral)

En apariencia somos prismas,
descuartizamos la luz y los colores
y los hacemos nuestros,
a nuestra forma siempre.

Doblegamos el aire
con la facilidad
que se doblega una rama de sauce,

en la vida,
pintamos continente y contenido
de color avaricia
y nos rompemos luego,
pesarosos,
cuando los resultados nos insultan
y nos descubren barro.

Somos prismas tan solo en apariencia.
Ya lo dije.


Luisa Arellano

Me gusta pasear por el ayer,

Me gusta pasear por el ayer,
Agarrado a la mano de aquel momento
En que estando huérfano de amor
Me llegaron tus dos ojos negros.
Sin hablar dijeron te quiero
Haciendose motivo de mi existir.
Tus ojos son grandes y oscuros,
Como dos cielos negros,
Ojos negros que de mí lo son todo.
Cuando los miro, en ellos veo
Cada momento que vivo y siento;
Que estoy triste
¡En tus ojos negros!
Que ahora río
¡En tus ojos negros!
Que grito, que amo, que odio...
En tus ojos negros;
¡Haga, piense ó diga allí estoy yo!
¡Siempre en tus dos ojitos negros!
Dan fe, son notarios en el Tiempo.
Sueño con dos profundos ojos negros,
Y es por su culpa por lo que soy reo
Obsesiones negras que me tienen preso
¿Mi delito? locamente amarlos
¿Mi condena? La que me impongan ellos
¡Qué me importa! con tal de no perderlos.
Pero sabed ojos negros
Que ha de llegar el fatídico día
Que cerrando los míos muera.
Y si existe Dios y Cielo
Me encuentre a San Pedro
Y entonces quizás me diga;
Cuéntame tu historia
Y yo responda sonriendo;
¿Mi historia?:
¡Dos ojos negros¡


Francisco J. Gil

FILOSOFIA DE LA VIDA

-El fracaso es camino del triunfo, si no triunfas es que no has fracasado suficiente.
-Todo pensamiento positivo puede vencer a uno negativo.
-No se consigue nada sin disciplina ni fuerza de voluntad.
-Los pensamientos tienen poder sobre la mente.
-Los pensamiento positivos con los bueyes que tiran del carro hacia la luz y la esperanza.
-El deseo es la causa de todo sufrimiento.
-Si no hay deseo, no se puede mover la voluntad de acción.
-La preocupacion magnifica la realidad y la considera desde el pesimismo
- Lo que es bueno para el estado físico es bueno para el sexo y a la inversa
-El miedo es producto de la imaginación
-Actívate, ponte las pilas, y genera ilusión, verás lo bien que te viene.
-Hay que echarle muchos huevos a la vida, como hizo Gutiérrez Mellado en el Congreso el 23 F..
-La ansiedad se produce porque el cerebro interpreta que hay un peligro para ti a través de tus pensamientos irracionales.
-El que persiste y espera siempre gana.
-Nunca pierdas las esperanzas.
-Soy el único que cree en mí mismo.
-Sin fe en uno mismo es como andar a ciegas, cree en ti y se encenderá la luz. Si tú no crees en ti mismo como quieres que los demás confien en ti.
-La felicidad es la ausencia del miedo
-Los premios son como los trajes a Camps, pagos de favores.
-Cuando no te duele nada, tienes la obligación de ser la persona más feliz del mundo
-Quien regala algo siempre busca una compensación.
-A veces, con las personas que abusan de la amistad lo mejor es cortar por lo sano
-Elecciones : la única revancha del pueblo
-¿Dios es católico, judio o islamista?
-El mejor hortelano es que el cuida su propio huerto.
-Una garzonada es preguntar si Franco vive todavía.
-Algún día nos casaremos para divorciarnos y luego poder vivir felices
-Cuando un abogado enloquece...¿pierde el juicio?
-Si compro un boomerang nuevo...¿Cómo me deshago del viejo?
-Si el mundo es redondo...¿Por qué le llaman planeta?
-¿Debería cortarme las venas o dejármelas largas?
-La carrera de galgos...¿es una diplomatura o una licenciatura?
-¿Acaso una licenciatura es una tortura?
-Si echarle huevo equivale a coraje...¿Echarle flores será una maricona?
-¿Cuneta es una cuna pequeña?
-Estar hasta los cojones...¿cómo se diría metafóricamente para no ofender a nadie?
-Tenemos que aprender a decir no.
-A los hijos no se les puede consentir todo. Hay que darles normas y que las cumplan, vigilar sus bolsillos, obligarles a conocer a la familia. No ser tan permisivos que nos pueden pasar factura. Un padre no puede ser el amigo de su hijo. El padre es el padre-autoridad y no puede ser otro.
-Ante la crisis lo mejor es que pase cuanto antes.
-Ante la adversidad aguantar la vela.
-Para ser artista hay que ser artista todos los días
-La mente es como los paracaídas funcionan si están abiertos

"Besos" de Gabriela Mistral, recitado por Palmeral

Maribel Roca Sansano

Reflexiones mundanas


(La torera de la nariz verde, de Palmeral)



A nadie le interesa lo que "túúúúú" pienses
lo que "túúúú" digas,
loque "túúúú" hagas,
lo que "túuuuuuu" expongas en una galería de arte
el libro que tú publiques,
tus éxitos, o tu nuevo trabajo,
ni tus problamas familiares o de enefermedad.

A ellos, a los demás, a los que están ahí fuera,
a la caza...
sólo les interesa sus cosas, sus problamas, sus proyectos

Si tienes éxitos. La gente se apunta a los éxitos de los demás:
"dáme tu teléfono que ya te llamaré para mandarte
el borrador de mi novela o de mi guión, o mis proyectos...

La gente le gusta vivir a la sombra de los famosos, o son admirados.

Débil de alba, de Pablo Neruda, por Palmeral

Poetas andaluces

lunes, 25 de enero de 2010

Terremotos, dioses y gentes

La deriva de los continentes es un acción constante del movimiento del planeta llamado Tierra, esto demuestra una vez más que la Tierra no pertenece al hombre, que la Naturaleza no nos conoce, y que ella lleva su curso en el camino estelar de las estrellas en el Universo en movimiento y expansión y que los dioses son inventos de los hombres. Lo que ha pasado ahora en Haití, como pasó antes en Nicaragua o en otros lugares de la tierra y de los mares con sunamis y huracanes asesinos no es más que los movimientos de las placas tectónicas y su fallas o la acción climática.
Los sacerdotes, monjes, gurús y demás religiosos creen aún en los castigos divinos, como si Dios no tuviera más que hacer que castigar los hombres por sus pecados. Seamos realistas y entendamos de una vez por todas que los dioses son invento de los hombres en su desesperación en buscar respuestas a la preguntas existencialistas. Que las gentes en su ignorancia y en su desesperación busca siempre culpables. Ningún ente divino tiene la culpa de los desastres naturales, la Tierra sigue su juego vital en la deriva de los continente por millones de años, y esto será así incluso después de que el hombre desaparezca sobre la faz de la Tierra por uno, dos o diez millones de años que, sin duda, es para la Tierra lo que dura una cerilla encendida en nuestras manos.
Así que lo único que cabe es acondicionar nuestras cuevas-viviendas-panales en mejores condiciones de estabilidad ante terremotos, prevenir, preparar y disponer de medios rápidos de actuación y ayudas para quienes les toque la mala fortuna del azar.

Palmeral

La siesta, mi sueño de arte

(Palmerla, 1995)
La siesta que no es sueño: arte que es belleza
esa hora que es cielo: adorable sofá
tiempo: invertido en salud
el sexo del sueño: penas sin muerte

Toda vigilia es castigo
Toda vigilia es trabajo y televisión o radio
Toda siesta es una carrera de vida

Si el suelo te enseña descolgar el teléfono
La siesta es una hora de domingo o de sábado
duele el despertar privado de la guardia
centinelas no quiero, quiero corbatas de colores
sueños de colores, una hora de arte en el sueño

En la siesta no sueño con paisajes reales
me vienen paisajes surrealistas, colores,
sorollas y dalinionas imágenes

Para mí todos los días tienen 10 minutos de arte
que son siestas sin corbata, sofá y cuello doblado,
tortículis, perdonable dolor de cerviacales

domingo, 24 de enero de 2010

CONFESION PÚBLICA

(Intelectualismo I, Palmeral)


Señor, no sé lo que me aprisiona y desengaña,
no sé lo que me encierra y tortura,
no sé lo que me pasa ni lo que quiero,
no sé lo que me satisface ni me agrada.


Paso por esta senda de llagas y espinas sangrientas,
de parte a parte, diaria senda de pedregal,
mis manos se cansaron de adorarte,
de suplicarte,
de amarte en lo imposible,
de encenderte velas con mi corazón.



¿Por qué ya no tengo fe?
¿Por qué me has hecho dudar de tu existencia?
¿Por qué no siento TU omnipotencia ni TU divino poder?
¿Por qué me has abandonado?
¿Por qué ya no me das respuestas,
¿Por qué me avergüenzo al confesar que ya no te amo?
¿Por qué no me fulminas con la lanza que te hirió?

¡oh!, cruz que me agota y me rinde,
¡oh!, cruz callada de mis pasos caídos
en este cuerpo que ya no es humano ni terrenal,
sino una amasijo de sombras y dudas.



¿Qué extraña tentación material y mezquina
[me ha trasformado?

¿Qué ingrato y sucio estoy por dentro?
Estoy lleno de preguntas y porqués,
Estoy preso de sepulturas y humanos muertos, de
inocentes que caen en el crisol del fulminante asfalto.
Estoy cansado de ver injusticias
y gente que guerrea por ti, Señor.


No sé qué me pasa, estoy atado por grilletes
invisibles, hachas y medias lunas homicidas,
descarrilamiento de trenes,
bombas indiscriminadas. Sudor y yerro...
¿pero quién eres tú, asesino, para derrrrramar la sangre,
humano tesoro, dignidad del líquido hermano,
con tu carnívoro cuchillo de rayo crispado.

Perdón Señor, por esta confesión a puro grito pelado,
al aire que muge y grita de un instante de éxtasis,
labrados a golpes, una nana a un dios menor,
a un dios que es un instante de venganza,
de un carril de hierros retorcidos,
de vías que nos llevan a los infiernos.

Es tiempo de estaciones y paisajes oxidados,
y me llenan de preguntas, preguntas sin respuestas,
por qué, por qué, este odio y esta lenta agonía,
sangre entre los ojos explotados,
de cunas vacías, y chupetes rotos,
vientres que esperan a los que ni siquiera nacieron.

Quiero rezar y llorar...
he olvidado rezar, ya no sé el Padrenuestro.
ya no sé quién soy, no sé suplicarte,
ya no soy aquel niño inocente de corazón fresco.

Quiero confesar públicamente mis pecados,
oh, dios menor de un cielo menor, sin azul que nos ilumine
estas noches de terrores y angustias,
en el que mi espíritu se niega a ser semejante a ti.


Ya solamente creo en la teología de la pintura,
en la atmósfera que respiro, y en lo que puedo tocar

[y comprar o vender.

No sé lo que me pasa, Señor, ni lo que me aprisiona
ni lo que me tortura, ni lo que me encarcela ni lo que me duele,
no sé, no lo sé.

¡Señor, perdóname, Señor sálvame!

Ramón Palmeral 2002

Un garbanzo negro


2.- UN GARBANZO NEGRO
Yo no sabía que era negro hasta que
mis hermanos blancos me lo dijeron,
no, no lo sabía, me había criado con ellos,
crecimos alegres y felices
en los páramos soleados de Castilla
allá muy lejos, donde hace frío,
donde escarcha el cielo, donde nadie te visita,
si no es que estás muy enfermo.

Ahora, ya sé que soy un garbanzo negro,
solitario y sin familia que no te echan de menos,
voy por los caminos buscado aliento,
compañía, conversación y alimento,
pero no lo encuentro, sigo solo y sin que me quieran
porque soy negro, negro y además pequeño.

No me quieren ni para el puchero
porque tengo poca cuerpo,
me llaman el “Chato negro”,
porque nariz no tengo, pero no desespero
algún día encontraré a alguien que me quiera
por mi color y mi poco sustento.

Ahora voy camino de Granada
porque me han contado que allí, en la vega,
hacen un puchero muy rico
con su tocino y su hueso, donde todos,
todos los garbanzos son negros.

Ramón Fernández, 2002

sábado, 23 de enero de 2010

Cuatro poemas diformos


(Palmeral recita en el atril. Ámbito Cultural de El Corte Inglés 2005)

QUITAR LA PIEL AL SOL


¡Oh SOL!, párate y escúchame,
te quiero hablar de tú a tú,
ahora mismo, ya,
después de tu baño diario de mar.
¿Por qué vuelves cada día con exactitud universal?
no ves que empieza la tragedia a tu osadía,
ansiedad, depresión, trabajo, dolor,
guerras, mentiras, insultos y locuras.
¿Párate y no vuelvas más, vete a las lejanas galaxias
a otros universos, donde los seres se amen
donde no se odien. Libéranos de tu tiranía solar.
y ser esclavos de un nuevo amanecer.
¿No gires! No te vayas sin mirarme a la cara,
hoy me va a oír. No me voy a callas
aunque me mandes una cometa
a toda velocidad.
¿Por qué me desuellas con cada amanecer
quién te viste de luz y de piel
yo te vestiré de rayos inagotables,
de sal amorosa y de miel.



LA LUZ
Nada es la vela sin la luz
Sólo cera y un poco de tela
Desnuda verdad en la verdad misma
Llama que escuece y persiste
Que quema y como el sol
Aletea buscando su libertad
Llama impersistente: sin ceguera




JAZMINES DE ACERO

Flores de níquel en cuello de cañones oxidados
de sangre llenos de salpicados jinetes sin aortas
Peste de flores –jazmines de acero-
Muertes y sesos abiertos por todo el desierto
Donde nace la guerra y muere la paz



ENTRE BORNES OXIDADOS
de mi memoria, aromas secos de otros instantes,
la detenida calma de un ayer cercano,
sin demasiadas sombras, tantas palabras...,
oprimen mi emoción hasta vaciarla
como sacramentos que ya nadie cumple
que nadie espera en la sagrada cripta
de un lugar cerrado y triste de violencia.

De primera comunión vestida memoria,
retroceder en el tiempo amarillo,
sin tregua ni regreso, helado sudor
en la corta memoria de la última resaca
más cercana borne del siguiente amanecer,
una foto en marco viejo y desollado
del niño que ya no soy yo, seco y bien peinado.

Prisa de los pasos que nos elevan,
azul sinfonía de trompetas, vainas de cobre calientes,
ilusión de la infancia «almarchareña» en el
hirviente tiempo de la posguerra,
calado hasta el tuétano de frío,
machacado por los lentos días de mi dolor,
con malos pensamientos del hambre,
voy al recuerdo de la lejana encina
y un racimo de hombres colgados
recolectando soles marchitos.

Ramón Palmeral, recitados en Ámbito Cultural del Corte Inglés, Alicante

Qué buen maestro es el dolor



Dolor y besos en la desesperada vida.
Los besos enseñan a amar y el dolor a vivir
rescoldo de recuerdo entre rejas.
Vivir en dolor de besos y besos doloridos

Recuerdos en colores, dolores vividos.
Enseñanzas del pasado, nada queda,
nada resucita, todo es luto y toro.
Todo el mar es toro negro grande.

Con el dolor vivo entre rejas de nervios,
esos nervios que se colorean con pellizcos o
con una obediencia ciega, yo te sigo,
sigo a los peritos de batas blancas,
que suelen vender esperanza y mientes como actores.

Sin esperanza, sigo y sigo el hilo de la fiebre
el sufrir de segundo a segundo -atado estoy-
atado al mulo, a la muleta estoy preso.
A la sombra del mundo
de ciegas y atoradas esperanzas.

Aunque tengo el corazón desquiciado.
Todo me duele menos la esperanza,
menos los proyectos, menos la risa,
la constancia, y el propósito de ser libre,
libre dentro de mí mismo.

El dolor te obliga a buscar refugio, donde sea, en el fuego mismo,
Amigos leales –quedan pocos-, otros se fueron quizás uno
se convirtió en un egoísta y ciego en su yo
y en su propio dolor y besos desangeladas.
El dolor y el sufrimiento te hacen ser humilde
y sobre todo te acercan a Dios.

El dolor siempre te enseña, que buen maestro es el dolor.


Por Ramón Palmeral. Leído en el Casino de Alicante (Espejo de Alicante)

La creación




Atroz sin color definido divino brillante la luz
Atroz expansión de fuerzas negras sin azul
Atroz dolor de crear y crecer solo sin manos
Atroz conjugacion de la Nada sin voz ni bastos
desiertos siderales en el cosmo olvido de lo eterno

El dedo derrite la materia y su color su vida color
su dolor de nacer la metástasis de las células
dolor y muerte sufrimiento eternos sin saberlo
estados sin nada y sin cuerpo entre las manos

Energía que las mueve a dividirse solas
la energía larga en las largas lanza de la luz y sombras
la energía pasiva la energía activada y dinamitada
alumbra tierra tiñe
de lluvias estelares meteoritos
el paso a existir que es vivir sin vida terrenal

Soñar en un trueno la tormentas de fuego
dolor sin vida divino vino y ven con dedos en el
que como una conjura es posible lo eterno
las rejas libresca de los sabios me crean duda.


(Pertenece al libro inédito "Hombres bestias y másquinas" de Palmeral

El mundo de lo invisible


Perplejo, asombroso…
La tierra baldía ya sin jóvenes cautivos
quizás una realidad visible o menos visible
de lo acostumbrado, esto es el mundo nuevo
la impenetrable incorporación a las tecnologías

¿Y esto es el mundo?: intersección del yo en la realidad
móviles como anzuelos colgados de los árboles
teclados como huesos en las manzanas ciegas
en el interior de las metáforas y de los símbolos
sabemos interpretar la respiración del mundo y la voz del clima


Buscar la aguja de la memoria
la aguja imantada de una realidad reflexiva
ya oculta y lejana en la misma lejanía del tiempo y de la nada
estoy rodeado de cosas sin interpretes
y a cada hora me quedo más anticuado que hace dos horas

Sé que el mundo no existe
pero lo amo como amo la poesía
pero ¡alto! que nadie me toque el amor

Lo que puedo hacer es intentar entender
intentar indagar estudiar acechar
o caso lo mejor es engancharme y dejar de dormir
para siempre en el mundo de aquellas otras alas
nostálgicas del vuelo

Palmeral 2010

La crisis y los borregos


El mundo cambia demasiado de prisa
El poder siempre trata de imponerse
Quizás, llevados todos por una locura,
Una locura de masas, una psicosis colectiva.
Un deseo de no perder un solo derecho,
Sin renunciar a nada de la sociedad del bienestar.


En cuanto una uña nos dueles ya estamos en el médico,
en cuanto alguien no contradice ya estamos insultándole,
porque la paciencia, esa virtud de los sabios,
esa virtud oriental que tanto se ha predicado,
se ha perdido como las aguas subterráneas
de la conciencia y del olvido.

Qué sucede en esta sociedad del CONSUMO,
en este vivir con dinero de plástico.
En esta constante mentira de vivir sin sudar
de creernos con derecho a todo, como si todo
lo que no tuvimos, antes, atrás…, fuera ya un derecho absoluto.

Los que siempre hemos vivido en crisis financiera,
En una economía de supervivencia esto no nos afecta,
Aunque la crisis parezca un invento de los medios
de comunicación, y políticos, mucha gente trabajadora,
obrera, sufre las consecuencia del paro.

Y todos como borregos, viendo cómo los banqueros
tienen sueldos multimillonarios, cómo el pensionista
estira su pensión al máximo, daros cuenta que no hay huelgas
que esa clase dirigente sindical amaestrada permanece
silente, esquiva, con caras largas pero sin actuar.


Ramon Fernández “Palmeral”
Octubre 2009

SABER SOBRE EL ALMA




Acariciémonos sin dañarnos, apenas sin rozarnos, levemente, tocándonos en el límite de nuestras cálidas áureas irisadas, quizás, ya, almas ausentes de todo roce mortal.
Presentemos nuestras almas a nuestros cuerpos ya alejados de todo peso mundano en la partida.
-Ellas, no se conocen, porque no se rozaron-
Que hablen de nuestros cuerpos enamorados de unos ojos, de unos labios, quizás de un gesto o de una sonrisa.

Amémonos con la pulpa de nuestros seres
-delicadamente diferentes-,
súbeme a la atalaya del éxtasis perfecto de
analgésica presencia, ; pero
no dejes de ser el ángel insustituible
que colma mi paz terrena.

¿Qué debemos saber sobre nuestras alma enamoradas?
¿Qué sabemos sobre nuestras almas, amor?
¿Qué saben nuestras esencias inmortales del diario vivir?
¿Qué sabemos del amor, amor?

Lejanos es el tiempo, nuestros cuerpos
nunca gemelos… no se conocieron…
nunca estuvieron unidos en el ser y no ser.
Quizás la desconfianza fue nuestra gran separación, esa imposible y absoluta entrega de unir corazones amantes,
este sentimiento, y no otro, fue nuestra perdición.

Construyamos el arca perfecta donde guardado nuestro amor, que sea claridad inamisible en los diluvios de discordias ajenas.
Que tú seas mi luz reflejada,
que tu confianza sea lazarillo de mis ojos,
que tú seas yo, sin espejos ni mentiras.

Tras la ruptura de los cuerpos, nuestras hálitos inmortales
se separaron y se marcharon al mundo de los espejos,
donde quizás tengamos suerte, y un imán celestial nos una para lo Eterno Infinito… (en el siempre de los siempres)…

Sería bueno, aquí y ahora, amor,
saber más sobre nuestras alma, sobre nuestros espíritus nunca unidos, siempre distantes, desconfiados, levemente tocados por el pecado de un engaño nunca confesado.

¡Acariciémonos ya!, sin dañar nuestras esencias inmortales,
levemente, amantes, sin importarnos quienes somos ni que hacemos aquí…

Ramón Fernández Palmeral, junio 2008

Poesía actual: escarnio poético o poesía para no leer.

Poesía actual: escarnio poético o poesía para no leer.
Por Ramón Fernández Palmeral

La poesía actual, al igual que las artes contemporáneas, ha de pertenecer al tiempo en que vive el poeta, no puede quedar descolgada de la corriente artística imperante: el postmodernismo. Sin embargo, muchos que se llaman poetas actuales, algunos, de la última hornada, poetas contemporáneos y que, incluso, ganan premios, practican la burla o más bien el escarnio poético, con un excesivo uso de la poesía automática o del surrealismo descerebrado y del antojo espontáneo. ¡Hala!, todo lo que sale de mi mano es poesía.
Bien, dicho esto, cualquier tendencia debe ser respetada, lo que no quiere decir que sea respetable, sincera, resultado de la expresión de un sentimiento o arte del sentimiento para comunicar, porque la poesía en realidad no es literatura sino arte. O debería serlo. O yo lo entiendo así, y resulta que estoy equivocado.
¿Acaso el lector tiene la obligación de leer todo lo que otro escribe? Si analizáramos psicológicamente algunos poemas actuales, diagnosticaría que su autor padece una esquizofrénico o es paranoico. Quizás hemos llega hemos llegado a la poesía para no leer. Bien es verdad que todo es admisible, otra opción es que todo poema sea digerible por el lector o destinado a él.
Algunos se creen que con escribir un tontería o una estupidez y escribirla en forma de versos, ya es poesía, o poesía poética que es otro de los inventos de Aleixandre, lo que sucede es que él fue premio Nobel.
Quizás con esto de la globalización del Internet parece que todo cabe, algunos se proclaman poetas sin haber compuesto jamás un soneto, sin tener idea de qué es la Métrica (que ya nadie la usa, porque el rimo no es una cualidad esencial del poema). Yo pido a un poeta que sea sincero y consecuente con su arte de expresar si espera que yo le lea, que me enseñe a ver el mundo que él ve y quiere comunicar. Sin embargo, mi preparación debe ser nula, porque después de leer algunos poemas actuales, no es que no me entere de nada, sino que tampoco me queda buen “sabor de boca”. A veces, descorchamos poemas y están avinagrados. A veces, me aburro como un burro atado a una estaca. Luego me salen a la acechanza nocturna aquellos poetas que dicen ser herméticos o que escriben para minorías, tan minoritarias que sólo tiene un lector, a él mismo. Lo que me lleva a la conclusión que se escriben poemas que no son para que los lean los demás. ¿Se deberían publicar los poemas sin lector?
Entiendo que la poesía actual no puede seguir siendo el cantar de los cantares, la del juglar medieval, la del romanticismo “esprocediano” o la social de los años cincuenta; pero al menos pido que el poeta sea sincero consigo mismo, que no haya tanto intruso, ni tanta estupidez escrita como el pintor que pinta churros y dice que es arte abstracto. Lo que sería loable es que el poeta colocara junto al título de su poema, el estilo artístico al que pertenece su poema. Sin embargo, creo que, es, esa cochina liberta creativa del hombre-poeta (todo hombre es un poeta de la vida), lo que hace que cada vez tenga yo menos ganas de leer poesía actual de los demás para no leer.

EJEMPLO:
Poema para no leer.
Título: Al tiburón del lápiz. Estilo: Abstracto.

El tiburón señaló con el lápiz su ruta.
Gaviotas nocturnas y cojas volaron.
El niño se tomó su vaso de ginebra.
Razón es que tu lápiz es su dentadura.
(Ramón Fernández, 2008)


Alicante, 6 de enero 2008

Nostalgia del infinito


Somos esencia de estrellas
que podemos pensar sobre las estrellas.

¿Quién tiene la llave del infinito?

Sino quien crea su espacio propio,
su propio horizonte e incluso su propio éxtasis,
dando entrada al mundo ilimitado, a su propia eternidad.

Quien tenga la llave del infinito, donde poder gritar sin límites,
sin miedo a los ecos de las críticas, no será sometido.
No nos ahoguemos en los prejuicios siempre infundados.

Navego por la orilla de los acordes
de la Quinta sinfonía de Beethoven.
despacio, con luz gótica,
recogiendo pinceles caídos, voces marchitas,
guijarro tatuados de claveles encendidos.

Antes estuve allí, en la Nada, en lo Eterno…
Ahora soy perseguido por un recuerdo de un pasado lejanísimo...
La existencia, es un momento, ya sin límites.
La nostalgia de lo infinito.
Largo es el día, pero más larga será la noche sin esperanzas...

¿Quién tiene la lleva del infinito?

¿Acaso sabemos cómo nacimos?
¿Quiénes somos?
¿Qué hacemos aquí?
¿Cuál es nuestro destino en lo eterno?

Me inquieta la investidura de tus palabras
nunca quietas, nunca gratas, ya sombras… ya pasadas…
ya sépalos marchitos de ausencia.
Prometida tierra fuera de aquí, en el límite de las estrellas
donde nacimos, donde vivimos, donde morimos para no morir.

Ramón Fernández Palmeral, junio 2008

DOS POEMAS EN LA TUMBA DE MIGUEL HERNÁNDEZ

DOS POEMAS EN LA TUMBA DE MIGUEL HERNÁNDEZ

Por Ramón Palmeral


A)
LÁGRIMAS POR MIGUEL HERNÁNDEZ


I

Hoy visito tu tumba en el alicantino cementerio,
heladas piedras recuerdan que aquí yace tú cuerpo,
segué los cardos silvestre, los matojos secos y
los jazmines negros.
Tomé tus manos frías y las puse en mi pecho
y supe, supe que no estabas muerto.



¡Qué tiempos aquellos del 31, de Orihuela partiendo
a Madrid en tren viejos!, dejaste
a tu compañero del alma Ramón Sijé.
Conoces a otros nuevos amigos:

a Pablo Neruda, Aleixandre, a Federico,
a Alberti y a los gongorinos del 27.
De Madrid a la guerra y en Huelva preso.



Aguardabas, Miguel, con inútil ansiedad la libertad,
y mientras esperabas en las cárceles oscuras
jugabas con tu lápiz de bambú
y tu cuadernito nuevo,
"El Lápiz de Miguel, por Palmeral
cartas a Josefina y a tu hijo pequeño
patios y pasillos de juramento
letrinas sucias y pestilentes,
lugúbregas enfermerías
y amigos con sus lamentos,
no te pudieron cerrar los ojos,
un día de frío invierno.





II

¡Qué sola se quedó la luna
sin su perito-arquitecto
agrimensor de higueras
cabrero de firmamentos!

Un rayo se volvió loco y no cesaba de gritar
Un rayo partió la luna.
Un rayo partió sus cuernos.
Un rayo de desconsuelo.
Un rayo loco no cesa de llorar.
Un rayo de luna nueva.
Un rayo de luna tuerta.
Un rayo de luna afligida
Un rayo de luna herida.
Un rayo de luna muerta.
¡Qué triste se quedó la luna
tras Miguel se fue gimiendo
lloraba de desconsuelo
con los angelitos del cielo!


Se murió la luna de pena,
triste y menguando lento
camino de un corral que el Orihuela
le abrieron.



III

¡Qué desmedida amargura!
el Segura se quedó seco
¡Qué inmenso desconsuelo!
sin riveras de verdes versos
¡Qué dilatada aflicción!
piedras amarradas al suelo
¡Qué vigoroso sufrimiento!
máquina de hilar sueños
¡Qué intensa repugnancia!
esclavos de la tierra sin aliento
¡Qué aumentada tristeza!
forja caliente de sentimientos
¡Qué descomunal requemor!
y santo Domingo se quedó huérfano.



IV

Hoy visito tu tumba en el alicantino cementerio
heladas piedras recuerdan que aquí yace tu cuerpo
segué la hierbas amargas y recé un padrenuestro,
qué pena más grande tengo,
qué pena más triste en el alma llevo,
ríos de lágrimas derramo por ti y un lamento
qué dolor tan intenso, qué sufrimiento....


Alicante, 30 de Octubre 2003



B)

Al alba murió Miguel Hernández



A las cinco y media al alba.

Eran las cinco y media en punto al alba.
Un guardián trajo la blanca sábana,
cubrieron su cuerpo y su cara, pero no le pudieron,
a la cinco y media al alba, cerrar las gemas de sus ojos,
sus ojos de violetas encendidas, sus verdes ojos,
azules soles llenos de Miguel.


A las cinco y media al alba.

Un río rompió sus amarras.
Un mar se desbordó de llanto.
Un alma subió como un rayo.
Un cuchillo salió volando.
Un perito en lunas sembró su llanto.

Un hombre entero echó a correr.

A las cinco y media al alba.


¿Qué nos queda de aquel Miguel que como un
poeta soñador partió en el 32 para Madrid?
¿Qué nos queda de su auto sacramental,
de su teatro de guerra o de su cancionero de ausencias?
¿Qué nos queda de sus camaradas en las trincheras
en Madrid, en Andalucía, en Extremadura o en Teruel?
¿Qué fue del niño yuntero…?
¿Qué ha sido de aquellos aceituneros altivos?
¿Qué ha sido de los dramaturgos combativos?
¿Qué ha sido de nosotros, pobres poetas, sin ti...?

A las cinco y media al alba...,

la luna se quedó huérfana en el Reformatorio de Adultos de Alicante
y sola se fue llorando tras dos caballos de muerte.
Y no le pudieron cerrar los ojos..., no, no se los pudieron cerrar.
Llenos estaban de libertad, de un vacío de lágrima
ya sin fuego, ya sin el hogar, hartos de martillar en la vida.

A las cinco y media al alba. A las cinco y media en punto.


Recitado el día 28 de marzo de 2007 en la Sede de la Universidad de Alicante y el 30 de marzo 2008 en el cementerio Voirgen del Remedio

viernes, 22 de enero de 2010

Llanto por Ignacio Sánchez Mejías, de Lorca, por Palmeral

Hijo de la luz y de la sombra de Miguel por Palmeral

Marinero en Tierra de Alberti, por Palmeral

"Romance de la luna, luna" de Lorca, por Palmeral

Nanas de la cebolla de Miguel por Palmeral

Perito en lunas de Miguel, por Palmeral

Canción del esposo soldado de Miguel, por Palmeral

Elegía a Ramón Sijé de Miguel, Palmeral

Hojas quebradizas de tu olvido



por Ramón Fernández Palmeral




I

Camino entre rrrrrrrrrrayos que el sol domó

las hojas quebradizas duermen en el otoño y

en el antiguo dolor,

recuerdos alegres de un nombre de mujer,

fecundo naranjo, esperanza verde que perdí.

Recorro el camino,

el último camino de ovejas ciegas,

perezosas y elipsoides en su tornaluna de lana y luna,

estallan en el tiempo infinito, viejo, una mirada

errrrrrrrrrrrrática hacia dentro, hallé un círculo

de cítaras y de cavernas silenciosas, astrágalo varado,

condición servil del tiempo y de la muerte...





II

... víscera de la placenta detenida en la estética plástica

contrata lirios y espadas de juncos sin hojas,

juncos contra las espadas

contra espadas y juncos indomables

vientos contra la Albacete escarcha de acero, hambrienta,

alegre de iras, víscera animal que llevo dentro...

...y el violeta en las jarcias del trébol Mediterráneo

enjaulado en su angustia primitiva de peces y dátiles

marinos, oro en los labios, de un beso que perdí

la vida y el primer verso..., y el tiempo del tiempo,

la vida y el primer navegar y en la huida.



III

Compañera de viajes y lechos de pedernales

entre las esquivas e incólumes pisadas de tu adiós

con la pupila órfica y el remate de tu látigo

en el beso que ya no me corresponde olvidó la suavidad del

[pétalo enano,

corrompido el arrugado de tu Beatriz pura conífera ausencia

ovejas ciegas y gallos ciegos en danzarinas veletas, impasibles y

sigilosas al cuidado del vapor sin viento. Aquel humo

amoroso en el hogar de altas chimeneas con aroma

a huida al norte de azahares de seis pétalos limonados

que el polo norte robó del sur y de mi sur.



IV

...recuerdo palabras lapidadas en la mentira,

en los versos falsos de tu mirada promesa

naufragios de árboles descalzos

desbocados de hojas y de olas. La imagen auditiva herida

en la yugular de tus labios, desata la puerta de tu cripta boca

besos quebradizos no quiero,

ausencias prolongadas, arrojadas del folio parapléjico de tinta

sin cartas blancas inhóspitas y frías...

...destripado y desollado me hallo en este sur

aquí solo,

aquí triste,

aquí ofendido por la zarpa de tu partida,

de tu boca efímera del beso que el ojo no vio ni el labio

se dolió de su arruga. Santuarios marianos en la verde loma

que el arcángel desplumado, esquinas del aire y sombras,

lagunas de web sin tu nombre, poemas que alcanzan deseos....



V

El hierrrrrrrrrrro breve de tu abismo, sombra en la sombra

de aquellos árboles desplumados que un día

fueron palmeras besuconas, y

el lirio fantasma de tus manos, alas de hojas renacidas alegran

la coraza de mi espada sedienta de tu recuerdo,

ausente, destrozado, lánguido de hijos,

caída de un escalofrío que reclaman besos

sagrados, secreta resurrección en tu alegría.

Alcanzado por el sueño existencial de la despedida.

manos que no recogen el fruto de mi huerto

que no recoooooooren el rostro animado de caricias

de oveja ciegas al ocaso de tu hoja quebradiza

de una palabra que es un adiós definitivo,

alcancía de recuerdos que el viento quema aquelarres

en mí, como en tus relinchos salvajes de desprecios.

Lejos la villa arde y el elefante del pico largo

resuena entre rascacielos, en que se ha convertido, sábana,

la esperanza de recuperarte. Y la villa arde,

arde sin ti,

arde sin llamas en el páramo de mi soledad.

Se fue tu boca y con ella el beso lilial que no me diste

con las aladas almas de las rosas del infierno,

donde yo, gris, quieto, ya sin dolor,

emerjo a la verdad real

encarcelo tu tiranía,

émula de toda desesperación.



VI

Cerámico ya mi recuerdo, ya gordos fósiles,

rajados en lomos y enriquecidos olvidos,

guardan sangre y resignación, trabajo solo.

Romper el cristal de tu cuerpo, luna y cuarto,

en ronco metal de contadas monedas calientes,

no gastaré mi huerto de pasiones, todo ahorro,

gasto de energía, acumulado adiós, solo.

En el malecón rompían las olas de tu vestido,

y el filo de tus labios ya olvido, ya menudo,

ya angosto y herido,

se clavará en el monstruo de la escritura de mi mente,

ya ausente, no resucito.

Ramón Palmeral

Soy fuego

I
SOY FUEGO

Como el fuego, sin ojos, sin guía, torbellino,
partido en tres pedazos, subo y me elevo,
cuando la llave carnal entra en tu juramento de mujer,
cerradura abierta, sin matrimonio, sin abismo breve,
empujado por el retorcimiento de tu hermosura,
como el fuego soy, truenos y rayos que cesan
en el celo de tu buena tierra bien sementada.


Volcán semilla cuando entro y sangrante de fuego
cuando salgo derretido, nadando sobre el licuante
dolor de no ser tu hombre, y es que te quiero
sin límites en el terrenal mundo espiritual
de las últimas y apagadas noches sin luz ni
manos de lava a las que pertenezco.


soy lo que soy
Me gusta sentir el peso de mis frutos
entre las ingles, que me molesten al caminar,
que se muevan al correr desnudo, que se vean
en el pantalón oprimido a punto de reventar,

me gusta mi culo estrecho y andares deportistas,
mis tetillas pequeñas y mis bellos vellos en las piernas,

la barba,
lija de tres días, y sobre todo,
preñar a las hembras y nacer hijos,
soy lo que soy y,

no me da la gana cambiar.

Os pido perdón

OS PIDO PERDÓN

Perdón pido al aire por este oxígeno que respiro.
Perdón pido al cielo por este azul que no merezco.
Perdón pido a los mares por esta agua que bebo.
Perdón pido al los campo por este ramo de flores.
Perdón pido a los árboles por escribir sobre papel.
Perdón pido a los bolígrafos a los que he molestado tanto.


Perdón pido a mi corazón por la música de mis latidos.
Perdón pido a mis ojos por dejarme ver en colores.
Perdón pido al sueño por alejarme del insomnio.
Perdón pido a los poetas por soportar mis cantos.


Pido perdón al mundo por dejarme vivir en él.
Pido perdón a la Tierra por estas malditas guerras.
Pido perdón a la sangre por la muerte de inocentes.
Pido perdón al hombre por esta ONU de ineptos.
Pido perdón, perdón, perdón pido a la inteligencia,
a la sensatez,
a la verdad,
a la cordura.
Pido perdón al primer mundo que no merecemos.
Pido perdón, os quiero pedir perdón,
infinito perdón os pido.

Por Ramón Palmeral